martes, 26 de enero de 2010

Mitos de verano

Cuatro teorías de la nutrición que pueden no estar totalmente
comprobadas o pueden ser directamente falsas. El caso es que hay un
montón de leyendas que arrastra la "sabiduría popular" que no tienen
nada de cierto. Aquí van las más comunes
_________________________________________________

Por Dra Claudia Durán - Medica Especialista en Nutrición
_________________________________________________

Que una dieta a pura zanahoria te deja diez puntos, que el tema es no
comer nada de noche, que si de acá a un mes me mato a abdominales
llego seguro, que no hay como una buena dieta disociada. Típica charla
de verano a metros del mar o al borde de la pileta. Lo cierto es que
el mundo de la nutrición está plagado de mitos; creencias populares
que se transmiten de boca en boca como verdades absolutas y que en la
mayoría de los casos carecen de fundamento alguno. Para aclarar en
parte el asunto, aquí sigue una guía con la revocatoria a cuatro
grandes y conocidas leyendas. En el terreno de la sabiduría popular,
creer o reventar.

1. Todas las calorías engordan lo mismo.

Falso, las que provienen de las grasas tienen una mayor probabilidad
de acumularse en vez de consumirse. Si lo limitás a sumar no saldrán
las cuentas porque 100 Kcal. aportadas por un aceite engordan más que
100 Kcal. de pasta. La razón es que al cuerpo le cuesta más digerir
los carbohidratos y proteínas que la grasa, y usa más energía
(calorías) en el proceso.

2. Para adelgazar una determinada zona hay que hacer ejercicios
localizados en dicha zona.

También es falso. Por muchos abdominales que hagas, no conseguirás
quitar "el flotador" de encima, y si los brazos están muy gordos, de
nada servirá que te tortures haciendo bíceps con pesas... Esos
depósitos grasos son almacenes de energía y se van movilizando con un
orden preestablecido genéticamente. Para vaciarlos hay que seguir un
buen plan alimentario personalizado, y hacer ejercicios aeróbicos, que
aumenten las pulsaciones durante un tiempo sustancial (caminar, nadar,
bicicleta...). El cuerpo comenzará a quemar primero la de la zona
abdominal, luego la localizada entre los omóplatos, luego de la cara y
por ultimo de caderas y muslos, independientemente del ejercicio
aeróbico que hagas. EL orden suele variar ligeramente en cada persona.

3. Determinadas combinaciones de alimentos hacen perder peso.

Esta teoría, base de las llamadas dietas disociadas, carece de
fundamento alguno. Por separar la toma de carbohidratos de la de
proteínas no se consigue que las calorías que aportás tengan menos
tendencia a transformarse en grasa, como si el cuerpo "tuviera que
elegir" entre digerir una cosa u otra. Hay personas que pierden algo
de peso con estas dietas por puro aburrimiento: si estás obligado a
tomar sólo carbohidratos, sin combinarlos, es probable que no acabes
siquiera con la ración recomendada. Lo mismo ocurre con una comida
exclusivamente integrada por proteínas... o combinás con todos los
nutrientes, para lograr un aporte equilibrado y sano, o el resultado
es poco alentador.

4. Una cena copiosa engorda más que una comida a mediodía igual de abundante.

Falso. Esta es una teoría de las mas extendidas, se dice que las
calorías de la cena se transforman en grasa porque el metabolismo se
ralentiza al dormir... y hasta dan ganas de creérselo. Lo que importa
es el balance total diario, pero no parece haber influencia alguna en
la cantidad de grasa acumulada y la hora del día en la que tomás los
alimentos. Otra cosa, totalmente cierta, es que sea más saludable
desayunar mucho y cenar poco, ya que evitás ir a la cama con el
estomago en pleno proceso digestivo, pero los mismos alimentos
engordan igual a las 8 de la mañana que a las 12 de la noche.

