lunes, 7 de diciembre de 2009

Obesidad infantil, epidemia en México

Durante el Seminario “Resultados de Nutrición de la ENSANUT-2006: Presentación de Número Especial publicado en Salud Pública de México”, el doctor Bernardo Hernández, director de Salud Reproductiva del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del INSP, explicó que la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud 2006 (Ensanut 2006) fue levantada bajo la coordinación del INSP y sigue la secuencia de encuestas nacionales de Nutrición (1988 y 1999) y de Salud (2000).

A partir de la referida encuesta se han realizado diversos trabajos de investigación que han sido publicados en el Número Especial de la Revista Salud Pública de México.

En este contexto, se dieron a conocer algunos de esos materiales a través de ponencias. La doctora Teresita González de Cossío, del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS), abordó las referencias antropométricas utilizadas para estimar prevalencias de mala nutrición, así como el crecimiento de los niños alimentados al seno y las diferencias entre las dos estimaciones, durante su ponencia “Malnutrición del niño mexicano en las últimas dos décadas: prevalencias estimadas con los estándares de crecimiento de la OMS-2006”.

Al respecto, recomendó el uso de los nuevos estándares de crecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por ser de naturaleza normativos, y advirtió que las estimaciones de la prevalencia de la mala nutrición en preescolares mexicanos, publicadas hasta ahora, estaban levemente subestimadas. “La desnutrición –dijo– ha disminuido, pero sigue siendo el problema de malnutrición más importante en la edad preescolar”. El sobrepeso ha aumentado 30 por ciento en el preescolar en las últimas dos décadas, y la emaciación en la infancia temprana no ha dejado de ser un problema de salud pública, lo cual es resultado de la desprotección de la lactancia materna, por un lado, y de una alimentación complementaria inadecuada, por el otro.

El doctor Salvador Villalpando, director de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición, por su parte, señaló que la anemia fue la deficiencia nutricia más frecuente y grave en la Encuesta Nacional de Nutrición de 1999. “Si bien la anemia en menores de 2 años ha disminuido, sigue siendo inaceptablemente alta”, advirtió.

Luego de señalar que la disminución más notable ocurrió en niños de niveles socioeconómicos medio y bajo, así como en indígenas, el doctor Villalpando destacó la urgencia de llevar a cabo medidas que conduzcan a reducir en al menos 50 por ciento más la anemia en niños menores de 2 años y escolares de los estados con prevalencias críticamente altas.

La maestra Sonia Rodríguez, por su parte, señaló que México atraviesa por una transición nutricional y epidemiológica, cuyos principales determinantes son la mala calidad de la dieta y la baja actividad física.

“Es imperativo desarrollar estrategias dietéticas que contribuyan al control y prevención de los problemas de nutrición”, advirtió durante su ponencia “Ingestión de energía y nutrimentos en adolescentes mexicanos: Análisis de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006”. En el caso de los adolescentes, es necesario cubrir sus requerimientos de nutrimentos, así como fomentar hábitos de alimentación que prevengan enfermedades crónicas en la vida adulta.

La doctora Anabelle Bonvecchio, investigadora del CINyS, habló del proyecto “Tendencias de Sobrepeso y Obesidad en Niños Mexicanos de 2 a 18 años. 1988-2006”, cuyo objetivo fue describir las prevalencias de Sobrepeso Obesidad (SP/O) en niños y adolescentes mexicanos dentro de ese grupo de edad, así como comparar las tendencias de las prevalencias de SP/O en niños y adolescentes mexicanos entre 1988 y 2006, en el ámbito nacional y por subgrupos relevantes de población.

Al respecto, señaló que “la epidemia de obesidad afecta a los niños de todas las edades, regiones, nivel socioeconómico, área (rural y urbano) y condición étnica, y que esta tendencia va en aumento, particularmente en escolares y adolescentes de todos los subgrupos de población. “El sobrepeso en edad escolar –concluyó– precede a la obesidad durante la adolescencia.”

