martes, 11 de agosto de 2009

Millones de niños menores de 5 años mueren por desnutrición

Comer mal es peor que fumar

Por C. Castro Carbón para El País.

Comer demasiadas hamburguesas puede producir obesidad y aumento del colesterol. Al igual que se avisa en los paquetes de tabaco, los consumidores deberían estar advertidos de las consecuencias del consumo de ciertos alimentos. Los cambios en la dieta han sido vertiginosos en los últimos años y, como señalan expertos en nutrición, la tendencia es a peor. Comer mal, además, no sólo produce obesidad, diabetes o problemas cardiovasculares. Están aumentando las alergias e intolerancias y también otros trastornos, de carácter más leve, que merman la calidad de vida. Hasta tal punto que, si no se invierte esta tendencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé algo nunca visto: que los nacidos después de 2000 tengan menos esperanza y calidad de vida que los que nacieron antes.

Manuel Serrano-Ríos, catedrático de Medicina Interna de la Universidad Complutense y miembro de la Real Academia de Medicina, opina que "globalmente, una mala nutrición es un factor de riesgo más grave que el tabaco, ya que su impacto es mayor sobre muchos sistemas". Un grupo de expertos del Consejo Científico del Instituto Danone, que preside Serrano-Ríos, debatió la semana pasada sobre la importancia de invertir la mala tendencia en la alimentación durante un curso sobre nutrición y salud pública en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. Pilar Cervera, ex directora del Centro de Enseñanza Superior de Nutrición y Dietética, también opina que las secuelas de comer mal se extienden más que las del tabaco. "Por eso tienen efecto las luchas contra el tabaco, porque se habla de consecuencias más concretas", asegura Cervera.

La obesidad, que ha sido la primera enfermedad no infecciosa de la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara una pandemia, es la consecuencia más visible de una mala alimentación. Pero la necesidad de volver a la dieta mediterránea se apoya además en otros factores: "La prevalencia de alergias e intolerancias ha aumentado muchísimo en los últimos años", afirma Ascensión Marcos, experta del Grupo de Inmunonutrición del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). "Los malos hábitos en la alimentación repercuten en el sistema inmune", incide Marcos, "y aunque muchas alergias e intolerancias alimentarias están sin diagnosticar, se está diciendo que en 2010 entre el 40 y el 50% de la población europea va a padecer algún tipo de alergia".

La dificultad de diagnóstico se extiende a otros de los efectos de la mala nutrición, "trastornos sin gravedad pero que van mermando la calidad de vida, y de los que la gente no se preocupa hasta que no son verdaderos problemas", afirma Pilar Cervera. "El estreñimiento es uno de los más comunes, del que se pueden derivar hemorroides o fisuras anales, que a la vez pueden terminar en anemia por pérdidas de sangre; en general hay todo un subgrupo de trastornos ligados a una mala alimentación; mala hidratación, que da problemas de piel, de cabello... y estos pequeños trastornos simplemente se van asumiendo, por lo que no desaparecen o empeoran hasta que son realmente graves", explica la experta del Instituto Danone, que aboga por una alimentación variada y con horarios establecidos como solución a estos problemas.

Son muchos los factores que influyen en la mala nutrición. Aparte del estilo de vida, "la tecnología de alimentos", afirma Serrano-Ríos, "ha contribuido a incluir en alimentos procesados ingredientes que facilitan la alergia; el consumo preferencial de determinados alimentos, a la vez que los nuevos métodos de laboratorio han contribuido a que se desarrollen estos problemas".

Para los expertos se trata de una especie de paradoja: la mejora del nivel de vida no ha hecho sino empeorar la calidad o el equilibrio en la alimentación y poner en grave peligro la dieta mediterránea. "Los españoles comemos mucho, comemos mal, apenas hacemos ejercicio físico y dormimos menos horas de las convenientes", afirma Isabel Ávila, miembro del Instituto Danone y presidenta de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU), que acaba de presentar un estudio sobre hábitos saludables. El resultado ha sido un "suspenso absoluto". Según el informe, tan sólo el 6,6% de la población alcanza los objetivos de alimentación saludable respecto al consumo de frutas, verduras, pescado y legumbres.

Unos datos poco alentadores y mucho peores en equilibrio que los de los últimos años: "Antes era menos habitual que los jóvenes tomaran tantas calorías y no estaba en este peligro la dieta mediterránea; no sabemos por qué, pero aunque cada vez somos más exigentes con la salud y con la alimentación, al final nos cuidamos menos y nos alimentamos peor", afirma Ávila.

