jueves, 2 de julio de 2009

A comer sano en este verano

Con las altas temperaturas del verano se deben aumentar los cuidados del organismo, ya que con este período del año son mayores los riesgos de padecer enfermedades del corazón, decaimiento o deshidratación.

Por esa razón, una alimentación equilibrada y una buena hidratación pueden hacer la diferencia. Si se sigue una dieta que asegure el aporte correcto de todos los nutrientes básicos, podremos mantener en perfecto estado de salud, sobre todo cuando el verano nos trae tanta variedad de alimentos ricos en micronutrientes.

Los ácidos grasos insaturados como el ácido oleico, presente en el aceite de oliva y el aguacate, y la grasa, que contienen los aceites de semillas, frutos secos oleaginosos y el pescado (sobre todo el azul) son imprescindibles para mantener una piel bien estructurada e hidratada.

La vitamina A ejerce un papel esencial en la renovación de la piel y de las mucosas. Esta se encuentra en los alimentos de origen animal: hígado, grasas lácteas, huevo, lácteos completos y en forma de beta-carotenos (el organismo los transforma en vitamina A cuando lo necesita), en las verduras de hoja verde y de coloración rojo-anaranjado-amarillento (zanahoria, tomate) y en ciertas frutas (albaricoques, cerezas, melón y melocotón).

La vitamina E actúa evitando la acumulación de radicales libres (acción antioxidante) que en verano aumentan por la acción de los rayos solares y provocan las denominadas manchas de envejecimiento. Encontramos buena cantidad de vitamina E en el aceite de germen de trigo, aceite de soja, cereales de grano entero, aceites de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos.

La vitamina C o ácido ascórbico es también un antioxidante. Además, mejora la producción de colágeno, una proteína que mantiene la piel tersa y sin arrugas. La mejor forma de incorporar esta vitamina es a través de frutas y verduras, frescas y crudas. Abunda en alimentos de temporada, como kiwi, melón, fresas, moras, pimientos o tomate.

Las vitaminas del grupo B actúan sobre el estado de la piel, cabello, mucosas e intervienen en los procesos de renovación celular, entre otras funciones. Aparecen en la mayoría de alimentos de origen vegetal (verduras, fruta fresca, frutos secos, cereales, legumbres) y en los de origen animal (carne y vísceras, pescado y marisco, huevos y en los productos lácteos). Se debe prestar especial atención al ácido fólico, que encontraremos mayoritariamente en la verdura de hoja verde, legumbres verdes, frutas, cereales de desayuno enriquecidos e hígado.

El selenio es un mineral con acción antioxidante, relacionado con un menor riesgo de aparición de ciertos tumores, entre ellos el de piel. Se encuentra en carne, pescado, marisco, cereales, huevos, frutas y verduras.

El cinc favorece la formación de nuevas proteínas (renovación celular) y el buen estado de la piel y las mucosas (tonicidad y elasticidad de la piel). Abunda en carnes, vísceras, pescado, huevos, cereales completos y legumbres.

El Melocotón, aromático y meloso, muy rico en betacaroteno, poderoso antioxidante que previene la degeneración de las células causadas por los radicales libres. Tres melocotones cubren el 60% de las necesidades diarias de vitamina A, la tercera parte de la C y cantidades muy importantes de la vitamina B y E.

También son ricos en minerales, principalmente potasio, manganeso y hierro. Bajo contenido en azúcares y escasas calorías. Contribuye a mantener la salud de los ojos y la piel. Previene la aparición de enfermedades crónicas y el cáncer.

La cereza ayuda a renovar la sangre y a eliminar los excesos de ácido úrico en muy poco tiempo. Rica en vitamina C ( poderoso antioxidante celular), también tiene magnesio y ácido fólico, son diuréticas y ligeramente laxantes, con lo que también ayudan a eliminar toxinas.

Y entrando ya en el verano, nos encontramos con los pimientos muy ricos en vitamina C, 60 gr. cubren las necesidades diarias de esta vitamina, sus sales minerales neutralizan la acidez del estomago. También contienen vitamina A y cantidades importantes de potasio. En cantidades moderadas favorecen la digestión porque estimulan las secreciones gástricas y la función de la vesícula biliar.

CALABACIN, antitóxico, depurativo y diurético, siendo muy empleado en dietas de adelgazamiento. Fáciles de digerir, fuente de vitamina C y betacaroteno, la mayor parte de sus nutrientes se encuentran bajo su piel, suave y comestible por lo que no conviene pelarlos. Mejora las afecciones intestinales, es laxante y alivia la artritis, la gota y la cistitis.