El experto Simón Barquera, director de Epidemiología Nutricional del CINyS, presentó su artículo sobre “Obesidad y adiposidad central en adultos Mexicanos: resultados de la ENSANUT 2006”, en el que expone que alrededor de siete de cada 10 adultos padecen sobrepeso u obesidad en México. La obesidad mórbida, sin embargo, aumentó 45 por ciento en mujeres y 22 por ciento en hombres en los últimos 6 años. “La obesidad es el factor modificable más importante para la prevención de enfermedades crónicas. Sin embargo, su control es complejo y requiere de acciones multisectoriales coordinadas por la Secretaría de Salud pero que involucran a toda la sociedad”, concluyó.

En el mismo contexto –según lo dio a conocer el INSP–, el doctor Juan Rivera Dommarco, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del INSP, en su ponencia “Diseño de las tres encuestas Nacionales probabilísticas de Nutrición en México”, destacó los cambios introducidos en los programas de nutrición a partir de finales de la década de 1990 (como el Programa Oportunidades), entre los que destacan: focalización en familias pobres de zonas rurales, niños menores de 2 años y mujeres embarazadas y durante lactancia; alimentos distribuidos (alimentos complementarios enriquecidos y diseñados específicamente para menores de dos años); mayor énfasis en componente educativo; coordinación de programas y acciones; integralidad en acciones, y componente de evaluación.

De acuerdo con la información del INSP, dicho investigador destacó que la desnutrición ha descendido de manera importante en las últimas dos décadas. La reducción fue mayor en los últimos diez años, particularmente entre los más pobres, contribuyendo a reducir la inequidad.

“Sin embargo –dijo– persisten prevalencias elevadas en la zonas rurales, la población indígena y los niveles socioeconómicos más bajos.” El aumento en el número de pobres entre 2006 y 2008 y la crisis financiera global podrían empeorar las condiciones de nutrición de los pobres, advirtió.

Para erradicar la desnutrición en México, es necesario aplicar las intervenciones de probada eficacia existentes e implementarlas utilizando las mejores prácticas. Asimismo, deben emprenderse de manera simultánea, acciones dirigidas al logro de crecimiento económico sostenido, con políticas distributivas y programas de desarrollo social que disminuyan la inequidad y la pobreza.

En ese sentido, refirió que “las intervenciones en nutrición durante el periodo formativo de la gestación a los primeros dos años de vida es una de las inversiones más efectivas para mejorar la salud y el desarrollo de capital humano y para interrumpir el ciclo intergeneracional de la pobreza”, concluyó.

Mueren 30 personas al día derivado de la obesidad

En el Estado de México mueren al día 30 personas por diabetes o bien enfermedades relacionadas con la obesidad; tan sólo en 2008 en la entidad se registraron 4 mil 236 decesos por dicha enfermedad.

Actualmente la Secretaría estatal de salud trata a 56 mil mexiquenses con diabetes, no obstante de estos sólo el 35 por ciento está bien tratado, puesto que el resto no acude a consulta ni toma medicamento hasta que su salud se deteriora.

El delegado del IMSS, Israel Raymundo Gallardo Sevilla reconoció que el año pasado se gastaron 700 millones de pesos en medicamentos por padecimientos relacionados con la enfermedad como diabetes e hipertensión, mientras que para el presente se tiene registro de 800 millones.

El funcionario precisó que en las clínicas del IMSS se tienen, hasta el momento, 5 mil personas inscritas el programa “Vamos por más”, que buscan reducir el peso, aunque la intención es que cada vez se sumen más mexiquenses a fin de evitar que en la entidad la obesidad acabe con más habitantes.

El subdirector de la Secretaría de Salud de la entidad y director del Instituto en la materia, Gabriel O’Shea Cuevas, precisó que la diabetes ocupa el primer lugar de muertes en la entidad más poblada del país y el noveno a nivel nacional, “aunque le puedo asegurar que en un par de años podríamos ocupar el séptimo lugar”.

