lunes, 17 de agosto de 2009

Los peligros del azúcar

De EL PODER DEL CONSUMIDOR

http://www.elpoderdelconsumidor.org


Ningún otro producto ha jugado un papel tan importante en el deterioro de los hábitos alimenticios y de la salud como el azúcar, seguido por las harinas refinadas.

En la historia de la humanidad nunca estuvo disponible el volumen de azúcar que actualmente ofrece el mercado y consume la población. Durante milenios, el único azúcar concentrado al que tuvo acceso la población fue la miel. Sin embargo, los estudios muestran que su consumo no representó más de 3% del total de calorías consumidas.

No fue hasta 500 años después de Cristo que la población de India comenzó a extraer el jugo de la caña de azúcar para hervirlo y obtener cristales. El proceso fue durante siglos muy costoso y poco accesible. La historia cambió en 1492, cuando Cristóbal Colón sembró la caña de azúcar en el Caribe y estas plantaciones (más que las de algodón) impulsaron el comercio de esclavos. A partir de entonces, los precios del azúcar comenzaron a bajar hasta ser accesibles a la mayor parte de la población.

Qué aporta el azúcar

Los alimentos se clasifican en tres tipos básicos de macronutrientes: carbohidratos, grasas y proteínas. Cada uno cumple una importante función para el cuerpo:

Carbohidratos

Proteínas

Grasas

Fuente de energía

Fuente de energía

Fuente de energía

Desarrollo de piel y huesos

Protección de órganos

Transporte de moléculas

Transporte de nutrientes

Presión sanguínea

Temperatura del cuerpo

Balance del ph

Síntesis hormonal

Así, la única función de los carbohidratos es proveer energía al cuerpo. Sin embargo, la proteína y la grasa también proveen energía.

Los carbohidratos son clasificados en simples y complejos. Con la excepción de la miel, los carbohidratos encontrados en la naturaleza son carbohidratos complejos o la combinación de carbohidratos simples y complejos. Pero cuando los alimentos naturales son procesados, los carbohidratos complejos son comúnmente removidos. Por ejemplo, una manzana contiene los dos tipos, pero cuando es convertida en jugo su fibra es removida y el líquido contiene solamente carbohidratos simples. El problema con estos carbohidratos simples es que son rápidamente absorbidos por el sistema sanguíneo, lo cual provoca picos muy altos de concentración de azúcar en la sangre que pueden contribuir a la obesidad, problemas del corazón, cáncer y diabetes.

Azúcar: hábito o adicción

La ciencia oficial no reconoce aún la capacidad adictiva del azúcar, a pesar de que la mayoría de las personas la experimentamos. Diversos estudios antropológicos señalan que la población, luego de padecer hambre, prefiere alimentos dulces. Esta tendencia se ha exacerbado en la vida moderna, con la búsqueda de una satisfacción inmediata mediante alimentos o bebidas que contienen azúcar.

Otro indicador natural es que las frutas y los vegetales que pueden ser peligrosos no presentan un sabor dulce, en tanto los que son dulces no representan un riesgo.

El problema ha surgido cuando los alimentos altamente dulces están en todas partes y al alcance de la mano y, lo que es peor, el azúcar ha sido añadido a la mayor parte de los alimentos que se consumen. Se han realizado estudios que indican que el azúcar incrementa los opiáceos en el cerebro, lo cual provoca placer como lo hacen en mayor medida algunas drogas. Este incremento de opiáceos es la causa principal de la fisiología que provoca nuestra adicción al azúcar y por la cual el consumo de azúcar aumenta año con año.

A este factor se suma el impacto de la publicidad que promueve el consumo de productos con altas concentraciones de azúcar, promoción que inicia desde las edades más tempranas definiendo hábitos que durarán toda la vida; en especial, la dependencia del azúcar. Este fenómeno es muy claro en el público infantil, al cual se le somete a una intensa promoción de consumo de bebidas y alimentos altamente azucarados.