miércoles, 20 de enero de 2010

Consecuencias de dietas restrictivas del verano

***Con la llegada del verano en muchas personas se incrementa la
preocupación por lucir una figura esbelta, lo cual las motiva a
iniciar dietas restrictivas que no logran hacer el "milagro", sino por
el contrario, pueden causarle graves daños en su salud a largo y corto
plazo, por eso una dieta debe estar ajustada al peso y talla, entre
otras cosas.***
____________________________________

por Dra Claudia Durán - Medica Especialista en Nutrición M.P: 16404 - M.N:73561
____________________________________

Una dieta drástica incompleta y disarmónica a largo plazo, puede
provocar anemia, constipación, problemas digestivos y adelgazamiento
excesivo, entre otros. Mientras que a corto plazo se presenta fatiga,
gastritis, úlceras gástricas y otros tipos de deficiencias por falta
de micronutrientes en el organismo.

Antes de iniciar cualquier régimen alimenticio, es necesario una
evaluación por un especialista en nutrición, quién le sugerirá una
dieta balanceada, sana, nutritiva que evitará el desarrollo de alguna
de las enfermedades antes mencionadas, incluyendo depresión y
ansiedad.

Además del plan alimentario personalizado, se debe optar por llevar
una vida físicamente activa, ya que produce numerosos beneficios para
la salud, tanto físicos como psicológicos.

Está demostrado que el sedentarismo supone un factor de riesgo para el
desarrollo de numerosas enfermedades crónicas. Por lo tanto, es
recomendable alimentarse de manera adecuada y hacer actividad física
diariamente que incluya gimnasia, baile, deporte y educación física.

Es por esto que quienes están con sobrepeso y obesidad, necesitan
tener un plan alimentario individual, que le permita cambiar los
hábitos que le hicieron subir de peso como el consumo de bebidas
gaseosas y alcohólicas, golosinas, comida "chatarra".

Cada uno debe revisar sus hábitos y adoptar, de forma responsable y
con el fin de cuidar su salud, algún cambio en sus prioridades que le
permita conseguir llevar un estilo de vida con una alimentación sana
que incluya abundante agua, alimentos como las frutas y verduras de
estación, consumo moderado de azucares y grasas y adecuado consumo de
fibra dietaría.

Algunos alimentos no deben faltar en la dieta cotidiana, como aquellos
que otorgan al organismo las vitaminas, nutrientes y sustancias
necesarias para su buen funcionamiento. El secreto está en saber
combinarlos y en consumir las cantidades adecuadas.

Este escenario favorece el desarrollo y consumo de productos bajos en
calorías, y de alimentos bioactivos capaces de prevenir los efectos
perjudiciales derivados de la ingesta de otros menos saludables.

Se vaticina un próspero futuro para estos alimentos medicinales, que
en muchos casos persiguen un efecto psicológico más allá de su valor
nutritivo. El paso siguiente son las dietas individualizadas,
diseñadas en función de los genes de cada persona de forma que puedan
prevenir ciertas enfermedades.

La realidad es que los problemas de la alimentación van más allá de si
comemos cada vez peor. La cuestión es si actualmente se dan las
condiciones sociales óptimas (políticas, culturales y económicas) para
que los ciudadanos puedan alimentarse saludablemente.

Se pone de relieve el papel de la alimentación como elemento
diferenciador de las clases sociales, ya que las crisis alimentarias o
la anorexia y la obesidad tienen mayor impacto sobre la población con
menor nivel económico y cultural.

Es previsible que en el futuro se polaricen dos modelos de
alimentación: uno, basado en la producción industrial de alimentos,
destinado sobre todo a las clases más bajas, y otro, dirigido a los
grupos de mayor poder adquisitivo, basado en la calidad y la
producción ecológica.

miércoles, 13 de enero de 2010

El pan... ¿engorda o es un mito?

Ante todo, hay que desmontar esos falsos mitos a los que se refiere la
pregunta, como que el pan engorda, que están continuamente
confundiendo al consumidor y lo alejan de una dieta sana y
equilibrada.

El consumo de pan, o bien favorece una disminución del peso, o bien no
tiene ninguna influencia sobre él.

