miércoles, 26 de mayo de 2010

Salud Emocional del Paciente Obeso

----------------------------------------

Por Claudia Durán, Médica Especialista en Nutrición
----------------------------------------

Si tenemos un familiar que padece de obesidad, muchas veces nos es
sumamente difícil ponernos en su lugar y comprender la situación
objetivamente. La obesidad es una enfermedad crónica que se va
desarrollando durante años, por lo que muchos de los cambios a nivel
físico y psicológico no responden solamente a la falta de interés de
la persona en un momento dado, sino que se van gestando incluso mucho
antes de manifestarse.

Antes de llegar a la obesidad morbida, el enfermo recorrió un largo
camino en el que seguramente pasó por distintos estadios. Desde que
aparecen los primeros kilos de sobrepeso, la persona puede comenzar a
sentirse excluida por no responder a esos modelos sociales que tanto
atormentan a gran parte de la sociedad.

Es normal que empiece a manifestar su descontento con la imagen
corporal, incluso antes de padecer un gran sobrepeso. El papel que la
familia asuma ante estos primeros signos es muy importante. En
ocasiones la persona es subestimada e ignorada por sus familiares. El
sentir que "nadie me entiende", "no puedo confiar ni en mi familia",
"estoy solo", son pensamientos que no sólo contribuyen al aislamiento,
sino que también repercuten en la autoestima.

El rechazo hacia los otros lo llevará a tomar actitudes hostiles,
llegando incluso a la agresión verbal o física. Es importante recalcar
que el obeso no está molesto con los otros porque él es gordo, sino
que se siente impotente ante su situación y que los demás no lo
acompañan en un momento muy duro para él.

Es común que ese sentimiento de inferioridad convierta al obeso en
una persona difícil. Los familiares muchas veces se sienten
desconcertados, porque los problemas de relación más graves se dan con
las personas más allegadas. La frustración, la impotencia y la
desesperación son canalizadas a través del maltrato hacia sí mismo y
hacia los demás.

Ser tolerantes y no culpar es una de las mejores actitudes que
podemos tomar ante esta situación conflictiva. Estos problemas
disminuyen cuando la persona comienza a reconciliarse con su propio
cuerpo y a recuperar su salud. Por eso, cuando el paciente ha tomado
la decisión de pedir ayuda mediante un tratamiento que conjugue los
aspectos nutricionales y emocionales, acompañarlo durante el mismo, lo
ayudará a que pueda mantener su decision de cambio y continuar en el
camino hacia su peso real.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Lucha contra la ansiedad por comida

Muchas personas comen de manera compulsiva. Lo hacen practicamente de
forma automática, sabiendo que en el fondo no deberían hacerlo.
¿Porqué sucede esto? Porque si me propongo controlar mi dieta,
termino haciendo totalmente lo contrario?

------------------------------------
Por Claudia Durán, Médica Especialista en Nutrición
------------------------------------

Muchas personas se sienten desconformes con su físico. Perciben que
en ese camino, no están mejorando, sino que por el contrario, su peso
va en aumento. Probablemente, se digan a si mismas que comenzaran una
dieta para que el asunto no pase a mayores. Pero en el transcurso del
día, han comido una serie de cosas que no deberían comer, como
pasteles, un alfajor, caramelos, gaseosas, que pueden parecer pequeñas
cosas, pero no lo son.

Después de todo, un alfajor no me va a engordar un kilo. Pero aquí es
donde esta la clave. Estos actos, en apariencia, inofensivos, son los
que se acumulan a lo largo del tiempo. Esto mismo lo convierte en
repetitivo, lo que finalmente entra en nuestro subconsciente y se
convierte en un hábito. Y como todo hábito, este patrón de conducta se
vuelve automático, lo que nos impide "frenarnos".

