jueves, 10 de diciembre de 2009

"No Hunger", la película que piden que dirija Al Gore

Cambiar los hábitos, la clave para "salvar" a los niños de la obesidad

De un tiempo a esta parte, se habla de la obesidad como una epidemia. Y lo cierto es que no es de esas enfermedades que se contagian por contacto físico, o porque alguien estornude al lado nuestro, o por no lavarse correctamente las manos. No. La obesidad se transmite de generación en generación junto con los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo.

Así es que la doctora Ana Jufe (MN 74310) definió la obesidad como "una enfermedad que se caracteriza por tener exceso de peso a expensas de exceso de tejido adiposo. Sobre todo es importante la obesidad como enfermedad cuando el exceso de tejido tiene localización abdominal".

El doctor Julio Cukier (MN 33127) detalló a Infobae.com que en una consulta clínica es posible detectar "si hay alguna predisposición genética o causa orgánica en el niño" que tienda a la enfermedad, al tiempo que remarcó que "la obesidad en sí misma produce alteraciones clínicas y de laboratorio que se deben evaluar". "Una de ellas es la resistencia a la insulina que padecen los niños con sobrepeso, cuyos niveles de insulina son altos debido a su alta ingesta de hidratos de carbono", ejemplificó.

Jufe explicó que "hay diferentes métodos para cuantificar la obesidad". "En niños se usa el Índice de Masa Corporal (IMC) persentilado, esto es hacer peso (en kilos) dividido altura (en centímetros) al cuadrado", detalló y agregó: "Eso da un número que se ubica en una tabla y se considera sobrepeso, por ejemplo en varones, cuando el IMC en esa tabla da entre 85 y 95, y obesidad cuando da mayor de 95; lo ideal es 50".

Según ella, hay que diferenciar obesidad secundaria y otras enfermedades, que son muy infrecuentes (entre el 1 y2% de los casos), como la causada por el exceso de corticoides o hipotiroidismo, del resto, que es "la obesidad común o no definida".

Este último tipo "tiene muchas veces una base genética, pero eso es cada vez menos porque lo que hay en la actualidad es una epidemia de obesidad, que en los niños tiene como causante un desbalance entre el gasto energético y el ingreso energético. Se comen más calorías de las que se gastan. Y eso tiene que ver con mala alimentación rica en grasas e hidratos y sedentarismo".

El pediatra contó que la edad en la que aparece la necesidad de consultar por exceso de peso en los niños es a partir de los 10, 11, 12 años y en la adolescencia. "Esto es porque se sienten discriminados, lo que genera que se sientan mal, eso les causa ansiedad y por ende comen más", aseguró.

A lo que agregó que "los padres tampoco conocen los mecanismos para controlar el aporte calórico; desconocen qué pueden cocinar o cómo hacer para que el chico coma cosas de menor valor calórico".

Cómo tratarlos
Los profesionales dirigen el Centro de Obesidad Infantil y Adolescente, donde, en grupos y guiados por un equipo interdisciplinario, apuntan a lograr un cambio de hábito en niños y adolescentes con exceso de peso, para evitar que se conviertan en futuros obesos.

La médica nutricionista explicó que "la intención es abocar a ese niño/adolescente en un grupo de pares con características similares". Y detalló: "Después de una entrevista con la nutricionista y una vez logrado el diagnóstico, les entregamos un plan de alimentación con asesoramiento a los padres, que se adecua a las actividades del chico y varía según los resultados que vamos viendo".

Así, en reuniones grupales semanales les controlan el peso y, mediante charlas, se interiorizan acerca de cómo transcurrió la semana: "Qué les salió, qué no (de las pautas dadas) y nos anticipamos a los días por venir, por ejemplo, si el 'problema' estuvo en que se tentaron en el recreo les damos técnicas para resolverlo", contó Jufe, para quien "el beneficio de trabajar en grupo está en que ven que no están solos y que a otros les pasa lo mismo".

Asimismo, el centro cuenta con una "mini" sala de gimnasia, donde al menos una vez por semana, cada chico toma una clase de actividad física con un profesor de educación física especializado.

"También les proponemos que la ingesta que les toque antes o después de la actividad del grupo la hagan acá (en el centro) para que podamos corregirles opciones de comida, ya sea el almuerzo o la merienda", dijo Jufe.

