lunes, 27 de julio de 2009

La ONU busca luchar contra la desnutrición con un libro

Chefs contra el hambre es una iniciativa destinada a un mejor aprovechamiento de los productos típicos de cada región. Está orientada a los grupos de menores recursos de América Latina y el Caribe

Las ricas y sustanciosas recetas de las abuelas inspirarán el segundo recetario de Chefs contra el hambre, un programa que procura el rescate de la cocina con leguminosas, papas, choclo, cebolla y cortes baratos de carnes en la región de América Latina y el Caribe, en la que 53 millones de personas sufren hambre crónica y desnutrición, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La iniciativa América Latina y el Caribe sin hambre busca imponer en las agendas nacionales el derecho efectivo a la alimentación y monitorear el estado nutricional de los países involucrados, explicó la FAO.

El director regional de FAO, el brasileño José Graziano, informó que seis millones de latinoamericanos cayeron en la categoría de desnutrición en 2009, con situaciones complejas en Bolivia, Guatemala y Centroamérica, en especial dentro de su población indígena.

La mexicana "sopa papalote", picante para el frío invernal; el español "cebiche de papa", que sustituye el pescado crudo del tradicional plato peruano por la patata cocida; guisos con cortes baratos de carne y panceta, tortas de limón o naranjas fueron las recetas de la primera edición, inspirada en la papa.

El anterior lanzamiento es punto de referencia para los cocineros llamados a preparar una receta original que tenga como elemento clave frijoles, porotos negros, blancos o rojos, alubias y otras legumbres.

La FAO sostiene que una forma en la cual los cocineros pueden contribuir a mejorar la alimentación de los más hambrientos es dando a conocer recetas que ayuden a la gente a aprovechar mejor sus alimentos y enriquecerlos, haciéndolos más nutritivos, sabrosos e interesantes.

El problema del hambre radica en el acceso a los alimentos y no en su disponibilidad, ya que la región produce y exporta muchos más que los que consume, por lo cual el hambre es una tragedia que tiene solución, afirma la FAO.

Los chefs están convocados además a dar cursos de cocina a comunidades de bajos recursos y que sufran de problemas de desnutrición, a fin de que aprovechen mejor los ingredientes a los que tienen acceso.

Posteriormente, se imprimirán varios recetarios de platos prácticos, rápidos y sencillos para estas comunidades, realizados con ingredientes fáciles de obtener en la zona y con un buen nivel alimenticio, y con recomendaciones básicas de higiene alimentaria.

La convocatoria se dirige especialmente a los chefs iberoamericanos comprometidos con el disfrute de los alimentos entendidos como un bien cultural tangible.

En medio año, los casos de desnutrición severa en Puebla (México) aumentaron 23%: Cenavece

Por América Farias Ocampo para La Jornada de Oriente

De enero a julio de 2009 los casos de desnutrición severa –que se presenta cuando las personas perdieron más de 60 por ciento de su masa corporal y su sistema inmunológico está débil– en el estado aumentaron 23 por ciento respecto al mismo periodo de 2008.

Mientras hace un año se registraron 146 personas con este mal, este año van 180, revela un reporte del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud federal (Cenavece), en el cual se dan a conocer los casos reportados por los sistemas de salud de cada entidad federativa.

De acuerdo con la dependencia federal, en lo que va del año se han detectado 4 mil 25 casos de desnutrición en el estado de Puebla.

Los hombres, son el sector más afectado por este problema ocasionado por la mala alimentación, ya que del total de casos diagnosticados 2 mil 18 se registraron en los varones.

Debido al incremento de casos, la entidad pasó del sexto al quinto lugar en desnutrición, y se coloca debajo de Veracruz, que tiene reportados 6 mil 549 casos; Chiapas, con 5 mil 229; Oaxaca, con 4 mil 739, y Guerrero, con 4 mil 201.

La desnutrición severa a comparación de las de tipo leve y moderado, explica Lourdes Silva Fernández, especialista en Nutrición de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), se presenta cuando el índice de masa corporal de una persona se encuentra 60 por ciento debajo de su peso normal.

Agrega que cuando las personas ya han llegado a esa fase de la desnutrición sus posibilidades de vida se reducen, ya que el sistema inmunológico del paciente se debilita y se vuelve vulnerable al contagio de diversas enfermedades infecciosas.

La desnutrición constituye un grave problema de salud en la entidad. En 2008, la Secretaría de Salud (Ssa) local diagnosticó a 32 mil 993 niños menores de cinco años con este problema, y las jurisdicciones sanitarias de Tepexi de Rodríguez, Zacapoaxtla, Chignahuapan, El Seco y Tehuacán fueron las que reportaron los casos más dramáticos.

De los 529 casos de desnutrición severa, 82 se registraron en la jurisdicción de Tepexi de Rodríguez; 78 en la de Zacapoaxtla; 76 en la de Chignahuapan; 75 en la del El Seco y 73 en la de Tehuacán.

En cambio, Aclatlán de Osorio fue la jurisdicción que tuvo la incidencia más baja en las tres clasificaciones que hay para la desnutrición: leve, moderada y grave, con 560, 105 y cuatro casos, respectivamente. Después fueron Izúcar de Matamoros, Puebla y Huejotzingo.