Impactos en la salud

El azúcar aumenta la segregación de insulina y contribuye a la obesidad y la diabetes. Si uno toma un refresco con un contenido de 6 a 8 cucharadas de azúcar, el azúcar llega al estómago y de ahí pasa a los intestinos, donde es absorbido inmediatamente por la sangre ya que no es parte de alguna fibra que inhiba o retarde el proceso de absorción. Si ese azúcar pasara al sistema circulatorio, sin previo metabolismo, nos enfrentaríamos a un coma por hipoglucemia y moriríamos. El páncreas nos salva de ello, segregando grandes cantidades de insulina para procesar la azúcar. Pero cuando este acto se repite de manera constante -como ocurre con el tipo de dieta actual-, con frecuencia los niveles de insulina se elevan significativa y bruscamente. Este proceso tenderá a afectar nuestro organismo a largo plazo, pues se desarrollarán enfermedades crónicas del corazón, diabetes y cáncer.

El azúcar causa la pérdida de importantes minerales.

Diversos estudios han demostrado que el azúcar disminuye la presencia de minerales en el cuerpo, como el calcio, que es expulsado del organismo. En este caso, el organismo toma el calcio de los huesos, contribuyendo a ocasionar la osteoporosis. Se considera que el delicado balance de minerales en el organismo se puede ver afectado por la ingesta de unas cuantas cucharadas de azúcar. Pero su consumo habitual puede provocar que el organismo pierda la habilidad de restaurar el balance delicado de minerales y se torne vulnerable a diversas enfermedades.

El azúcar distorsiona las hormonas. El sistema endocrino está compuesto por un gran número de glándulas interconectadas que segregan hormonas que sirven como mensajeras de las funciones corporales. Al ingerir azúcar, algunas de las glándulas se fuerzan a trabajar de más para compensar los efectos del azúcar en el cuerpo. Por ejemplo, la glándula adrenal, ubicada en la parte superior de los riñones, se sobre estimula al consumir azúcar. Esto puede afectar las adrenales que juegan un papel importante en regular el sodio y el potasio, la presión sanguínea, el metabolismo de la glucosa, la adrenalina y la secreción de esteroides sexuales.

El azúcar puede propiciar alergias a los alimentos. Los alimentos requieren ser descompuestos por las enzimas para ser asimilados por las células. Las enzimas trabajan de manera óptima cuando el cuerpo tiene un balance apropiado de minerales. Al consumir azúcar disminuyen las reservas de minerales y esto puede debilitar el sistema de enzimas con lo que algunas partículas de alimentos podrían entrar a la corriente sanguínea. Si esto ocurre, el sistema inmunológico puede confundir dichas partículas con invasores, provocando que el organismo lance un ataque de defensa cada vez que se consume ese alimento.

El azúcar paraliza el sistema inmunológico. Los fagocitos son un tipo de glóbulos blancos que engullen bacterias y virus invasores y, como parte integral del sistema inmunológico, juegan un papel importante en prevenir y controlar infecciones. Estudios recientes muestran que el número de organismos digeridos por los fagocitos disminuye dramáticamente durante más de seis horas después de ingerir azúcar.

El consumo de azúcar lleva a enfermedades crónicas. Altas concentraciones de azúcar en el sistema circulatorio causan daños permanentes a las estructuras moleculares de las proteínas. Una vez dañadas, las proteínas pueden provocar enfermedades crónicas degenerativas.

El azúcar incrementa el riesgo de cáncer. El cáncer se ha convertido en una epidemia y es una de las principales causas de muerte. Sus causas son múltiples y se ha señalado que el azúcar puede ser una causa importante. Diversos especialistas han señalado que el azúcar puede inducir el cáncer a través del siguiente mecanismo: las células del organismo segregan productos de desecho llamados radicales libres. El cuerpo, a través de las enzimas, neutraliza los efectos negativos de los radicales libres. Estas enzimas protectoras requieren un balance adecuado de minerales para ser efectivas y cuando el azúcar reduce los minerales del cuerpo, las enzimas no son tan efectivas en sus funciones de protección. Se incrementa entonces la presencia de radicales libres que pueden causar una reducción en la disponibilidad de oxígeno para las células, esto a su vez puede llevar a mutaciones celulares cancerígenas.