Conscientemente muchas personas quieren dejar de comer tanto, pero al
mismo tiempo, lo hacen de todos modos. Su consciente quiere una cosa,
pero el inconsciente otra. Si tenemos en cuenta que es el inconsciente
el que gobierna la mayor parte de nuestra mente, ¿que orden cree que
ganará: el dejar de comer tanto o seguir comiendo por que nos gusta
simplemente?

Sin duda que esta "lucha" es un factor importante, pero no actúa
solo. La ansiedad también juega un rol importante, que sin duda viene
dado por situaciones como la descripta anteriormente. La ansiedad, es
un estado mental donde creamos realidades probables, generalmente
negativas de sucesos que aún no ocurren. También puede nacer a raíz
del que "deberíamos haber hecho" en ciertas situaciones, y que para
peor, no pueden ser cambiadas ya que no tenemos la facultad de
modificar el pasado. Como sea, la ansiedad tienen un denominador
común: Son problemas que sólo existen en nuestra mente.

El asunto es que esos problemas, que sólo existen en nuestra mente,
son para cada uno bastante reales. Cada persona vive sus dilemas de
manera muy concreta, ya que ha creado toda una serie de sucesos y
combinaciones mentales, que son absolutamente reales y posibles, pero
solo dentro de nuestra mente. Finalmente, muchas de las cosas que
esperamos, no suceden tal como se habían "planeado" en nuestro
cerebro.

Esto lo podemos extrapolar a la comida. Existen muchas personas con
sobrepeso, que comen solamente por ansiedad, que ha su vez está
producida por el sobrepeso u obesidad y entramos así en un circulo
vicioso. También puede darse el caso de que tengamos ansiedad frente
a situaciones limites como, por ejemplo, problemas laborales,
familiares, etc. En cuyo caso el mejor refugio es comer sin medida.

Con todo, el problema sigue radicando en nuestra mente. Puede parecer
absurdo para una persona que objetivamente tiene sobrepeso, pero ¿como
surgió esto? La respuesta es, desde nosotros mismos. Si no pudiéramos
ver nunca nuestro cuerpo, ¿como sabríamos que tenemos sobrepeso?

Seguimos alimentando la idea del sobrepeso una y otra vez en nuestra
cabeza, pero eso no eliminara el problema, todo lo contrario. Si, como
creemos firmemente, todo radica en nuestra mente, ¡entonces también
deberíamos tener el poder de cambiarlo a nuestro favor! La clave esta
en sustituir sus pensamientos actuales, por nuevos pensamientos sobre
lo que realmente se quiere.

En la ansiedad la persona se enfoca en lo que NO quiere. Por ejemplo:
si va a un restaurante, y el mozo se acerca a tomar su pedido, ¿que
hace? Lo más lógico es pedirle el plato que desea del menú. Sin
embargo, la mayoría de las personas se enfocan en lo que NO quieren.
Esto equivaldría a decirle al mozo el plato que no quiere. Esto seria
absurdo, ya que nunca tendría el plato que quiere realmente y dejaría
bastante confundido al mozo.

Como ve, el problema de la ansiedad al comer y no poder dejar de
hacerlo, radica en su mente. Eso quiere decir que debe asumir la TOTAL
responsabilidad por sí mismo y cambiar sus pensamientos hacia lo que
realmente quiere. Nadie puede pensar por nosotros. Es lo único que
realmente podemos controlar, nuestros propios pensamientos. Es la
tarea mas importante del ser humano: controlar su mente. La buena
noticia es que todos podemos hacerlo si lo queremos y lo intentamos.

Si quiere dejar de comer no puede seguir pensado "no voy a comer
tanto hoy". Si se fija, ese pensamiento refleja lo que NO quiere. En
el fondo le esta dando a su mente pensamientos sobre comida. Para su
mente la orden NO es ignorada por completo. Para ejemplificar esto, un
pequeño ejercicio. Imagine en su mente, una pequeña colina con un
árbol en la cima. Trate de imaginarlo lo mas detallado posible. Mire
sus hojas, la textura del tronco, sienta la brisa, el pasto, etc.
Ahora NO MIRE la manzana que esta en la copa del árbol. Es una
manzana roja, muy apetitosa, de color intenso, pero no la vaya a
mirar, NO MIRE la manzana del árbol.

