miércoles, 1 de julio de 2009

Menos de 20% de los consumidores confía en que la comida que compra sea segura y saludable, según revela encuesta de IBM

Un nuevo estudio de IBM revela que menos de 20% de los consumidores confían en que las empresas de productos alimenticios desarrollen y vendan productos que sean seguros y saludables para sí y para sus familias. El estudio también muestra que a 60% de los consumidores les preocupa la seguridad de los alimentos que compran y 63% son conocedores de su contenido.

La encuesta, realizada a 1.000 consumidores en las diez mayores ciudades de EEUU, muestra que los consumidores desconfían cada vez más de la seguridad de los alimentos comprados en los supermercados. Su seguridad –y confianza- en los minoristas, fabricantes y tiendas de alimentos está en baja.

El impacto debilitador de los retiros de productos:

83% de los encuestados pudieron nombrar un producto alimenticio que fue retirado de las tiendas en los últimos dos años debido a contaminación u otras preocupaciones de seguridad. Casi la mitad de los encuestados (46%) nombraron la mantequilla de maní, el ingrediente básico de los almuerzos escolares de niños de todo el país, como el retiro de productos más reconocible. La espinaca estuvo en un distante segundo puesto, con un conocimiento de 15% casi dos años después del incidente.

Los consumidores demuestran ser extra cautelosos a la hora de comprar productos alimenticios después de un retiro de productos. 49% de los encuestados es menos propenso a comprar un producto alimenticio nuevamente si ha sido retirado por contaminación. 63% de los encuestados confirmaron que no comprarían el alimento hasta que no se hubiera encontrado y solucionado la fuente de contaminación. Mientras tanto, 8% de los encuestados comentaron que nunca volverían a comprar el alimento, ni siquiera después de que se descubriera y solucionara la fuente de contaminación.

Estos hallazgos subrayan cómo el aumento en retiros y contaminación ha erosionado significativamente la confianza de los consumidores en la seguridad de los alimentos y los productos, así como en las empresas que los fabrican y distribuyen.

Cambios en los comportamientos de los consumidores

63% de los encuestados informa que ha cambiado intencionalmente su comportamiento de compra en el almacén en los dos últimos años porque esperaba una mejor relación precio-calidad (value for money). Y casi la mitad ha cambiado el comportamiento de compra para acceder a alimentos más frescos (45%) o de mejor calidad (43%).

"Especialmente en la economía actual, si los consumidores van a pagar un poco más por un producto de marca u orgánico, quieren asegurarse de estar pagando por algo diferente y de mejor calidad,” comentó Guy Blissett, Líder de Productos de Consumo, del IBM Institute for Business Value. “En todas partes, los consumidores están exigiendo transparencia y mayor información sobre los alimentos que compran para garantizar su seguridad y la de sus familias. Mientras el gobierno, las asociaciones de industria, los minoristas y los fabricantes trabajan para resolver las cuestiones operativas relacionadas con asegurar la seguridad de los alimentos, cada uno de nosotros puede ser más conciente y asumir mayor responsabilidad por los alimentos que compramos.”

¿Qué origen tiene mi comida?

La encuesta reveló que durante los dos últimos años, el apetito de los consumidores por información acerca de productos alimenticios ha aumentado. 77% de los consumidores desea más información sobre el contenido de los productos que compran y 76% quisiera más información sobre su origen. 74% está dispuesto a investigar más y buscar más datos sobre cómo se producen, procesan y fabrican los alimentos. A pesar de esfuerzos de la industria por mantener informados a los consumidores con información más detallada sobre los productos, sigue habiendo una brecha significativa entre las expectativas de consumidores y lo que los minoristas / fabricantes proporcionan.

La encuesta también reveló que los consumidores dedican más tiempo a estudiar las etiquetas para saber qué ingredientes se utilizaron, cuestionan a los supermercados y fabricantes de productos para tener más detalles sobre los productos, prestan más atención a las fechas de vencimiento y hacen verificaciones más profundas sobre marcas específicas de alimentos y su origen. Esto tendrá un impacto aún mayor a medida que la generación de consumidores más jóvenes y más conocedores de la Internet pasa a integrar las filas de los compradores primarios de artículos de almacén.