TOMATE, su color rojo se debe la licopeno, un tipo de caroteno muy antioxidante que posee un efecto protector contra el cáncer, las enfermedades cardiacas y degenerativas. En esta época son deliciosos, remineralizantes y aportan a las ensaladas un sabor inigualable y un penetrante aroma. Contienen vitaminas A, B1, B2, B6, C y K y muchas sales minerales.

VAINITAS, contienen importantes cantidades de vitaminas A, B, y C. Son muy aconsejables en casos de convalecencias, crecimiento, agotamiento, son diuréticas, depurativas y antitóxicas, indicadas para diabetes, litiasis renal, reumatismo y en dietas.

PEPINO, contienen vitaminas A, B, y C, azufre, manganeso, cal y mucilagos. Contiene gran cantidad de agua. Es muy refrescante y por lo tanto muy aconsejable para las ensaladas veraniegas.

También se pueden utilizar externamente para estados subfebriles, intoxicaciones, cólicos intestinales, arenillas, herpes, cuidados de la piel, pecas, etc

BERENJENA contiene hierro, calcio y fósforo, es muy buena para el colesterol, por su bajo contenido en grasas, y también aconsejable en las dietas de adelgazamiento, pues prácticamente no tiene calorías. No conviene utilizarlas crudas pues son tóxicas.

CIRUELAS, ricas en vitamina A, menos en vitamina B y C, y en minerales como el hierro, calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio y manganeso. Muy indicada en casos de anemia, abstemia, gota, reumatismo, arteriosclerosis, estreñimiento, intoxicación intestinal y para combatir las deficiencias hepáticas. Tomadas en ayunas ayudan a eliminar el estreñimiento.

MELOCOTON, Fruto delicioso, oxidante, astringente, diurético, laxante, depurativo, calmante de los nervios, y estimulante de las glándulas, muy desintoxicante. Muy rico en vitaminas A, B1, B2, C y P.P., sales minerales: potasio, sodio, calcio, magnesio, hierro, fósforo, azufre, cloro, manganeso y aluminio. Es energético, estomacal, diurético, laxante ligero, y muy bajo en calorías (60 calorías por 100 gr.).

MELON Y SANDIA, tienen ambos un alto valor energético, y una gran cantidad de agua. El melón ayuda a limpiar el organismo y eliminar desechos, estimula el apetito, favorece la piel, muy aconsejable para la anemia, estreñimiento, hemorroides, epilepsia y reumatismo, dado su bajo contenido en azúcar resulta especialmente recomendable para diabéticos, para combatir la obesidad y para quien padece ciática o sufre hipertensión.

La sandia es rica en potasio y ácido fólico y por tener una gran cantidad de agua se le conoce como "la fruta del riñón". Limpia el organismo, la piel y la sangre. Es muy diurética y muy recomendable para enfermos de próstata, riñones y vías urinarias, así como para los que sufren retención de líquidos, acidez de estomago o presión arterial elevada.

El melón y la sandia son muy digestivos y saludables, siempre y cuando se consuman solo, o antes de las comidas, como aperitivo.

A comer frutas y verduras

Por Natyobi Mejia para el Nuevo Diario

El déficit en el consumo de frutas y verduras provoca cada año 2.7 millones de muertes y es uno de los diez factores de riesgo que contribuyen a la mortalidad. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas (FAO) lanzaron una campaña para promover el consumo de esos alimentos.

Algunos de los trastornos más comunes y debilitantes del mundo, comprendidos algunos defectos congénitos, el retraso mental y del crecimiento, la debilidad del sistema inmunitario, la ceguera e incluso la muerte, se deben a una alimentación carente de vitaminas y minerales (comúnmente denominados “micronutrientes”). El consumo insuficiente de fruta y hortalizas (verduras) es uno de los principales factores de tal falta de micronutrientes.

Otros estudios científicos indican que la fruta y las hortalizas no sólo contribuyen a prevenir los trastornos causados por la falta de nutrientes, sino que también reducen el peligro de padecer enfermedades cardiovasculares –otra de las principales causas de enfermedad y muerte en todo el mundo– y distintos tipos de cáncer.

Si bien lo mejor es tomar nueve o diez porciones de fruta y hortalizas al día, las normas alimentarias tienden a recomendar un mínimo de cinco porciones al día (ver link externo “¿Qué es una porción?”). Pero otros estudios indican que la mayoría de la población no satisface siquiera la mitad de este objetivo.