El pan es fuente de hidratos de carbono, importante para nuestro
organismo en general y cerebro en particular, fibra, proteínas,
vitaminas del grupo B, especialmente la B1, minerales como el fósforo
y el calcio, encargados de la formación de huesos y dientes, el
selenio por su papel antioxidante, o el magnesio, en la producción y
transporte de energía.

No obstante, existe la falsa creencia de que el pan está relacionado
con el aumento de peso, a pesar de que apenas contiene grasa y de que
aporta nutrientes esenciales para la salud. Los expertos recomiendan
un consumo diario de entre 220 y 250 gramos de pan repartidos en las
diferentes comidas para una dieta sana y equilibrada.

Incluso en las dietas de adelgazamiento recomiendan no renunciar a 100
gramos de pan al día.

Receta: Tacos de calabaza con miel y nueces

En esta receta se ocupa la calabaza grande (comúnmente de color
anaranjado). Esta receta saludable de tacos de calabaza con miel y
nueces es un bocadillo excelente para sumar a tu dieta sana para el
2010. Esta receta saludable es una bomba de fibra, vitaminas y
minerales, además de que está cocina al horno, que es una de las
técnicas saludables de cocción.

En vez de una croqueta frita, es mejor comer unos tacos de calabaza,
cuyo sabor dulce está realzado por la miel. Aconsejamos usar miel
orgánica que es más nutritiva que la envasada.


Ingredientes para 4 personas

500 gr de calabaza tipo cacahuete o alargada
50 gr de nueces peladas
40 gr de mantequilla
4 cucharadas de miel
Sal

Preparación

Coloca la calabaza lavada, con piel y cortada en tacos gruesos en una
bandeja del horno. La bandeja debe estar con un poco de agua para que
no se peguen las calabazas.

Espolvoréalas con las nueces peladas, rocía con la miel y la sal.

Lleva a horno de 200º precalentado por 45 minutos ó 60 minutos, hasta
que esté tierna.

Sirve en la mesa cuando templen y listas para disfrutar.

martes, 12 de enero de 2010

Nueve posibles causas de sobrepeso en chicos

-- Se habla de que la obesidad es una de las epidemias del siglo XXI.
La cantidad de niños con sobrepeso crece año tras año.

-- Un puntal para combatir el problema es cambiar algunos hábitos
de conducta inadecuados que inciden en la obesidad infantil.

-------------------------------------------------------

Por Claudia Durán, Médica especialista en Nutrición

-------------------------------------------------------


* Comer viendo la televisión: «Si los chicos se acostumbran a comer
mientras ven la tele, llega un momento en que la tele se convierte
en reclamo para comer.Se empieza viendo la televisión mientras se
come, y se acaba comiendo mientras se ve la tele».


* Ausencia de horarios y picoteos entre horas: «Picotear entre
horas ( sobre todo cualquier cosa )
y sin apetito físico, sino motivado por otro tipo de
"hambre", se convierte en un elemento para que no se aprenda
a comer, ni a degustar de los platos principales.
La conducta de comer tiene que estar regulada por la sensación de
apetito verdadero, corporal, pero esto no ocurre cuando se picotea».


* Comer solo: «Hay estudios que demuestran que los chicos que comen
solos comen peor, porque eligen casi siempre grasas o contenidos
altamente calóricos. Intentar comer en familia es la mejor manera de
paliar este problema».


* Saltarse sistemáticamente el desayuno: «Está muy demostrado que los
niños que no desayunan tienen más sobrepeso porque las privaciones a
primera hora de la mañana se compensan luego. Muchos de ellos,
recurren a productos de panadería y pastelería al mediodía. De
este modo, están desarrollando el gusto por las grasas y
los azúcares, que son los que les sacian el hambre».


* Comer únicamente lo que gusta: «La alimentación debería ser
variada, para conseguir un peso normal; pero si sólo comen lo que les
gusta, acabarán comiendo aquellos alimentos para los que se educó
su gusto. Una forma de conseguir que disfruten de sabores nuevos, es
asociarlos con otros que ya sean de su agrado».