No están claras las razones del aumento ni tampoco la solución, pero existe consenso sobre cuál debe ser la principal vía de combate: la educación es la base para modificar unos hábitos más difíciles de cambiar conforme avanza la edad. "Esta falta de formación, de atención a la nutrición para una vida saludable, repercute en otros ámbitos muy graves, ya que se produce un riesgo de manipulación, porque la gente se cree todo lo que le cuentan sobre dietas, lo que se anuncia en televisión", asegura Serrano-Ríos. Un grave desconocimiento que se transmite de padres a hijos: "Los niños son grandes imitadores, por eso es muy importante que toda la familia coma lo mismo, eso de preguntarles a los niños qué quieren comer no se hacía en mi época", dice Cervera, "es vital que toda la familia coma lo mismo e introducir al niño pronto en la mesa familiar".

La responsabilidad es tanto familiar como escolar. Los expertos coinciden en que la educación alimentaria es un apartado olvidado y que es necesario potenciarla a todos los niveles de la educación. "En la asignatura de Educación para la ciudadanía", afirma Serrano-Ríos, "y en la carrera de Medicina, donde ni siquiera está bien reflejada la importancia de la nutrición; los médicos tienen una formación muy escasa, yo diría que casi ha habido menosprecio en este sector". La poca consideración que se ha dado a la nutrición no evita la existencia de otra paradoja. Hay preocupación, pero no acción. El estudio revela que el 75% está preocupado por llevar una dieta sana, aunque a la hora de la verdad todo se quede en buenas intenciones.

La presidenta de CEACCU cree que, en general, la sociedad padece "poca información y menos formación". Problemas de etiquetado y de tiempo para cocinar se suman al desconocimiento. Pilar Cervera asegura que para adquirir esta educación "hay que conocer los grupos alimentarios y mezclarlos de forma equilibrada". La experta en nutrición cree que "la dietética no está reñida con la gastronomía, es necesario cuidar la presentación y controlar la grasa y sal, pero tampoco eliminarlos". Factores que hagan más atractiva la variedad, sobre todo en lo que concierne a los niños, pueden ser clave para conseguir un cambio en esta cultura que se aleja peligrosamente de la dieta mediterránea.

Un atisbo de esperanza viene de la mano de la crisis. Ávila cree que la coyuntura económica "está cambiando ligeramente los hábitos, las familias están recuperando buenas costumbres en la mesa". Los productos base de la dieta mediterránea son, de hecho, algunos de los más económicos. Las legumbres, vegetales o los cereales cumplen ambos requisitos y tienen en este momento su oportunidad perfecta para recuperar el protagonismo en la mesa. Y es que, a la hora de comer, nada como los platos de la abuela.

Tabaco, obesidad y cafeína reducen posibilidades de embarazo

La combinación parece ser un factor que va en detrimento del deseo de concebir un hijo: disminuye un 30% la probabilidad de lograrlo, según reveló un informe médico. La obesidad y el sedentarismo, otros factores de riesgo
La investigación del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) añadió que los factores ambientales también dificultan en las parejas la posibilidad de tener un hijo por vía natural.

Fernando Neuspiller, director médico del IVI Buenos Aires, destacó al presentar el estudio médico que "los factores ambientales y el estilo de vida actual juegan un papel importante en la infertilidad, que es un problema que va en aumento".

El estudio destaca que el sedentarismo, el consumo de cafeína y alcohol, la obesidad, los "ritmos circadianos" (reguladores de funciones orgánicas) y algunos compuestos químicos presentes en insecticidas, cosméticos, envases, biberones y juguetes son factores que demostraron reducir la probabilidad de tener un hijo.

Los "compuestos perturbadores endocrinos" -grupo de productos químicos como los eftalatos, el bisfenol y el DDT- podrían incidir en resultados reproductivos adversos como infertilidad, aborto, parto prematuro, síndrome del ovario poliquístico, endometriosis y retardo en el crecimiento intrauterino en la población general, dijo el especialista.

El bisfenol se emplea en la fabricación de botellas de agua, biberones, equipamientos médicos, teléfonos móviles y juguetes.

Los eftalatos están en los cosméticos, materiales de construcción, pinturas y productos de limpieza y el DDT en insecticidas.

Neuspiller destacó que "el estilo de vida sedentario está asociado con frecuencia a un incremento del peso corporal, que es un factor que tiene consecuencias negativas sobre la salud reproductiva".

"Los estudios -advirtió- demostraron que las mujeres obesas tienen casi el tripe de probabilidades de sufrir riesgo de infertilidad y de fracasar en los intentos de quedar embarazadas, tanto en los ciclos de concepción natural como en los asistidos".