En el Hospital para el Niño Poblano, en 2008 se atendieron 440 niños con desnutrición grave, 60 más que en 2007.

El estudio la Infancia Cuenta en México 2008, realizado por la Red por los Derechos de la Infancia en México, que agrupa a 63 organizaciones no gubernamentales del país, revela que en Puebla el 12.9 por ciento de los niños que acuden a la primaria presentan talla baja, mientras que el promedio nacional se ubica en 8.9 por ciento.



Pobreza alimentaria

De acuerdo con el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en México del año 2008, el 58.9 por ciento de la población del estado de Puebla, unos 3 millones 174 mil habitantes, está en situación de pobreza extrema y no tiene recursos para comprar alimentos ni para satisfacer necesidades básicas de salud, vivienda, vestido y transporte.

El documento revela que el 26.7 por ciento de los habitantes de Puebla padece pobreza alimentaria, es decir, sus ingresos son insuficientes para adquirir los alimentos básicos.

Puebla se ubica por debajo de Chiapas en pobreza alimentaria con 47 por ciento, después Guerrero con 42 por ciento; Oaxaca, 38.1 por ciento; Tabasco, 28.5 y Veracruz, 28.0.

En la entidad está el cuarto municipio con mayor pobreza alimentaria de todo el país: Chichiquila, ubicado en la región del valle de Ciudad Serdán, con un índice del 82.4 por ciento; es decir, de los 23 mil 72 habitantes con que cuenta, a 19 mil 16 personas sus ingresos no les alcanzan para comer.

Puebla también tiene a un municipio que se encuentra entre los 20 primeros que tienen el menor porcentaje de incidencia alimentaria: Santa Catarina Tlaltempan, ubicado en la Sierra Mixteca, con 1.2 por ciento; es decir, de los 795 habitantes con que cuenta, sólo 10 personas tienen ingresos suficientes para comer.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en los dos primeros años de gobierno del presidente Felipe Calderón aumentó a 6 millones el número de personas en pobreza alimentaria y de patrimonio.

Se calcula que son 51 millones los mexicanos que viven en pobreza patrimonial y alimentaria en el país, de esos 19.5 millones no tienen recursos ni para comer.



La desnutrición aumenta por la crisis económica

A decir de Flor Romero Plata, especialista en nutrición del Hospital para el Niño Poblano (HNP) la crisis económica es un factor que ha contribuido al incremento de la desnutrición, pues explicó que al disminuir el ingreso económico de las familias, se comienzan adquirir alimentos de baja calidad, con altos contenidos energéticos y nulos valores nutricionales.

“Debido al incremento de los precios de los alimentos la mayoría de la gente ha modificado su dieta y el volumen de productos que consume, pues hace varios años las familias tenían la posibilidad de comprar carne, que ahora se ha convertido en un producto prohibitivo para el 50 por ciento de la población que padece pobreza o pobreza extrema”, señaló.

Añadió que también se ha disminuido el consumo de leche, huevo, tortilla y pan, pues actualmente, a diferencia de lo que ocurría hace dos años, ahora la gente compra productos de menor calidad.

“Eligen un refresco porque lo pueden compartir con la familia y no así la leche; el litro de leche es más caro que un refresco, éste es satisfactorio, pero no nutritivo; las botanas como las papas fritas y las sopas Maruchan, que cuestan entre 3 y 5 pesos, satisfacen la necesidad de alimento, pero no la nutrición”, explicó.

Indicó que esto afecta la salud de la población, ya que han sustituido productos nutritivos por embutidos o refrescos, u otros que contengan azúcares que generan cierta energía, pero se exceden en calorías y provocan enfermedades como la diabetes.

Advirtió que las autoridades deben analizar esta situación, ya que tendrá mayores costos contrarrestar los problemas de salud de la población que equilibrar la economía y apoyar a las familias más pobres del país.

La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares 2008, refiere que el 36.7 por ciento de los recursos que se destinan para alimentación es para productos de alto contenido calórico, grasas y carbohidratos; 14.8 por ciento para vitaminas y minerales y 3.1 por ciento para proteínas de origen vegetal.

Romero Plata indicó aunque el “el papá gobierno” piensa que la repartición de despensas y desayunos calientes son una solución para lograr la recuperación de los niños desnutridos, éstos alimentos que reparten tienen poco valor nutricional.

“Los menús que se manejan no siempre están equilibrados; muchos se hacen con donaciones que les llegan, entonces, en la escuela las mamás que cocina preparan menús no variados”, refirió.

El costo de la desnutrición infantil en Bolivia ronda el 6% de su PIB

El coste de la desnutrición infantil en Bolivia supone casi el seis por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del país, según un informe de Naciones Unidas y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentado hoy en La Paz.

Dicho estudio, denominado "El costo del hambre en Bolivia" y elaborado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas y la CEPAL, refleja que el impacto económico de la desnutrición infantil en el país suramericano fue de 552 millones de dólares en 2005, año en que se centra este informe.