* Dormir poco: «Es algo a lo que se prestó poca atención, pero el
hábito de dormir poco y la televisión están interactuando de
un modo perverso. Los chicos se van a la cama cuando acaba el
programa o dejan de chatear. La presencia de televisores, de
computadoras o de videojuegos en el dormitorio infantil dificultan
claramente la regularización del sueño».


* Superar el aburrimiento comiendo:«La filosofía fundamental en estos
momentos es que el aburrimiento es un lastre en la vida. Muchos
padres tratan de calmar el aburrimiento de sus hijos dándoles
de comer. ¿Qué está aprendiendo el niño con este hábito? Que
cuando uno se aburre, come».


* Calmar la ansiedad y la depresión comiendo: «Se ha
observado que los estados emocionales acaban decantando una
tendencia a comer más. Muchos obesos adultos tienden a comer más
cuando están aburridos, ansiosos o deprimidos. Por ejemplo, se
recurre al chocolate como estrategia para sobrellevar los
momentos de desánimo. La comida debería servir para saciar al
apetito y nutrir al individuo. No para tranquilizarlo o relajarlo».


* Un estilo de vida sedentario. «La actividad física regular es un
elemento fundamental para mantenerse dentro de un peso normal. Lo
que ocurre es que a muchos chicos los están expulsando de la
actividad física. Tal como se construye este mundo, los escolares
participan en juegos deportivos sólo si son buenos. Así, se está
formando una bolsa de niños espectadores y otra de elegidos que
juegan. La escuela debería premiar a los niños por su
progresión individual, no comparándolos con otros ni
enseñándoles solamente la competencia y competitividad
deportivas».

Titubea SEP ante comida chatarra

Información del diario Reforma
___________________

11 Enero 2010
___________________

La Secretaría de Educación Pública (SEP) había prometido el fin de la
comida chatarra en las tiendas de las escuelas primarias del País. Sin
embargo, no será así.

Los refrescos, las papitas y los cacahuates no serán prohibidos y sólo
se emitirán recomendaciones y sugerencias para la alimentación de los
estudiantes.

Según la propuesta de los Lineamientos generales para el expendio de
alimentos y bebidas en las tiendas o cooperativas escolares de los
planteles de educación básica, en poder de Rerorma, no se prohíbe la
venta de ese tipo de comida de manera específica ni la venta de
refrescos.

En la escuela se buscará: Ofrecer alimentos diversos que incluyan
dentro de los tres grupos alimentarios frutas y verduras de temporada,
alimentos naturales y verduras principalmente, y disminuir o
restringir la oferta de bebidas azucaradas tales como refrescos,
menciona la propuesta realizada entre la SEP y la Secretaría de Salud.

El 15 de diciembre del año pasado, el subsecretario de Educación
Básica, Fernando González, aseguró que en este mes de enero se
publicarían los
lineamientos.

Será un acuerdo secretarial que ponga fin a la comida chatarra en las
escuelas, prometió el funcionario.

Sin embargo, la propuesta indica que, en cada escuela, un comité de
tiendas o cooperativas escolares definirá los criterios a cumplir por
los proveedores y estará encargado de supervisar la calidad de los
productos que pueden venderse.

Si se expenden bebidas embotelladas que sean de preferencia de frutas,
sin gas y en la presentación más pequeña, menciona el proyecto.

Además, proveer de orientación a los alumnos y los padres de familia
sobre las propiedades nutritivas de los alimentos y orientar a los
padres de familia en la preparación de lonches saludables.

La SEP asegura que mejorar el logro escolar de los alumnos depende, en
gran medida, de que los alumnos tengan una buena alimentación.

Se recomienda también a los padres no dar dinero a sus hijos para
gastar en la escuela.

Para los maestros, la recomendación es que realicen un trabajo de
sensibilización con las madres y los padres de familia para que sus
hijos desayunen antes de ir a la escuela.

Una vez publicados los lineamientos, estos serán obligatorios para las
escuelas públicas y privadas del DF, y todas las escuelas privadas
incorporadas a la SEP a nivel federal, en tanto que los estados
deberán cambiar su reglamentación interna para adoptarlos.