“En estos momentos, un gran desafío para la salud pública es incrementar el consumo de fruta y hortalizas”, afirma Kraisid Tontisirin, Director de Alimentación y Nutrición, en la FAO.

Las ventajas de su consumo

El director de la OMS en el área de Prevención y Promoción de la Salud, Pekka Puska, indicó que “hay una fuerte y creciente evidencia de que un consumo suficiente de verduras y frutas ayuda a prevenir numerosas enfermedades y favorece un buen estado de salud. Sin embargo, gran parte de la población mundial consume muy poco estos alimentos”.

La población no consume fruta y hortalizas por distintas razones: el costo, la conveniencia, el sabor y prejuicios, entre otras. Pero su consumo es indispensable. ¿Por qué?

Porque contienen muchas vitaminas y minerales, y porque cumplen funciones ventajosas para el organismo: la vitamina A, por ejemplo, mantiene la salud de la vista y la inmunidad contra las infecciones; el potasio favorece el correcto funcionamiento del sistema nervioso y los músculos; y las vitaminas del grupo B son necesarias para transformar los alimentos en energía.

Otros micronutrientes presentes en la fruta y las hortalizas, como la vitamina C y la vitamina E, tienen muchas propiedades antioxidantes que protegen las células de los agentes cancerígenos. La vitamina C, en particular, puede incrementar la absorción de calcio, mineral esencial para la salud ósea y dental, así como la de hierro de otros alimentos.

Muchas frutas y hortalizas además contienen una gran cantidad de fibra, que ayuda a eliminar, a través de la digestión, sustancias que pueden ser nocivas y a reducir los niveles de colesterol.

Consejos para hacer frente al cáncer

1.Toda persona tiene células cancerosas en el cuerpo. Estas células cancerosas no salen en los exámenes de rutina hasta que se han multiplicado a unos cuantos billones. Cuando los médicos le informan al paciente que ya no tiene células cancerosas en su organismo, sólo significa que los exámenes no pueden detectar estas células porque no han alcanzado la cantidad que las hace detectables a un examen.

2.Durante la vida de una persona hay entre 6 a más de 10 veces la presencia de células cancerosas.

3.Cuando el sistema inmunológico es fuerte, las células del cáncer se destruyen para prevenir que se multipliquen formando tumores.

4.Cuando a una persona le da cáncer, eso indica que hay múltiples deficiencias nutricionales. Esto puede deberse a diversos factores: genéticos, ambientales, alimenticios y de estilos de vida.

5.Para superar estas deficiencias nutricionales se recomienda cambiar de dieta e incluir suplementos que fortalezcan el sistema inmunológico.

6.La quimioterapia comprende el envenenamiento de estas células cancerosas que se multiplican rápidamente, pero también envenena a las células sanas en la médula espinal, en el tracto gastrointestinal, etc. Y puede causar daño en los órganos como el hígado, riñones, corazón, pulmones, etc.

7.La radiación, a la vez que destruye las células del cáncer, también quema, deja cicatrices y daña las células, tejidos y órganos sanos.

8.Los tratamientos iniciales con quimioterapia y radiación frecuentemente reducen el tamaño del tumor. Sin embargo, el uso prolongado de quimioterapia y radiación no resulta en más destrucción tumoral.

9.Cuando el cuerpo tiene mucha sobrecarga tóxica de la quimioterapia y radiación, el sistema inmunológico se debilita o se destruye, por lo cual la persona puede afectarse de diversas infecciones y complicaciones.

10.La quimioterapia y radiación pueden causar la mutación de las células cancerosas tornándose resistentes y difíciles de destruir. La cirugía también puede causar que las células cancerosas migren y se proliferen en otros sitios.

11.Una manera efectiva de combatir al cáncer es matar a esa célula de hambre, no proporcionándole la comida con la que se alimenta.

LAS CÉLULAS DE CÁNCER SE ALIMENTAN DE:

Azúcar. Restringiendo el consumo de azúcar, se quita uno de los principales alimentos de la célula cancerosa.

Un mejor sustituto natural sería la miel de abeja pero solamente en cantidades reducidas.

La sal de mesa tiene aditivos químicos para blanquearla; una mejor alternativa es utilizar la sal de mar en grano.

La leche estimula la producción de mucosidad especialmente en el tracto gastrointestinal. El cáncer se alimenta de mucosidad.