Sustitutos del azúcar: nuevos riesgos

Los daños causados por el azúcar han llevado al desarrollo de alternativas que tienen el poder de endulzar, con o sin calorías. Todos estos productos promovidos por la industria procesadora de alimentos no son una solución al azúcar, pues mantienen y promueven el gusto por alimentos y bebidas dulces, al tiempo que representan diversos riesgos para la salud. En realidad, los sustitutos del azúcar pueden ser aún más peligrosos que el azúcar misma.

Sugerimos revisar las recomendaciones sobre bebidas que ha realizado la Secretaría de Salud como una excelente guía para la familia, la escuela y a nivel personal.

La mayor parte de esta información proviene de: Sweet Deception, de los doctores Joseph Marcola y Kendra Degen Pearsall (Nelson Books, 2006). Algunas referencias de: In Defense of Food, de Michael Pollan (The Penguin Press, 2008).

Para unos huesos sanos, un mejor consumo de calcio

Hasta hace poco, para muchos investigadores la vitamina D representaba la única sustancia capaz de mineralizar el sistema óseo. Pero hoy en día se conoce que durante las dos primeras décadas de la vida, es muy importante para el organismo el aporte de calcio.

Los huesos de nuestro cuerpo están conformados con un 95% de calcio. Este depósito se inicia desde que estamos en el vientre materno, aunque dicho proceso puede variar dependiendo de la velocidad del crecimiento, así que la mayoría de este calcio lo adquirimos durante la infancia y la adolescencia.

Una vez que llegamos a la adolescencia alcanzamos el nivel máximo de calcio en los huesos. En la mayoría de las ocasiones, este índice (90%) se consigue a los 18 años; el 25% se obtiene durante la pubertad. Ahora bien, este depósito se mantiene sin cambios hasta los 30 años de edad y a partir de este momento perdemos anualmente 1% de calcio.

Los peligros de la osteoporosis

La osteoporosis, enfermedad que se caracteriza por una masa ósea baja y una alteración de la microestructura del tejido óseo, tiene más probabilidades de hacer estragos en el cuerpo durante la etapa adulta si previamente no hubo un depósito importante de calcio durante la niñez y juventud, por lo tanto, el riesgo de fracturas puede ser importante.

Recomendaciones de consumo de calcio

Para que la osteoporosis no aparezca, es necesario que los niños incluyan un consumo mínimo de calcio en su dieta. Cuando nacemos, el organismo cuenta con aproximadamente 30 g de calcio, cantidad que se puede incrementar hasta los 1,300 g en la edad adulta, y como el ritmo de crecimiento varía en cada etapa de la vida, así también lo es la necesidad de calcio, de ahí la importancia del consumo frecuente de leche durante la niñez.

Pero el calcio no puede absorberse por sí solo con facilidad si no existe la presencia de vitamina D, por lo que esta sustancia debe incorporarse igualmente durante los primeros años de vida.

Observa la siguiente lista de alimentos, así como la ingesta recomendable:

· Medio litro de leche durante la infancia. Esta cantidad aumenta en la adolescencia.

· Hay alimentos marinos ricos en calcio como las anchoas o sardinas en aceite.

· Las verduras de hoja verde; las espinacas son un ejemplo de esto.

· Otra opción son las legumbres.

A pesar de que existe una amplia gama de alimentos con calcio, no cabe duda que los productos que tienen una mejor absorción o biodisponibilidad, son los que proceden de la leche y derivados lácteos.

No olvides que otro factor que te puede ayudar a prevenir la osteoporosis es el ejercicio físico, de manera frecuente y continua, pues este tipo de actividades ayuda a retener masa ósea y aligera la pérdida de calcio.

Referencia informativa: Ruíz Jiménez, M.Á. "El gran libro de la nutrición infantil". Oniro, 2008, pp. 173-174; Llamas Noeggerath, R. "Mis vitaminas". Trillas, 2005, p. 18; www.imss.gob.mx

Obesidad provocó aumento de 20% en cirugías

Por sobrepeso y obesidad de pacientes, este año se incrementó 20% el número de cirugías de rodilla y cadera en esta zona, las cuales se realizan en el Hospital de Traumatología de Lomas Verdes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La demanda de cirugías por problemas originados por la obesidad se incrementó este año en un promedio del 20%, con respecto al mismo periodo de 2008, en el Hospital General Regional número 72 de Tlalnepantla; dado que por mes se programan 25, operaciones que se realizan en la unidad médica de atención especializada de Traumatología de Lomas Verdes, difundió el IMSS.