Depende desempeño de alimentación

Para la SEP mejorar el logro escolar, depende, en gran medida, de que
los alumnos tengan una buena alimentación.

En el diagnóstico de los lineamientos, la dependencia reconoce que el
1 de cada 4 alumnos de primaria tienen problemas de sobrepeso u
obesidad, según cifra de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición
dada a conocer en 2006.

El problema (de la obesidad infantil) es el alto contenido de azúcar,
grasas y sal que consumen los niños en las escuelas, la llamada comida
chatarra y un problema muy fuerte con el consumo de refrescos, señaló
Alejandro Calvillo, presidente de la organización El Poder del
Consumidor, que ha pugnado porque no se venda ni comida chatarra, ni
refrescos en los planteles por las afectaciones que estos productos
tienen en la salud de los estudiantes.


Cuestionan las buenas intenciones

Alejandro Calvillo, advirtió de las afectaciones que estos productos
tienen en la salud de los estudiantes.

Además, está la comida chatarra, que hay de dos tipos: la
industrializada y la no industrializada, pues en la escuela tienes
desde las papas, los dulces, los refrescos; pero también está la no
industrializada, los tacos, tortas, banderillas.

A la hora del recreo y como normalmente en las escuelas públicas los
patios son muy reducidos y en gran parte de ellas está prohibido
correr, lo que sucede es que se convierten en un mercado de alimentos,
expresó.

Siendo México el País con mayor obesidad infantil en el mundo, la SEP
no debe titubear en prohibir la comida chatarra de las escuelas,
señaló Daniel Gershenson Shapiro, presidente de la organización
Alconsumidor.

El especialista indicó que con la uena intención de reducir los
churrumais y refrescos en los planteles educativos, los niños están
condenados a ser obesos, a padecer diabetes y otras enfermedades
cardiovasculares.

Los niños están presionados por una industria publicitaria que se ceba
sobre ellos, ante la mirada cómplice de las autoridades.

Ellos están en una edad muy moldeable, que no saben que los refrescos
les pueden ocasionar serios problemas a futuro y ¿qué va a pasar?,
aunque los papás no les den dinero o les manden lonches nutritivos,
como pretende la Secretaría, los niños van a seguir consumiendo estos
productos porque van a seguir tendiéndolos a la mano, apuntó.

Gershenson precisó que siendo la obesidad infantil un problema de
salud pública, el Gobierno federal a través de la SEP y la Secretaría
de Salud, deberían empezar por prohibir la publicidad en los puestos
de comida y en las canchas deportivas de las escuelas, y erradicar los
alimentos chatarra.

Lo que estamos viendo es el voluntarismo más puro, es suponer que como
estos empresarios son muy buena onda y todos los papás van a tener la
oportunidad de informarle a sus hijos de qué es sano y qué no, se
soluciona el problema; estos son supuestos totalmente subjetivos.

Consideró que será crucial que la Cámara de Diputados apruebe, en el
próximo periodo de sesiones, la reforma constitucional que permite
llevar a juicio una acción colectiva, y que a principios de diciembre
fue avalada por el Senado.

Con este instrumento, los padres de familia o los representantes de
una organización civil pueden acudir ante un juez para pedir que
inhiba una práctica que atenta contra la salud de los niños.

Si el juez te da la razón y le da curso a tu causa, el juez estaría en
posición de requerir a la SEP y a estas empresas (refresqueras y
dulceras) suprimir la venta de sus productos en las escuelas, explicó.


Advierte nutrióloga riesgos

Georgina Cabrera, investigadora del Instituto Nacional de Ciencias
Médicas y Nutrición, indicó que una persona que consume en exceso
papas fritas, dulces o refrescos durante su niñez tiene el doble de
posibilidades de ser un adulto propenso a sufrir enfermedades
cardiovasculares como la hipertensión o la diabetes.

Este tipo de productos contienen una gran cantidad de energía en poca
cantidad de alimento, como un dulce o unas papas fritas, que contienen
mucha más cantidad de grasa y sodio y, por lo tanto, esto tiene un
impacto directo en el organismo, indicó.