Todos los años, aproximadamente 78 millones de personas en EEUU contraen enfermedades transmitidas por alimentos y 5.000 mueren, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU. La seguridad de los alimentos es una alta prioridad para los gobiernos, minoristas, fabricantes y consumidores, y de hecho, el presupuesto propuesto por el Presidente Obama incluye una partida de US$ 1.000 millones asignada a la FDA para mejorar la seguridad de los alimentos. Desde enero de 2009, las legislaturas de los distintos estados han presentado más de 600 proyectos de ley sobre la seguridad de alimentos.

"La capacidad de rastrear un producto contaminado durante todo su recorrido hasta llegar a su fuente de producción es clave para modernizar nuestra industria de alimentos. También permitiría a los productores identificar en forma más precisa la planta específica o el país de origen,” señaló Caroline Smith DeWaal, directora de seguridad de alimentos del Centro para la
Ciencia en el Interés Público.[1]

¿Los fabricantes y minoristas de alimentos esperan algo más?

55% de los encuestados tiene confianza el manejo de retiros del mercado por parte de los fabricantes de alimentos en caso de que un producto alimenticio esté contaminado, lo cual indica una disminución en su nivel de confianza en los dos últimos años. Mientras tanto, 72% dijo que confía en que la tienda donde compran productos de almacén tenga un buen manejo de los retiros por contaminación de productos alimenticios.

57% de los consumidores informan que han dejado de comprar ciertos alimentos, incluso durante un corto período, en los dos últimos años, debido a consideraciones de seguridad.

Asumir la responsabilidad: recomendaciones “inteligentes” para consumidores:

Busque a otros consumidores preocupados: conéctese con las personas interesadas en cuestiones de seguridad de alimentos. Comparta información y conocimiento con otros.

Hágase conocer: hable e informe a la tienda local su interés en recibir más información sobre los productos que venden y su origen. Los dueños de las tiendas quieren escuchar, están en un mercado muy competitivo. La investigación de IBM muestra que 75% de los consumidores está insatisfecho con su almacén.

Pregunte a su minorista: evalúe quién proporciona más información sobre los productos que vende. Esto se realiza a través de terminales tipo kioscos en las tiendas, computadoras con pantalla táctil y folletos.
Lea cuidadosamente el envase: algunos productos dan más información que nunca, incluso detalles específicos sobre el establecimiento agrícola donde se cultivaron los ingredientes.

Asuma responsabilidad: aproveche la Internet y visite los sitios web de compañías de productos de consumo para aprender más sobre las empresas y los procesos responsables de los productos que compra. Las empresas están dando mucha información sobre sus productos para ganarse la credibilidad y cambiar la actitud de los consumidores.

Metodología de la encuesta

IBM realizó una encuesta de adultos que realizan compras en almacenes (una vez por mes o más) en las diez mayores ciudades de EEUU durante el mes de junio de 2009. El estudio está destinado a recopilar las opiniones de los compradores en almacenes acerca de cuestiones de seguridad de los alimentos. La encuesta fue llevada a cabo por Survey Sampling International (SSI) utilizando muestras aleatorias de sus paneles en línea administrados en: Atlanta, Boston, Chicago, Dallas-Forth Worth, Houston, Los Ángeles, Nueva York, Filadelfia, San Francisco-Oakland-San José y Washington, DC. Las ciudades se identificaron utilizando áreas de mercado designadas Nielsen Designated Market Areas (DMA). Hay 1.000 respuestas en el conjunto de datos finales – 100 de cada ciudad. No se identificó a IBM como el patrocinador del estudio. Los resultados tienen un margen de error general de 3.1- puntos (nivel de confianza 95%).