El trabajo médico señala que un exceso de peso favorece una menor probabilidad de tener un nacimiento vivo sano, incrementa las complicaciones en el embarazo e influye en una baja respuesta a la estimulación ovárica de la fecundación in vitro.

Las pacientes con obesidad, según los especialistas, sufren una alteración significativa en la calidad del ovocito y del embrión, que conlleva a un peor entorno uterino.

Los expertos consideran que sólo con un 5% de pérdida de peso corporal se pueden mejorar e incluso restaurar los índices de ovulación y embarazo porque la restricción de energía, por sí misma, es mejor que el cambio en la forma corporal o el peso total.

El informe del IVI hizo referencia a la influencia en los procesos de reproducción asistida de otros factores como el alcohol o la y a la necesidad de disminuir esos consumos para garantizar el éxito en el logro de un embarazo.

El consumo femenino de alcohol se asocia con una disminución de la extracción de ovocitos y de embarazos, mientras que la bebida en ambos sexos sube el riesgo de aborto espontáneo, indica la investigación.

Neuspiller ratificó que "el consumo de cafeína, que cuenta con una mayor aceptación entre las parejas que buscan tener un hijo, puede influir en el éxito de los tratamientos de infertilidad".

El consumo de tabaco, dijo, "influye en todos los sistemas implicados en el proceso reproductivo".

"En las mujeres, el impacto de los cigarrillos sobre la reserva ovárica se constata por la edad más temprana en que las mujeres fumadoras tienen la menopausia", explicó.

En tanto, "los hombres fumadores sufren una reducción en la producción del esperma, un aumento del estrés oxidativo y un daño del ADN".

"Los espermatozoides de los fumadores tienen una capacidad de fertilización reducida y los embriones muestran menores índices de implantación", señaló el especialista.

Oaxaca, México: Obesidad infantil, problema de salud pública: SSO

El tres por ciento de los menores de cinco años en la entidad padecen sobrepeso, mientras que la incidencia se incrementa entre los niños de cinco a 11 años hasta el 20 por ciento, y llega al 24 en los adolescentes de 12 a 19.

Al respecto, la coordinadora de Orientación Alimentaria y Actividad Física de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Judith Arellanes López, detalló que la obesidad infantil es ya un problema de salud pública.

Y es que, dijo, los datos de la Encuesta Nacional de Nutrición realizada en Oaxaca, revelan la complejidad del problema, que está dado por el sedentarismo y la ingesta de azúcares y grasas en forma desmedida.

La funcionaria explicó que la obesidad es la acumulación excesiva de grasa corporal, especialmente en los tejidos blandos, y se puede percibir por el aumento de talla.

Aseguró que en el marco de la política implementada por el gobernador Ulises Ruiz Ortiz, el titular de los SSO, Martín Vásquez Villanueva ha puesto en marcha estrategias de prevención y control del sobrepeso.

Agregó que un infante obeso tiene mayores posibilidades de padecer diabetes, hipertensión y problemas cardiacos, por lo que es fundamental cuidar la alimentación de los pequeños.

Destacó que todas las unidades médicas de salud cuentan con un programa multidisciplinario para desarrollar estrategias de prevención y promoción para un estilo de vida saludable.

Informó que en los centros de salud se brinda el servicio de valoración nutricional, el cual permite conocer el estado alimenticio del menor e identificar problemas de sobrepeso y obesidad, además de proporcionar orientación para una sana alimentación y adecuado ejercicio.

Indicó que la obesidad se puede prevenir a través de modificar los hábitos nutricionales de la familia, principalmente en los padres, como horarios, menús y la realización de actividad física constantemente.

Finalmente exhortó a los padres de familia a no premiar a los niños con golosinas, ya que generan una preferencia marcada por estos productos, y es necesario recordar que la alimentación es un proceso cotidiano que permite preservar la salud.

La obesidad deriva en problemas de divorcio

Por Jessica Rosales para Milenio

La obesidad es una de las principales causas por las que las personas padecen serios problemas para establecer sanas relaciones de pareja, inclusive muchas veces este padecimiento deriva en el divorcio, afirmó Enrique Camarena Robles médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Según el especialista, en México entre 30 y 47 por ciento de las personas con obesidad extrema enfrentan el rechazo permanente de algunos sectores de la sociedad, aunque aclaró que las mujeres son aún las más cuestionadas por su sobrepeso.

En entrevista, Camarena Robles indicó que este rechazo de pareja, aunado a otros como el laboral, provoca frecuentemente sentimientos de tristeza, frustración, enojo, baja autoestima, minusvalía y desesperación y, en casos extremos, depresión, tal y como ocurre en el 30 por ciento de las personas con obesidad extrema o mórbida.