Lo mas probable es que en su mente haya visto la manzana, por más que
le haya dicho que no la mirara. Si se fija la orden "NO", fue ignorada
completamente. Lo mismo ocurre cuando se come por ansiedad. Como
mencionamos anteriormente, la clave esta en sustituir los pensamientos
negativos por cosas que realmente quiere.

Quiere eliminar el sobrepeso, entonces debería plantearse declarar
cosas como, "me siento muy bien con mi cuerpo, por que estoy
saludable", o "cada día que pasa me acerco más al cuerpo que quiero".
Este tipo de pensamientos pone su mente a trabajar para alcanzar las
cosas que realmente desea. Otras cosas que puede hacer:

* Proponga metas realistas: No pretenda parecer modelo de pasarela
rápidamente. Su mente no lo creerá y sera una orden contradictoria.
Coloque pequeñas metas con una actitud positiva ante los resultados.

* Realice declaraciones positivas. Con esto nos referimos a
alimentar su mente con las cosas que quiere, y no con imagenes de lo
que no quiere.

* Medite. Esto es muy útil, ya que ayuda a acallar la mente y
enfocarla en sus metas. No es necesario que pase horas meditando.
Puede partir con pequeñas meditaciones de 5 minutos. Le ayudaran mucho

* Reemplace los productos con azúcar por fruta: Esto es muy
importante, ya que no sólo mejorara su salud, sino que calmara la
ansiedad por comer algo. Los productos procesados, rara vez provocan
la sensación de saciedad, en cambio los alimentos naturales satisfacen
su hambre rápidamente.

* Anote sus pensamientos frente a la ansiedad. Es muy útil llegar
a la raíz del problema. Puede comenzar escribiendo sobre como se
siente, cuando se da cuenta de que come por ansiedad más que por
necesidad. Escribir pequeños textos lo ayudara a identificar que es lo
que realmente le molesta y sustituir esos pensamientos por otros que
SI solucionen los problemas.

Somos lo únicos que podemos controlar nuestra mente. Si realmente
desea dejar de comer compulsivamente, entonces debe tomar la completa
responsabilidad por sus actos. Esto puede ser complicado, pero las
cosas no se simplificarán si no hace nada y sigue por el mismo camino.
Recuerde que la única locura es pensar que obtendrá resultados
positivos, haciendo las mismas cosas que no le han resultado.

martes, 11 de mayo de 2010

El ABC de los suplementos vitamínicos para niños

Por Anna Wilde Mathews para WSJ Americas

Cuando Natasha Solis-Ramos le preguntó al pediatra de su hija sobre la dieta de su bebé de 18 meses, el médico le dijo que no se preocupara de que la activa pequeña comiera sólo porciones escasas de carne y otras fuentes de proteína.

De todos modos, Solís-Ramos se preocupó, y decidió comenzar a darle a la niña un multivitamínico masticable. Pronto, planea agregar un suplemento de aceite de hígado de bacalao que contiene ácidos grasos omega-3. "Se supone que es realmente bueno, así que no veo qué mal puede causar", afirma Solís-Ramos, de 29 años, una corredora de futuros en Chicago.

Los estadounidenses han estado consumiendo cantidades cada vez mayores de suplementos dietarios en los últimos años, y ahora sus hijos comienzan a hacer lo mismo. Las ventas de suplementos para niños se estimaron en US$1.100 millones en 2008, el primer año que se llevó la cuenta de ese tipo de ventas, y los multivitamínicos fueron la categoría más popular, según la revista Nutrition Business Journal. La publicación afirma que las ventas crecen entre 4% y 6% anual, y que las empresas están lanzando una variedad de productos nuevos.