Enfatizó que a nivel nacional se suman año con año 400 mil diabéticos, lo que se debe principalmente a los altos índices de obesidad.

“Es lamentable que muchos mexicanos sigan sin acudir a sus consultas; hasta que no sienten que ven borroso o que su salud está mermada, deciden regresar con sus médicos, lo cual empeora la situación”.

Al cuestionar si las acciones que se han tomado para combatir la obesidad han resultado ser insuficientes, el sub secretario estatal de Salud mencionó que la diabetes es el reflejo del descuido de las personas.

Tan es así que insistió en señalar que la diabetes encabeza la lista de las enfermedades crónico-degenerativas.

Dijo que de enero del presente año a la fecha, se han llevado a cabo un millón 300 detecciones de enfermedades crónico-degenerativas y 34 por ciento es de diabetes.

Finalmente el funcionario reconoció que 70 por ciento de los enfermos de diabetes habitan en zona urbana y el resto en zonas rurales.

El rebrote de influenza

Por Once TV / Noticias

Llegó para quedarse. Desde abril pasado a la fecha mantiene al mundo en alerta. se trata de la pandemia del virus de influenza A (H1N1). En México, autoridades del sector salud siguen su evolución ante el aumento de casos esperado para la temporada invernal. Actualmente la tercera ola del virus está presente.

“Habría que estar atentos para ver qué cepa es la que lo pudiera dar, de antemano, se puede anticipar que habría un incremento de influenza en la temporada invernal, como lo hay todos los años, ahora, lo que habrá que estar atentos es a ver si es por esta nueva cepa, la A H1N1 nueva, o si es por las estacionales normales, habrá que dar seguimiento puntual de como ocurre”, comentó Pablo Kuri, epidemiólogo de la Secretaría de Salud.

Las bajas temperaturas y el clima lluvioso aumentan la incidencia de esta nueva enfermedad. En octubre se registraron 20 mil 437 contagios, el pico más alto desde la contingencia de abril, cuando sumaron 27 mil 410 nuevos casos. Las autoridades esperaban lo inevitable: una mutación del virus AH1N1

“La parte del virus que ha mutado no afecta, ni es su gravedad, ni es su resistencia, ya había habido unos pequeños cambios en el genoma del virus, pero estos no inciden, porque hemos visto que en México con estos dos cambios, con estos dos tipos de virus, vamos, del mismo paciente que evolucionaron perfectamente bien”, dijo José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Salud, el 23 de noviembre de 2009.

“A pesar de que éste es un virus que ha demostrado no ser tan virulento como se esperaba al principio, no hay que aflojarle de aquí hasta que esta situación no se vuelva a repetir. Durante esta temporada, además, estamos esperando que el virus mute y la mutación del virus puede ser para bien o para mal, puede mutar y ser un virus menos agresivo”, expresó Enrique Goldbard, investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“La influenza se volvió una enfermedad prevenible y curable y ¿de qué depende la prevención?, pues depende de que la gente actué corresponsablemente y si estamos ante una enfermedad tenemos primero: no automedicarnos y dos: acudir a recibir la atención, de ello depende la vida y no exagero, la muerte de la gente”, manifestó Armando Ahued Ortega, secretario de Salud del DF, el 2 de noviembre de2009.

Para este escenario México adquirió un lote de 30 millones de vacunas contra la influenza A H1N1.

El pasado 23 de noviembre se recibieron las primeras 865 mil dosis provenientes de dos laboratorios europeos y que ya se aplican en ese continente y en Estados Unidos. En México en la primera etapa personal médico, mujeres embarazadas en el tercer trimestre.

Su aplicación será gratuita en los centros de salud, clínicas y hospitales del sector público en todo el país. En este momento la iniciativa privada no podrá aplicar esta vacuna porque no cuenta con ella.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.