La ingesta de productos chatarra, explicó, afecta a la larga el
sistema circulatorio y el sistema cardiovascular, por la cantidad de
energía excedente que el cuerpo almacena en forma de grasa.

La nutrióloga precisó que el consumo de carbohidratos simples, como
los refrescos, jugos, la mermelada o el pan dulce, afectan el
rendimiento escolar al representar un alta y baja en el organismo y el
estado de ánimo de la persona.

Con estos alimentos se agota demasiado rápido la glucosa en la sangre
y por lo tanto te sientes más cansado, decaído porque se agotó la
glucosa en el torrente sanguíneo y en el momento en que se absorbe tan
rápido, hay picos de euforia y de repente caes y te sientes cansado y
fatigado, señaló.

Ante esto, lo que es recomendable, tanto para niños como para adultos,
es una alimentación basada en frutas y verduras las cuales contribuyen
a estar más alertas, activos, relajados, incluso de mejor humor.

La especialista mencionó que en el caso de la alimentación, no basta
con hacerle uenas recomendaciones a los niños sobre qué comer, lo
importante es educarlos en base a acciones.

Lo que hay que hacer es que los niños vean lo que comemos, tanto en la
casa como en la escuela, y que sean alimentos saludables, porque un
niño va seguir comiendo dulces, papitas, refrescos, todo.

Un niño en el momento que consume dulces y todo esto no se está dando
cuenta del daño que le hace, un adulto lo sabe y lo sabe bien.

jueves, 7 de enero de 2010

¿Cuál es el problema con las dietas para Adelgazar y por qué fracasan al poco tiempo?

Por Claudia Durán, Médica especialista en Nutrición

__________________________________________

La mayoría de las personas que han estado tratando de adelgazar en
algún momento de su vida y se someten a una dieta tras otra, fracasan,
tienen un área en el cerebro (la que controla el hambre) similar a un
niño rebelde:

Cuando se les prohíbe comer cierto tipo de alimento, ese niño se
querrá rebelar y les pedirá que le den justamente aquello que se ha
prohibido. Así que ese 'niño rebelde' les mandará señales desde su
cerebro para que le den de comer al cuerpo, aquello, que si fuera por
voluntad, no comerían.

Todas las veces que se imponen privaciones mediante una dieta,
provocan que el "niño rebelde" se resista contra esas privaciones y
los induzca a cometer excesos, es por eso que les cuesta tanto trabajo
cumplir con la meta de adelgazar.

Hay personas tan acostumbradas a las dietas que llegan a pensar que
ellas son su única esperanza para lograr su sueño de perder peso. Pero
ahora verá que no es así y se lo explicaré.

Mire el ejemplo que le refiero a continuación. Cuando nosotros
decidimos iniciar una nueva dieta, hacemos una lista mental o escrita
de las cosas que nos prohibiremos a nosotros mismos comer.

Decimos, desde mañana voy a iniciar una nueva dieta y nada de pan,
postres, dulces, galletitas, gaseosas, chocolate y un montón de cosas
más que colocamos en la lista de "alimentos prohibidos".

¿No le sucede que luego de soportar dos días o una semana a dieta y
sin comer ese tipo de alimentos "prohibidos" más los desea?.

La parte rebelde de su cerebro le empieza a pedir justo eso que le
prometió no comer más. Lo empieza a desear y ese deseo se va
incrementando más, conforme transcurre el tiempo.

Ahora sus pensamientos solo se centran en ese postre que se supone no
debe comer y se encuentra en una ardua lucha entre tus deseos del
"postre prohibido" y su llamada "fuerza de voluntad" para seguir con
la dieta que se propuso.

De pronto llega un momento, en que ya no lo soporta más, su fuerza de
voluntad llegó a su límite y se quebranta e irremediablemente se
dirige hacia la heladera y sucumbe ante aquel postre delicioso que
está ante sus ojos. Lo devora y en menos de lo que se lo describo ya
acabó con él.

¿Y qué sucede ahora? Le invade de pronto un terrible sentimiento de
culpa al saber que fracasó. ¿Cómo pude haber cedido ante la tentación?
¿Por qué rompí la dieta si iba tan bien? Se recrimina a si mismo.