Argumentó que de acuerdo con un estudio recientemente elaborado por el Instituto Karolinska (Suecia), se determinó que hasta el 47 por ciento de las personas con obesidad tiene dificultades para establecer una sana relación de pareja, porque son víctimas frecuentes de abandono y rechazo, sobre todo en lo que se refiere a la actividad sexual, además de que esta condición puede llegar a convertirse en causal de divorcio.

En México, precisó Camarena, esta situación se puede extrapolar en las personas que padecen obesidad extrema, especialmente en las mujeres, de quienes se espera sean esbeltas, curvilíneas y además se les exige mayor belleza corporal. “Es más fácil que un hombre obeso se case a que una mujer con esta condición logre tener una pareja; ésta es una realidad”, dijo.

Explicó que la obesidad extrema o mórbida es aquella que se caracteriza por tener 45 kilogramos o más sobre su peso corporal ideal, o sobrepeso mayor de 50 por ciento en relación a su talla y estatura, lo cual significa un serio problema de salud.

El individuo, por alguna razón, no puede controlar ese deseo imperativo de comer, lo cual está estrechamente ligado con el deficiente manejo de ansiedad, depresión, hábitos mal aprendidos dentro de la familia y estilos de vida; por ello, la intervención tiene que ser multidisciplinaria, declaró.

Camarena Robles comentó que el manejo del paciente obeso debe ser integral y progresivo, para lo cual se requiere de la intervención de dietistas, nutriólogos, endocrinólogos y psiquiatras.

Explicó que cuando las personas ven su estética personal comprometida, aunada a enfermedades como diabetes, hipertensión arterial y riesgo de infarto, sufren problemas de autoestima a diario cuando, por ejemplo, tienen que comprar ropa en sitios especiales o dos boletos de avión para poder sentarse, o les es difícil desplazarse dentro de un restaurante o en su área de trabajo.

Afirmó que es común en México, que el exceso de peso se trate de combatir más por la cuestión estética que por salud, y se busquen dietas y “soluciones mágicas”, que distan mucho de serlo; por ejemplo, la ingesta de anfetaminas y hormona tiroidea que quitan el hambre de forma artificial, lo que conlleva a baja de peso, pero al dejar de tomarlas, llega a ser mayor la recuperación de los kilos perdidos. Lo que es conocido como el efecto de “rebote”.

Agregó también que, en el aspecto laboral, normalmente se asocia la obesidad con problemas frecuentes de salud; por este motivo, las empresas se muestran poco interesadas en contratar a individuos que pudieran representar faltas constantes al trabajo, gastos en salud e incapacidad a causa del sobrepeso.

México: Con desnutrición, 80 por ciento de la infancia indígena

Por Estephanye Reyes (CIMAC)

La infancia indígena en nuestro país es la más afectada por la crisis económica, los recortes presupuestales y la falta de programas dirigidos a ella, como lo evidencia la cifra de 80 por ciento de niñas y niños de las etnias que presentan un estado de desnutrición.

Lo anterior fue dado a conocer en un comunicado Visión Mundial México, en el marco del Día Internacional de las Poblaciones Indígenas, que se conmemora el 9 de agosto.

“Los pueblos indígenas no tienen mucho que celebrar este 9 de agosto. Más bien debe ser un llamado de atención a los gobiernos de las condiciones en que están sobreviviendo”, señaló Antonio Vega, asesor de derechos humanos de Visión Mundial, organismo que trabaja con comunidades indígenas en Guerrero, Estado de México, Michoacán, Chiapas, Oaxaca, Veracruz, San Luis Potosí, Veracruz, Chiapas y Baja California Norte.

Según lo indica La Infancia Cuenta en México 2008, niñas y niños indígenas se concentra principalmente en Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Puebla, Guerrero y Estado de México, donde históricamente existe en mayor medida la pobreza.

El hecho de que ocho de cada 10 niñas y niños de las zonas indígenas estén afectados en mayor gravedad por la desnutrición, revela la crisis que enfrenta el campo, de acuerdo con Gustavo Esteva, coordinador del libro “Sin maíz no hay país”, señala Visión Mundial.

El objetivo del establecimiento de un Día Internacional de las Poblaciones Indígenas radica en la búsqueda de soluciones a los problemas que afrontan éstas en esferas tales como la cultura, educación, salud, los derechos humanos, medio ambiente y el desarrollo económico y social, dice Visión Mundial.