Eliminando los lácteos y sustituyendo la leche con leche de soya, las células cancerosas no se pueden alimentar. Las células cancerosas se fortalecen y proliferan en medios ácidos. Una dieta basada en carnes rojas es acidosa y es mejor comer pescado y un poco de pollo en vez de res o cerdo.

La carne además contiene antibióticos, hormonas de crecimiento y parásitos que son dañinos especialmente para personas con cáncer. Una dieta hecha de 80% de legumbres frescas y jugos, granos enteros, semillas, nueces y un poco de fruta, ayuda a mantener el organismo alcalino. El 20% puede ser de comidas cocidas incluyendo frejoles.

Los jugos de vegetales frescos contienen enzimas vivas que son fácilmente absorbidas por el organismo y llegan a niveles celulares en 15 minutos para alimentar y ayudar en el crecimiento de las células sanas.

Para obtener enzimas vivas para aumentar el número de células sanas, tomar jugos de vegetales frescos (de todo tipo, incluyendo brotes de soya y otros).

También comer vegetales crudos 2 a 3 veces diarias... Las enzimas se destruyen a 40°C (104°F). Evitar el café, té y chocolate pues tienen mucha cafeína. El té verde es una mejor alternativa y tiene propiedades anticancerígenas.

Agua: mejor tomarla purificada, hervida o filtrada para evitar toxinas, bacterias y metales pesados. Evitar agua destilada, es ácida.

12.La proteína de la carne es difícil de digerir y se requieren muchas enzimas digestivas para hacerlo. La carne que se ha digerido que queda en los intestinos, se pudre y causa más toxicidad.

13.Las paredes de las células cancerosas tienen una cubierta dura formada de proteína. Restringiendo o evitando totalmente las carnes rojas se liberan más enzimas para poder atacar las paredes de proteína de las células cancerosas permitiendo que el organismo utilice sus células (defensas) para atacar a las invasoras.

14.Algunos suplementos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, como esencias florales, antioxidantes, vitaminas, minerales, etc., ayudando a las propias defensas a destruir a las células cancerosas. Otros suplementos como la vitamina E causan la apptosis, o la muerte programada de las células, el método que tiene el organismo de deshacerse de células dañadas, o enfermas.

15.El cáncer es una enfermedad de la mente, del cuerpo y del espíritu. Una disposición pro-activa y positiva va a ayudar a que la lucha contra el cáncer permita sobrevivir. La ira, el rencor, y la amargura llevan al estrés, y a un medio ácido. Aprenda a estar con un espíritu de amor y perdón. Aprenda a relajarse y a disfrutar de la vida.

16.Las células cancerosas no se desarrollan en un ambiente oxigenado. Ejercitándose a diario y respirando profundamente ayuda a enviar más oxígeno a nivel celular. La terapia de oxígeno es otra manera de destruir las células cancerosas.

No utilice envases plásticos en el microondas. No ponga botellas plásticas de agua en el congelador;

No utilice papel plástico en el microondas.

Vitaminas y minerales para mejorar la concentración

Sabemos que una adecuada nutrición, al igual que una dieta sana y saludable, son vitales cuando deseamos mantener un estilo de vida sano, y una salud ciertamente buena.

Y es que una dieta adecuada permite mantener la integridad tanto estructural como funcional de las neuronas, células especializadas del cerebro que requieren principalmente de dos sustancias para su correcto funcionamiento: oxígeno y glucosa.

La primera se obtiene al respirar, motivo por el cual los expertos recomiendan practicar la relajación y la meditación con respiraciones profundas, ya que ayuda en la concentración, siendo ideal para personas que requieren un mejor y correcto rendimiento intelectual.

No obstante, la segunda se obtiene a través de un aporte adecuado de hidratos de carbono, los cuales al finalizar la digestión se convierten en glucosa, la cual luego puede ser absorbida por nuestro organismo.

Vitaminas para mejorar la concentración

Entre las vitaminas que en cierto sentido ayudan a mejorar la concentración, nos encontramos con las siguientes:

Vitamina E: la podemos encontrar, por ejemplo, en los aceites de girasol.

Vitamina B1: carne vacuna, legumbres y cereales enteros.

Vitamina B3: legumbres, aves, huevo, carne vacuna y pescado.

Vitamina B12: lácteos, huevo y carnes.


Minerales para mejorar la concentración

Eso sí, entre los minerales que, al igual que las vitaminas, pueden ayudarnos a mejorar la concentración, destacan:

Magnesio: cereales integrales, vegetales verdes, nueces y semillas.

Zinc: mariscos, carnes y pescados.

Hierro: principalmente en vegetales de hoja verde.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.