Estados Unidos está perdiendo su batalla contra los kilos de más

Estados Unidos está perdiendo su batalla contra los kilos de más, con dos tercios de los estadounidenses con sobrepeso u obesidad, según un informe anual divulgado este miércoles.

En el último año, casi la mitad de los 50 Estados estadounidenses registró un aumento de las tasas de obesidad y en ninguno de los estados bajó la cantidad de personas obesas, reveló el sexto informe anual 'F as in Fat', realizado por dos organismos privados de la salud, el Trust for America's Health y la fundación Robert Wood Johnson.

Se considera a una persona obesa cuando su Índice de Masa Corporal (IMC) -que se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por su altura al cuadrado en metros- es mayor a 30.

"El país nunca podrá contener las tasas de enfermedades crónicas y costos de cuidado de la salud hasta que encontremos formas de mantener más saludables a los estadounidenses", señaló el informe, cifrando los problemas vinculados a la obesidad en más de un cuarto de los costos en cuidado de la salud en Estados Unidos.

Según el informe, los costes de salud atribuibles al creciente sobrepeso de los estadounidenses deberían más que duplicarse cada década, posiblemente alcanzando los 956.000 millones de dólares anuales para 2030. Eso significaría que la obesidad representaría uno de cada seis dólares destinados al cuidado de la salud.

El informe citó también otra investigación que reveló que la cantidad de días laborales perdidos por los trabajadores obesos era más de 10 veces mayor que la de los trabajadores con peso normal.

El Estado sureño de Mississippi fue por quinto año consecutivo el Estado con más sobrepeso: casi uno de cada tres adultos con obesidad y sobrepeso y un 44,4% de los niños de 10 a 17 años.

"Mississippi sigue teniendo también la mayor tasa de inactividad física e hipertensión y tiene la segunda mayor tasa de diabetes", indicó el informe.

La diabetes por sí sola representa el 11% del total de costos en cuidado de la salud en Estados Unidos, añadió.
La tasa de obesidad supera el 25% de los adultos en 31 Estados y solo en el Estado de Colorado el porcentaje de adultos obesos es menor a 20%.

En 1991, ningún Estado tenía una tasa de obesidad superior al 20% y en 1980 sólo el 15% de los adultos estadounidenses eran obesos.

El informe atribuye este aumento a varios factores, incluido el hecho de que los estadounidenses consumen un promedio de 300 calorías más por día que hace 25 años, comen menos comida nutritiva y utilizan el automóvil incluso para viajes de menos de 1,6 kilómetros, en vez de caminar.

Mientras, el porcentaje de niños de 10 a 17 años obesos y con sobrepeso fue de 30% o más en 30 Estados, indicó el informe. En ningún Estado la obesidad fue menor a 20%.

Esta preocupante tendencia en los niños se debe a una dieta de mala calidad, lugares públicos abiertos poco seguros o mal mantenidos y demasiado tiempo pasado frente a la televisión, el ordenador o las consolas de videojuegos, actividades que consumen el tiempo en el que los niños podrían estar activos.

Los niños obesos tienen más riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, colesterol alto y diabetes de tipo 2, y tienen más probabilidad de ser obesos de adultos, que sufren esos mismos riesgos de salud.

"La epidemia de obesidad infantil está poniendo a los jóvenes de hoy en camino de convertirse potencialmente en la primera generación en vivir menos y vidas menos saludables que sus padres", concluyó el informe, que urgió a las autoridades federales y estatales a combatir la obesidad.

Hierro y Ácido Fólico: Vitales para la Salud

Dentro de las vitaminas que pertenecen al complejo B se encuentra el ácido fólico el cual se encarga de prevenir problemas en la formación de la medula espinal y el cerebro del bebé, lo que ha sido denominado como defectos del tubo neural.

En el país se está llevando a cabo un programa dirigido a solventar esta necesidad de aseguramiento de la salud en más de 170 mil mujeres embarazadas que son beneficiadas con la fortificación del harina de trigo , en sus productos derivados, con ácido fólico, hierro y otras vitaminas del complejo B, además de a un gran número de escolares que precisarán de estas vitaminas antes de llegar a la pubertad..