Como siente que falló dice bueno ¿qué más da? y aprovecha su derrota
para comer cuanto alimento le guste o tenga frente a sus ojos en la
alacena o en la heladera.

Llega la hora de dormir y se va a la cama sintiendo una gran pesadez
en el estómago por todo lo que ha comido y lo peor de todo es que su
moral está desmoronada, se siente mal por todo lo que comió.

Tal vez se promete a sí mismo que mañana volverá a iniciar la dieta y
que esta vez no fallará, pero lo triste es que la historia se vuelve a
repetir no es así?

Quiero pedirle que se ponga a pensar en esas ocasiones en las que ha
estado haciendo alguna dieta y que se responda sinceramente las
siguientes preguntas:

¿Por cuánto tiempo pudo llevar a cabo la dieta antes de romperla
debido al hambre que le causaba?

¿Cuántos fueron los kilos que pudo perder con esa dieta?

¿Cuánto tiempo tardó en recuperar esos kilos perdidos?

¿El someterte a esa dieta y después romperla qué tipo de sentimiento
le dejó: satisfacción frustración?. Seguramente la experiencia que ha
vivido con las dietas no ha sido muy alentadora ¿o me equivoco? Pero
déjeme
decirle que eso no ha sido culpa suya ni mucho menos falta de fuerza
de voluntad.

A continuación le explicaré por qué las dietas para adelgazar no son
efectivas en más del 90% de los casos:

Las dietas para adelgazar disminuyen el metabolismo y por tanto le
hacen almacenar más grasas:


• Una dieta prolongada y rigurosa o también el someterse a varias
dietas sucesivas hacen que el metabolismo se haga más lento. Esto se
debe a que cuando nosotros restringimos la cantidad de alimento que le
damos a nuestro organismo por un periodo prolongado, éste no sabe que
lo único que queremos es perder un poco de peso y más bien "piensa"
que lo queremos matar de hambre y entonces se defiende almacenando más
reservas de grasa o energía para sobrevivir a ese periodo de escasez
de alimento y para lograr acumular esa grasa o energía disminuye el
metabolismo, es decir, la rapidez con la que nuestro cuerpo asimila o
quema las calorías.


• Así que el hacer una dieta tras otra, va provocando que su
metabolismo se haga cada vez más lento y eso es justamente lo que la
gente que quiere adelgazar no desea en absoluto, sino al contrario,
quieren tener un metabolismo que queme las calorías rápidamente.


• Otro de los efectos negativos de las dietas podría ser el sufrir
una descompensación debido a la falta de nutrientes necesarios en
nuestro cuerpo; ésto provoca que nos sintamos desganados, sin energía,
también puede causar dolores de cabeza debido a la baja del azúcar e
incluso mal humor como consecuencia de todo lo anterior. Puede también
suceder que nuestras defensas del sistema inmune se debiliten y seamos
más propensos a las enfermedades.


• Si investiga sobre estadísticas relativas a la efectividad de las
dietas, se va a dar cuenta de que éstas fracasan en más del 90% de los
casos. Lo contradictorio es que a pesar de ello la gente siga
recomendándolas y tratando de apegarse a una dieta para adelgazar. Y
en aquellos pocos casos en que las dietas llegan a funcionar, sólo es
por poco tiempo porque la mayoría de las veces la gente vuelve a
recuperar el peso perdido y aún unos kilos de más, a lo que le
llamamos el famoso "rebote".


Sin embargo, es posible perder todo el peso que tiene sobre su peso
ideal sin tener que seguir una dieta, sin sufrir ni pasar hambre
mientras siga perdiendo kilos mes tras mes y no recuperarlos, en tanto
se permita a sí mismo entre otras cosas, que su mente vaya asociada a
ese cuerpo que adelgaza. Esto se logra si durante el proceso de
adelgazamiento deja aflorar y fluir los sentimientos y emociones que
vayan surgiendo, para ir logrando un mayor autoconocimiento y
aceptación de sí mismo...

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.