[Vitamina P] wsj

La buena nutrición es particularmente importante durante la niñez y la adolescencia, cuando los cuerpos jóvenes crecen con rapidez. De todos modos, algunos pediatras afirman que el crecimiento de las ventas de suplementos sugiere que los padres podrían estar dándoles demasiadas píldoras al día a los niños. Algunos suplementos tomados en dosis excesivas, como vitamina A, pueden ser peligrosos. Los beneficios para los niños de otros, como ácidos grasos omega-3, en ocasiones han sido exagerados. Tanto la Academia de Pediatría Estadounidense y la Asociación Dietética Estadounidense afirman que la nutrición se adquiere mejor a través de alimentos, y el uso rutinario de vitaminas no es necesario si los niños tienen una dieta buena y variada.

Duffy MacKay, un vicepresidente del Consejo para la Nutrición Responsable, un grupo de fabricantes de suplementos, afirma que la mayoría de los niños de entre 2 y 18 años probablemente debería tomar multivitamínicos porque los niños generalmente no cumplen con las recomendaciones nutricionales sólo a través de la comida. La mayoría de las vitaminas para niños están formuladas para proveer menos que los valores diarios recomendados de muchos nutrientes, para permitir que los niños satisfagan algunas de sus necesidades a través de otras fuentes, afirma.

Algunos nutrientes, como el calcio y el hierro, tienden a ser absorbidos mejor de ciertos alimentos que de los suplementos, debido a la forma en que ocurren, afirma Dennis Bier, director del Centro de Investigación de Nutrición Infantil del Departamento de Agricultura de EE.UU. en la Universidad de Medicina Baylor en Houston. El especialista sostiene que los alimentos también "proveen de una variedad de otros nutrientes conocidos y desconocidos", más allá de los que se suelen encontrar en vitaminas. Los Lineamientos Dietarios de EE.UU. señalan que los alimentos tienen sustancias como carotenoides y flavonoides, así como inhibidores de enzimas que podrían ayudar a prevenir enfermedades crónicas.

Sandra Collins, de 42 años, que tiene tres hijos y vive en Berkeley, California, afirma que prefiere que sus niños obtengan sus nutrientes a través de la comida. A sus hijos mayor y del medio, ahora de 9 y 7 años, inicialmente les dio multivitaminas y otros suplementos, incluido un extracto de un fruto rojo que se suponía que ayudaría a impulsar su inmunidad durante la temporada de gripe.

Cuando los niños comenzaron a decir que sabía a feo, dejó de dárselos. Y no le ha dado suplementos a su niño menor, de 2 años. En cambio, se esfuerza para asegurarse de que sus hijos obtengan una mezcla de vegetales y carnes, y que pasen algo de tiempo bajo el sol para incorporar vitamina D. "Quería que fuera comida de base más orgánica, en lugar de a base de suplementos", afirma Collins, una profesora de historia asistente en la Universidad Chico State.

Para los niños que no comen de todo, cierto uso de multivitaminas infantiles puede tener sentido para llenar brechas en la nutrición, indican los médicos. Los niños a veces no alcanzan las cantidades recomendadas de ciertos nutrientes esenciales, incluidos el potasio, el magnesio y la vitamina E, así como la fibra, porque a menudo no comen la suficiente cantidad de frutas, vegetales y granos enteros, afirman los nutricionistas. El calcio también es un problema frecuente, en particular para niñas preadolescentes y adolescentes, quienes lo necesitan para ayudar a fortalecer sus huesos, mientras los bebés que toman leche materna pueden necesitar hierro antes de comenzar a ingerir alimentos sólidos.

sábado, 8 de mayo de 2010

Haciendo pruebas con Ping.fm para hacer posts m�ltiples.

miércoles, 5 de mayo de 2010

TAREA DEL MEDICO NUTRICIONISTA Y EL PACIENTE CON SOBREPESO

Reconocer que se tiene una dificultad, pedir ayuda y aceptar el
acompañamiento profesional son los pasos indispensables para iniciar
la recuperación.
--------------------------------------------------------------

Por Claudia Durán, Médica especialista en Nutrición

--------------------------------------------------------------

El counseling nutricional tiene que ver con la experiencia de un
profesional para acompañar al paciente obeso o con desórdenes
alimentarios, en su proceso de recuperación.

