lunes, 16 de noviembre de 2009

Inseguridad alimenta obesidad infantil

Por Laura Toribio, para Excélsior

La inseguridad también influye en la obesidad infantil, pues la delincuencia ha orillado a que los niños dejen los parques y se queden en casa, prácticamente sin actividad física.

Son niños que cambiaron los columpios y las resbaladillas por los videojuegos, es decir, que sustituyeron la habilidad de correr y saltar por la de sólo mover los dedos frente a una pantalla.

Rocío Herrera, endocrinóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explicó que además de los malos hábitos alimenticios, la falta de ejercicio ha provocado que nuestro país ocupe el primer lugar en obesidad
infantil.

Y dijo, que, en parte, los niños han dejado la actividad física por la inseguridad en las calles.

En entrevista, la especialista advirtió que al quedarse en casa los niños ven más horas la televisión, por lo que la posibilidad de convertirse en menores con obesidad o sobrepeso está latente.

Excélsior publicó el pasado viernes que la obesidad, a su vez, es un factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo dos en infantes, una enfermedad que antes se creía sólo de adultos y que sin un control adecuado puede causar que lleguen a su vida adulta ciegos o amputados.

Pero los niños obesos no sólo corren el peligro de convertirse en diabéticos, sino en pequeños hipertensos, con hígado graso o síndrome metabólico.

“La obesidad resulta en males degenerativos como la diabetes tipo dos, hipertensión arterial y daño en el riñón, entre otras enfermedades no curables. En México existen en promedio 6.5 millones de diabéticos desde los 20 años de edad”, detalló Rocío Herrera.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006 muestra que 26% de los escolares tienen sobrepeso u obesidad, es decir, un incremento de alrededor de 40% en siete años.

En este contexto, la especialista del IMSS recomendó a los padres de familia llevar a sus hijos al doctor por lo menos dos veces al año para medir peso y talla, ya que durante los primeros años de vida sólo asisten a un consultorio, sobre todo cuando los menores tienen gripe.

En esos años los infantes que inician con sobrepeso se escapan de las manos de los especialistas y llegan a ser atendidos hasta que tienen ocho o nueve años, cuando su problema de obesidad es evidente.

El déficit en vitamina D y los bajos niveles de estrógeno aumentan el riesgo cardiovascular

Las carencias en vitamina D y los bajos niveles de estrógeno son factores de riesgo independientes del endurecimiento y estrechamiento de las arterias y la debilitación de los huesos, según un estudio de las Instituciones Médicas Johns Hopkins que se ha hecho público durante la reunión anual de la Asociación Cardiaca Americana que se celebra estos días en Orlando (Estados Unidos).

El estudio supone la primera evidencia en hombres de que los efectos perjudiciales a largo plazo de la carencia de vitamina D están amplificados por los niveles más bajos de estrógeno pero no de la testosterona.

La vitamina D es un elemento esencial para mantener sano el organismo y puede obtenerse a través de alimentos fortificados como la leche y los cereales y mediante la exposición a la luz solar. Los niveles en sangre de menos de 20 nanogramos por mililitro o menos de vitamina D se consideran perjudiciales para la salud.

Según explica Erin Michos, responsable del estudio, "nuestros resultados confirman un vínculo largamente sospechado y sugiere que los suplementos de vitamina D, que ya son prescritos para tratar la osteoporosis, podrían también ser útiles para prevenir la enfermedad cardiaca".

En los hombres del estudio se midieron los niveles hormonales en las dos formas en las testosterona y estrógenos se encuentran en la sangre, cuando circulan libres o cuando se unen a una proteína conocida como globulina de unión a las hormonas sexuales o SHBG, según sus siglas en inglés.

Los resultados iniciales no mostraron vinculación entre la carencia de vitamina D y los menores niveles de estas hormonas en sangre. Además, a pesar de descubrir una relación perjudicial entre los niveles bajos de testosterona y las tasas de enfermedad cardiaca, ictus e hipertensión así como la osteopenia en hombres, los investigadores descubrieron que esto era independiente de las carencias en vitamina D.

Sin embargo, cuando los investigadores compararon las tasas de estrógenos con los niveles de SHBG descubrieron que las tasas de ambas enfermedades, sobre todo la osteopenia, la fase inicial de la osteoporosis, era superior cuando tanto los niveles de estrógenos como de vitamina D eran bajos.

Por cada unidad menos en las tasas de estrógeno y SHBG, los hombres con bajo nivel de vitamina D mostraban un 89 por ciento más de osteopenia pero aquellos con niveles suficientes de vitamina D tenían un 64 por ciento. Utilizando la misma medida de niveles de estrógenos, los hombres con poca vitamina D tenían también un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, un 12 por ciento, en comparación con aquellos con niveles adecuados de la vitamina, un 1 por ciento.

"Estos resultados refuerzan el mensaje de lo importante que son las cantidades adecuadas de vitamina D para la salud ósea y que el riesgo de un hombre de desarrollar osteoporosis y enfermedad cardiaca depende de una compleja interacción entre las posibles carencias de vitaminas y las hormonas sexuales, en particular el estrógeno", concluye Michos.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.