En esta región se atiende a los habitantes del oriente del Estado de México y norte del Distrito Federal, se hacen aproximadamente 900 cirugías al año, por problemas de rodilla y cadera, en su mayoría, a causa de sobrepeso y obesidad, indicaron especialistas del Seguro Social.

"La mayoría de casos que se registran por problemas de desgaste de articulaciones, afecta a mujeres entre 75 y 80 años; mientras que en los hombres, se registra entre los 70 y 75 años, y la mayor parte de los casos es por enfermedades crónico degenerativas", informaron los cirujanos del IMSS, quienes recomendaron a los derechohabientes que acudan a PREVENIMS, para practicarse un chequeo.

Entre las cirugías más comunes a causa de problemas de sobrepeso, destaca la de rodilla, y se refiere a lesiones en ligamentos, cartílagos y en el tránsito sinovial (membrana que recubre la parte interna de la articulación).

Las operaciones de cadera, son aún más riesgosas, por la edad avanzada de las pacientes, lo que dificulta su recuperación, señalaron especialistas de ortopedia.

Médicos del IMSS señalaron que es recomendable practicar ejercicio físico, por lo menos 30 minutos al día, ya que de esta manera se quema parte de las calorías acumuladas en forma de grasas.

Es importante que la rutina a seguir sea impuesta por algún instructor, y que no se intente en las primeras sesiones abusar, pues hacerlo puede lesionar articulaciones, desgarrar músculos y ocasionar gran fatiga.

Lo pertinente es realizarse un examen médico que indique cuál es la condición del organismo y, partiendo de ello, programar con el entrenador la rutina adecuada, para prevenir y evitar una cirugía.

Recomienda IMSS a niños practicar ejercicio desde los 6 años

El IMSS en Jalisco recomendó que a partir de los 6 años, los niños practiquen ejercicio a través de actividades que sean de su agrado al aire libre, para prevenir la obesidad y el sobrepeso a consecuencia del sedentarismo.

Especialistas del Hospital de Pediatría señalan que basta con realizar 30 minutos de actividad física diaria para que el menor se mantenga en estado saludable y en un peso adecuado, combinado con una alimentación balanceada.

Por el contrario, indicaron, debe evitarse que el niño se someta a ejercicios inapropiados para su edad como levantamiento de pesas o uso de aparatos de gimnasio, debido a que pueden provocarle lesiones y atrofiar su desarrollo muscular y crecimiento.

Señaló que una actividad como la caminata, correr o trotar en el parque, andar en bicicleta, practicar natación, jugar voleibol, futbol o basquetbol resultan atractivos para el menor, además tendrá oportunidad de socializar con personas de su edad.

En cuanto a la alimentación, el área de nutrición del Hospital de Pediatría del IMSS Jalisco ofrece a los niños con obesidad y sobrepeso dietas personalizadas y balanceadas, con un plan de valoración médica semanal.

Los especialistas en nutrición consideran que restringir totalmente al niño el consumo de golosinas y comida chatarra provocará su molestia y apatía y probablemente desistirá de su intención de adelgazar.

Lo recomendable es plantearle al menor la buena alimentación con una estrategia semejante a un juego, estableciendo retos y metas, y compensándolo con premios, conforme vaya cumpliendo sus objetivos.

El menor que padece obesidad y sobrepeso, comentaron los especialistas, tiende a mentir sobre sus hábitos alimenticios por temor o verguenza, o a negar que tiene un problema, postura que en ocasiones también comparten sus padres.

El IMSS Jalisco atiende un promedio de 25 menores con obesidad y sobrepeso de manera mensual en el servicio de paidopsiquiatría, la mayor incidencia de los casos ocurre entre los 10 y los 15 años de edad, y el tratamiento que se le proporciona al niño con este problema abarca un período de 6 meses a un año.

El equipo multidisciplinario del Hospital de Pediatría que atiende a menores con sobrepeso y obesidad está integrado por nutriólogos, psicólogos, psiquiátras y endocrinólogos.