No se trata simplemente de proveer un plan de alimentación
hipocalórico, sino de establecer una verdadera relación terapéutica,
un lazo con el paciente, que constituya el soporte necesario para
impulsar el cambio.

Esto, tiene que ver con el hecho que muchas veces, las personas obesas
"saben" qué tienen que comer y qué no, pero no pueden ponerlo en
práctica.

Para lograrlo, deberán confrontarse con sus creencias irracionales, o
mitos culturales que en muchos casos son erróneos tales como "para
bajar de peso hay que hacer pocas comidas al día" o "todos los cambios
deben hacerse de una vez" o "si no se logra en el primer intento se
trata de un fracaso" o "no puedo hacerlo".

El médico nutricionista, acompañará al paciente para encontrar vías de
canalización de las emociones que no sean autodestructivas, como la
del atracón o la del trastorno alimentario.


La persona que se compromete con un cambio en su estilo de vida,
comienza a redistribuir sus tiempos, organiza el trabajo y la vida
diaria de manera diferente, revisa su orden de prioridades y aprende a
decir no, cuando la demanda que recibe es excesiva.

El sedentarismo es una de las áreas de cambio. Una persona que
incorpora el movimiento a su vida cotidiana tiene mayor probabilidad
de recuperación que aquella que apuesta sólo al cambio alimentario.

Otra actitud que se trabaja, es el grado de autoexigencia. Las
personas con características de personalidad rígidas poseen
pensamientos de tipo polar (todo o nada, blanco o negro). Les resulta
difícil incorporar un plan de alimentación más flexible, que no
constituya una dieta en el sentido estricto del término.

Ayudar a incorporar un pensamiento con mayor flexibilidad, constituye
una vía fértil para modificar conductas.

Todo proceso de tratamiento individual es efectivo, cuando el
profesional logra comprometer al paciente en el cambio, reforzando el
compromiso con el tratamiento.

Se abarcan diferentes temas que incluyen: información sobre
nutrición, actividad física y las conductas compulsivas, beneficios
del movimiento, efectos del estrés en el estilo de vida, entre otros.

El paciente encuentra de este modo un espacio donde puede hablar de
las dificultades que se le presentan para lograr una alimentación
equilibrada, compartiendo experiencias, emociones y logros.

Cuando una persona desea recuperarse, deberá emprender un proceso
profundo de cambio, que incluya una reeducación alimentaria, trabajar
la imágen corporal, la relación con la comida, modificar creencias y
actitudes o sortear barreras físicas y mentales.

Por lo general, los pacientes llegan a la consulta con una larga
trayectoria de intentos para bajar de peso. Ya han entrado y salido de
varias dietas, en muchos casos con resultados positivos pero no con
cambios perdurables y sostenibles en el tiempo.

Son muchas las ocasiones en las que la decisión de bajar de peso
resulta de haberse confrontado con otras patologías asociadas a la
obesidad. Un pico de hipertensión arterial, una glucosa alterada, una
patología lumbar, constituyen señales del cuerpo que ya no pueden ser
ignoradas.

Seguramente el cuerpo emitió mensajes antes pero la persona los
ignoró, no escuchó con suficiente atención o simplemente jamás se le
ocurrió que podrían estar asociados al sobrepeso.

El médico nutricionista es quien conducirá al paciente a conocer y
develar las razones por las que ha sostenido en el tiempo el grado de
insatisfacción que produce el sobrepeso.

Confrontará al paciente con aquellas cosas que se esconden tras el
sobrepeso, estimulará las fortalezas y trabajará para revisar las
debilidades.

Reconocer que tienen una dificultad, pedir ayuda y aceptar el
acompañamiento profesional, son pasos iniciales muy importantes en la
recuperación.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.