La Subsecretaria de Nutrición, Matilde Vásquez, aseguró que con la fortificación de las harinas con hierro y ácido fólico, acción que se realiza en coordinación con las empresas productoras de esos alimentos, Salud Pública está remediando un gran problema sanitario existente en el país.

El proyecto de fortificación de alimentos con micronutrientes se desarrolla en el país con apoyo de la Alianza Global para Mejorar la Nutrición, a través del Banco Mundial.

“Con la inversión de pocos recursos en el citado programa se pueden prevenir los defectos que produce el tubo neural como expresión de hambres ocultas por deficiencia de ácido fólico. La deficiencia en el consumo de este micronutriente es una de las primeras causas de muerte neonatal en el mundo, lo que afecta los indicadores de la mortalidad infantil”, añadió.

“Cuando hablamos de fortificación de las harinas sólo pensamos en los temas de suplementación con micronutrientes, especialmente los que están dirigidos a las madres y a los niños, y nos olvidamos del ácido fólico, que con una pequeña contribución podemos ayudar a resolver un gran problema de salud pública. Hay que pensar que los problemas causados por las deficiencias de ácido fólico no solo son difíciles de manejar para la familia del paciente afectado, el estado debe dar respuesta a estas personas que son afectadas también emocionalmente, sin embargo con medidas muy sencillas como esta podemos contribuir a incrementar la fuerza productiva del país”,concluyó.

Obesidad eleva riesgo de cáncer de páncreas

La obesidad y el consumo excesivo de grasas saturadas están relacionadas con el desarrollo de cáncer de páncreas, resaltaron dos estudios científicos dados a conocer recientemente.

El primero de ellos, hecho por investigadores de la Universidad de Texas, indicó que los adolescentes con sobrepeso u obesidad tienen un 36% más de posibilidades de desarrollar cáncer de páncreas después de los 50 años que las personas cuyo peso es normal.

La otra investigación, a cargo del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, advirtió que si la persona consume muchas grasas saturadas —especialmente provenientes de carnes rojas—, el riesgo de desarrollar cáncer pancréatico aumenta en un 53%.

Factores de riesgo. La primera investigación explicó que cuanto más joven sea la persona obesa, mayores son las posibilidades de que el cáncer pancreático sea agresivo.

“Si el sobrepeso comienza antes de los 14 años, los riesgos son todavía mayores. Cuanto más joven sea el paciente y mayor sea la obesidad, el cáncer atacará más rápido, será más agresivo y las posibilidades de sobrevivir serán menores”, dijo el investigador Donghui Li.

Normalmente, la enfermedad afecta a mayores de 60 años. Sin embargo, el informe destacó que si el paciente es obeso, los primeros síntomas aparecerán antes de que cumpla los 50 años.

Consumo de grasas. El otro trabajo, del Instituto Nacional de Cáncer, aseguró que si se come gran cantidad de alimentos muy grasosos, especialmente provenientes del cerdo o la vaca, el riesgo de cáncer pancréatico no solo es un 53% mayor, sino que también la enfermedad se desarrollará más rápido y de manera más agresiva.

“Las grasas de animales son más pesadas para el ser humano. Esto no solo lleva a cáncer de páncreas, también al cáncer gástrico ”, dijo Brian Wolpin, del Instituto Nacional del Cáncer.

En Costa Rica. El cáncer pancreático no es muy común en el país (no está dentro de los primeros diez), pero sí es de los más agresivos.

“Su incidencia es mucho menor que la de cáncer gástrico, pero la enfermedad es más agresiva en el páncreas. Usualmente se detecta muy tarden y la sobrevida no va más allá de tres años”, aseguró la endocrinóloga Mary Vinocour.

El cáncer pancreático es la cuarta causa de muerte por tumor más común en el mundo.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.