El reporte hecho público hoy precisa que el costo público y privado en salud se incrementó en 14 millones de dólares por la mayor atención de patologías derivadas de la desnutrición infantil.

La desnutrición también llevó a que 1.936 alumnos repitieran el año en primaria y secundaria, debido a la inasistencia a clases. Así, la tasa de reprobación escolar significó un costo adicional de operación del sistema educativo boliviano de más de 400.000 dólares.

Por otra parte, la menor escolaridad debido a problemas de desnutrición derivó en la pérdida de productividad de 219 millones de dólares.

Otros 319 millones de dólares en productividad se perdieron por la muerte de personas con desnutrición, que ese año pudieron haberse integrado a la fuerza laboral boliviana.

En suma, el impacto económico de la desnutrición infantil supone el 5,8 por ciento del PIB, "un lujo que un país como Bolivia no puede permitirse", según este informe, que recomienda reducir al menos al 2,5 por ciento la desnutrición global para disminuir a un tercio los costes que se derivan de este problema.

El PMA y la CEPAL señalan en su estudio que Bolivia podría ahorrar 254 millones de dólares hasta 2015 si avanza en la erradicación de la desnutrición.

El informe "El coste del hambre en Bolivia" fue presentado en La Paz por la representante del PMA en Bolivia, Vitoria Ginja, y los ministros de Salud, Ramiro Tapia, y de Planificación del Desarrollo, Noel Aguirre.

Las autoridades bolivianas destacaron que este estudio permitirá analizar el efecto que han tenido las medidas del Plan Nacional de Desarrollo y del Programa Multisectorial de Desnutrición Cero del Gobierno.

Tapia y Aguirre coincidieron en resaltar la importancia del recién creado bono Juana Azurduy, que el Ejecutivo boliviano entrega a madres gestantes y niños menores de dos años desde mayo, en la lucha contra la pobreza extrema y la desnutrición.

Obesidad y sobrepeso en la infancia

Por Juan Manuel Bermúdez, psicólogo

La obesidad se caracteriza por una excesiva acumulación de grasa corporal y se manifiesta por un exceso de peso y volumen corporal. Sin embargo, sería simplista pensar que la obesidad sólo se debe a un consumo excesivo de alimentos y a una actividad física deficiente. Los cambios demográficos y culturales han afectado al comportamiento de los niños en múltiples aspectos, incluidas la conducta alimentaria y la actividad física.

La obesidad durante la segunda década en la vida de una persona es un potente predictor de la obesidad en el adulto. Debido a las importantes consecuencias económicas, sociales y sanitarias, la obesidad en el infante se concibe hoy en día como un problema importante de salud, tanto en los países desarrollados como en los que se encuentran en vías de desarrollo.

En los países desarrollados, la obesidad infantil suele ser más frecuente en los niveles socioeconómicos más desfavorecidos, con peor nivel nutricional y formativo, que la consideran todavía, a la vieja usanza, un indicador de salud y posición social.

La prevalencia de obesidad en España es del 13,9% y la del sobrepeso y obesidad del 26,3% (lo que conlleva que el porcentaje exclusivamente del sobrepeso es del 12,4%). La obesidad es mayor en varones (15,6%) que en mujeres (12%), y también lo es el sobrepeso. Por edades, los jóvenes de 6 a 13 años presentan valores más elevados de obesidad. La obesidad es mayor entre aquellas personas que no desayunan o desayunan mal. Las tendencias indican un incremento de la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil y juvenil en las últimas décadas, más marcado en varones y en edades prepuberales.

En EEUU, como respuesta a una demanda concreta de Congreso, el informe de Instituto de Medicina (IOM) concluye: “A menos que hagamos algo al respecto, estamos criando la primera generación de niños que serán más enfermos y tendrán vidas más cortas que sus padres” (IOM 2005).

La obesidad infantil tiene consecuencias muy negativas en la salud de estos menores, como problemas ortopédicos, cutáneos y respiratorios, riesgo de diabetes, intolerancia a la glucosa, hipertensión, problemas hepáticos, aumento del colesterol y los triglicéridos o alteraciones de sueño, entre otros.

La obesidad no es sólo predictora de enfermedad sino que es un potente factor de insatisfacción corporal y un factor de riesgo de llevar a cabo comportamientos no saludables con el objetivo de adelgazar.

Añadamos el efecto negativo que la obesidad puede tener con respecto al desarrollo psicosocial del niño, siendo un factor de riesgo para el desarrollo de problemas psicológicos, como baja autoestima, fruto, por ejemplo, del rechazo por parte de sus iguales, aislamiento social, depresión o trastornos como bulimia, anorexia.

Hay que señalar, asimismo, que siempre hablamos en cuestión de probabilidades. Nunca podremos establecer una relación causal entre estas relaciones, pero sí podemos aseverar un aumento de las probabilidades en presentarse el panorama expuesto si el infante presenta obesidad.

Así que ahora sigan sin organizarse, sigan corran que te corran y saquen del congelador las pizzas, platos precocinados o cualquier bomba de relojería para el estómago de un crío y dispónganse a servirlo… sus hijos se lo agradecerán dentro de 15 años.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.