El tragonismo

Aunque el término llame a la risa o la sorpresa, define la situación en que comer se convierte en el único objetivo, la mayor parte del día y así se intenta llenar un vacío interno


Por Claudia Durán, especialista en Nutrición.


Aunque su nombre no lo indique, el tragonismo es una enfermedad grave, progresiva, y que puede llegar ser tan mortal como el alcoholismo y la drogadicción. Así de agudo es el sufrimiento de las personas obesas, que no pueden día a día enfrentar sus miedos, darse cuenta de su realidad, cambiar sus hábitos alimenticios y, en consecuencia, bajar de peso.

El terror de ir al cine o subir al colectivo y no caber en los asientos, el pánico ante la invitación para acudir a un baile, vivir para comer y tener que hacerlo a escondidas para evitar la mirada acusadora de la familia, todo esto puede quedar en el pasado para este grupo de personas cuando deciden salir del abismo de la obesidad y el tragonismo que un día padecieron.

Los estudios realizados en la ciudad nos muestran que a causa de los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo, siete de cada diez argentinos presentan sobrepeso u obesidad, mientras que en los menores de edad la cantidad llega casi al 60 %.

Esta cifra es alarmante y no se restringe a nuestro país, que ocupa el tercer lugar a escala mundial de obesidad detrás de México y Estados Unidos a la cabeza.

Canalizar las frustraciones en la comida, probar todo tipo de dietas y tratamientos sin resultado, soportar las burlas de extraños, amigos, la misma familia y luego aislarse, son algunas de las situaciones que la mayoría de las personas obesas han atravesado en algún momento de sus vidas.

El término "tragones" es el que mejor define este desórden alimenticio, porque no sólo se tragan la comida sin masticarla, también se tragan la tristeza, el enojo, las emociones, en fin, la propia vida...

El problema es bastante complejo y no se puede curar únicamente con dietas o ejercicio, ya que se trata de personas que a diario participan en la destrucción del propio cuerpo, en algunas ocasiones sin estar conscientes de que esas acciones los llevan en una rápida carrera hacia la muerte.

El éxito real del tratamiento de Nutrime está en que sus principios tienen una base humana, aunque aquí no se trate de religión, política ni economía, lo importante es ayudar a las personas a empezar a pensar y a sentir para recuperarse.

Todo es sin apuros ni presión alguna, transitando un proceso necesario. El énfasis está en la salud emocional y física, y no es una carrera contra el reloj para ver cuántos kilos se bajan en una semana. No hay que demostrar a nadie nada ( esposa, hijos, marido), todo el trabajo es por usted mismo.

Crónica de una obsesión

Mariano tiene 18 años y mide 1.65 metros; cuando llegó a Nutrime pesaba 157 kilos, 97 más de lo que es su peso ideal. Con tres meses de tratamiento, Mariano redujo 41 kilos y continúa trabajando para lograr su objetivo.

"Mi salud ya estaba muy afectada, me dió alta presión y un soplo en el corazón a causa del esfuerzo que tenía que hacer mi cuerpo con tantos kilos de más", expresa el joven, que no recuerda haber estado flaco en alguna etapa de su vida. "Tomé toda clase de tés, fibra, licuados, pastillas para quitar el hambre y todo lo que me daba mi mamá, que siempre estuvo preocupada por mi sobrepeso, y las dietas las iniciaba muy bien, pero después de una semana se me olvidaban".

"Cuando llegué aquí, me dí cuenta de que yo comía nada más por estar masticando -señala-. Mi obsesión era masticar algo todo el día, y así comiendo todo el día fue como llegué a tener 97 kilos más de los que debería"

La obesidad de Mariano lo llevó a aislarse de sus amigos, e incluso a dejar el trabajo que realizaba en una empresa de belleza, y pensar que la vida no tenía sentido para alguien como él. Con éste tipo de pensamientos llegó al centro nutricional, y ahí lo alertaron de que su problema de soplo en el corazón podía hacer crisis en cualquier momento.

"Antes no pensaba en nada, ni en estudiar -asegura-. Tal vez muy dentro de mí creía que tenía la vida contada. Ahora me siento cada vez mejor, quiero seguir adelante, estudiar o trabajar".

"Todo está aquí", dice mientras señala su cabeza, y asegura que el primer paso es "aceptar que existe un problema".

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.