En educación, más de un millón de niñez indígena entre seis y 14 años de edad (16.43 por ciento) no asiste a la escuela. Con los recortes anunciados por la SEP en días pasados, ¿qué será de esta población indígena en estados como Chihuahua y Sinaloa, donde 40 y 61 por ciento no asiste a la escuela y presentan un mayor rezago educativo?, manifestó Alejandra Mangino Hernández, asesora de Educación de Visión Mundial de México.

Las nulas asignaciones a programas que atienden problemas y necesidades especificas de la población indígena, tales como los programas: Sistema Nacional de Educación a Distancia, Educación Indígena y Fortalecimiento del Servicio de Educación Telesecundaria “pegan directamente a la población indígena y se prevé el aumento de la desigualdad en todos los ámbitos”.

Con estas medidas, las instituciones federales están limitando el acceso de la infancia indígena a la salud, alimentación y en particular a la educación y, como consecuencia, están violando los derechos de niñas y niños a la educación, la cultura y la recreación plasmada en la Convención sobre los Derechos de la Infancia signado por el Gobierno de México” agregó Vega Báez.

La pobreza y el hambre se ensañan con los niños argentinos

Por Ramy Wurgaft para El Mundo

La denuncia que hiciera el Papa, Benedicto XVI, acerca del cariz "escandaloso" que reviste la pobreza y la inequidad social en Argentina, abrió una caja de Pandora, de la que diariamente brotan porcentajes, estudios y comentarios acerca de la suerte que corren los más desafortunados en un país colmado de recursos naturales y humanos.

Alguien rescató del olvido un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) según el cual en Argentina nacen cada día 1.920 bebés de los cuales el 31% son pobres. Traducido a números, serían 606 criaturas las que se suman diariamente a la masa anónima que puebla los barrios de chabolas o las provincias del interior.

El informe se publicó en el 2007 y de acuerdo con los profesionales que tienen trato directo con la miseria, ya está para colocarlo en un museo. Sergio Britos, director del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI), sostiene que el número de personas que nacen dentro de la pobreza es de 950 por día.

"Es muy probable que un 10% de ese contingente, nazca con bajo peso, lo que se traduce en unos 35.000 individuos desnutridos por año. Ellos son el germen de futuros niños con bajo rendimiento escolar y adultos que no consiguen alimentar a los suyos", indica Britos.

El panorama que pinta Edgardo Trivisonno, ex subsecretario de Sanidad de Buenos Aires luce más sombrío aún. "Veinticinco niños por día no alcanzarán el año de vida y 30 no llegarán a los cinco años.

Asimismo, de los 10 millones de niños argentinos que conforman la franja de cero a 14 años, el 57% son pobres y el 25%, indigentes". Un detalle que vale la pena considerar: las cifras se refieren a los años en que el 'progresista' Frente Para la Victoria (FPV), del ex presidente Néstor Kirchner, sucedido en el cargo por su esposa, Cristina Fernández, ha sostenido las riendas del poder.

Al matrimonio presidencial le tocaron en suerte seis años de crecimiento record de la economía, en los que se han recaudado más de 20.000 millones de dólares, sólo mediante el impuesto a las exportaciones agrícolas. En un alarde de realismo, Néstor Kirchner admitió que la pobreza es mayor del 15% que consigna el Instituto de Censos y Estadísticas (INDEC), un organismo bajo control del Gobierno.

La canasta básica cuesta 108 euros

El mismo INDEC sitúa el coste de la canasta básica de alimentos quienes no logran adquirirla entran en la categoría de pobres- en 1.000 pesos (unos 108 euros). La mayoría de los expertos y cualquiera que vaya de compras- aseguran que el precio de la canasta es tres veces mayor.

"Si los clientes de clase media han reducido el consumo de carne, o se conforman con los cortes más baratos, imagínese lo que pasa con los pobres. Ellos compran los huesos que antes se daban a los perros y con eso preparan una sopa", dice Sergio Palaviccino, dueño de una carnicería en Merlo, una localidad en las afueras de Buenos Aires.

Según los datos que arroja la Encuesta Nacional de Nutrición, en Argentina hay 55.000 menores de seis años con desnutrición aguda (pérdida de masa corporal por no ingerir suficientes calorías); 300.000 con desnutrición crónica (bajo peso y estatura); 700.000 con deficiencia de nutrientes esenciales y 600.000 (la mayoría menores de dos años) con anemia por falta de hierro en la sangre.

"No estamos tan mal como en el 2002 (el año de la peor crisis económica en la historia de Argentina) pero vamos retrocediendo en esa dirección. En los dos últimos años la pobreza ha crecido de forma vertiginosa", señala el sociólogo Alberto Morlachetti, de la Fundación Pelota de Trapo.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.