El tratamiento incluye, en los casos que así lo requieran, apoyo psicológico, si los profesionales detectan que hay alguna situación concomitante al peso -como ansiedad generalizada, o crisis familiar por algún otro tema.

El objetivo: cambiar hábitos
Consultado acerca de cómo logran que un niño o adolescente no "caiga" en las innumerables tentaciones de dulces que los acechan a diario, el doctor Cukier destacó que "las tentaciones van a existir siempre, pero la idea es que el chico tome conciencia y que los padres organicen una alimentación diferente".

"Antes el factor genético tenía más relevancia a la hora de hablar de obesidad, pero hoy se sabe que cuanto uno antes empiece a cambiar los hábitos de alimentación, menores serán la frecuencia de obesidad y los riesgos", consideró el profesional.

Así es que -según el pediatra- "si uno deja evolucionar los malos hábitos, un gran porcentaje de chicos con sobrepeso termina siendo obeso".

Cukier destacó que el tratamiento "no es rápido".

"Hay quienes hacen que un chico baje 10 kilos en dos meses y eso no sirve, además de que está demostrado que el aporte calórico muy bajo ocasiona males por sí mismo, si no se modifican hábitos, nada se logrará a largo plazo", subrayó el médico, quien destacó: "Nosotros tenemos un objetivo final, pero preferimos que el chico tome conciencia progresivamente y eso es más frecuente de lo que uno cree; los chicos cuando ven resultados se entusiasman con el proceso".

Así y todo, son inevitables los altibajos. "Una cosa muy frecuente es que se desilusionen si suben un poco de peso", remarcó Cukier, para quien, dado que el tratamiento "no es lineal", lo ideal es explicarles desde el comienzo las reglas: "Decirles que van a bajar despacio, que van a tener menos hambre, que hagan colaciones de poco aporte calórico, pero nunca le sacamos la comida, no hay nada que esté prohibido".

Básicamente, esto se debe a que los menores se encuentran en pleno proceso de desarrollo por lo que "la idea es no desnutrirlos porque si no el crecimiento es menor. El objetivo es reducir volumen y cantidades de porciones".

"Nuestro trabajo tiene que ver con algo que es progresivo, que no busca generar otra enfermedad que tiene que ver con el aporte calórico muy bajo. Hay pruebas que demuestran que un aporte calórico de un adulto de 650 calorías genera un descenso de peso brusco pero después se estabiliza porque el organismo se acostumbra a ahorrar calorías y, además, se pueden enfermar. Con los chicos pasa algo igual, con el aditamento de que esto es intolerable porque el período de crecimiento se pierde", recalcó.

En ese sentido, la doctora Jufe explicó que "el cambio de hábito requiere tiempo y repetición de la enseñanza, como todo aprendizaje".

"El chico tiene que sentir que puede venir aunque haya comido mal esa semana y uno le va a dar nuevas técnicas para que trate de controlarse, para pensar en los beneficios de no comer eso que quiere", dijo.

Cukier puntualizó que la primera parte del tratamiento "es de mucha cotidianeidad": incluye llamados telefónicos, mail y hasta sms, en los que los chicos consultan si se tientan con algo y los médicos les indican por qué pueden cambiarlo.

"Una vez que llegan al objetivo vienen cada 15 días, un mes, tres meses. Cada vez se aleja más el tiempo de venir porque a medida que pasa el tiempo tienen más control de la situación", aseguró el profesional, quien explicó esto en el hecho de que "el sobrepeso es adictivo. Si se comen hidratos de carbono, cada vez se quieren más, pero si uno consigue que durante un tiempo la cantidad de hidratos sea menor, el chico tendrá menos hambre y ellos se dan cuenta de eso".

Si bien -en palabras de Cukier- el objetivo del trabajo es lento, llega el momento de la cura. "Las enfermedades, si no se curan, se repiten permanentemente", aseguró.

Beber eleva un 30% el riesgo de recurrencia del cáncer de mama

Según explica Marilyn L. Kwan, responsable del estudio, "las mujeres diagnosticadas antes con cáncer de mama debería considerar limitar su consumo de alcohol a menos de tres bebidas por semana, en especial a las mujeres postmenopáusicas y con sobrepeso u obesidad".

Los científicos examinaron los efectos de alcohol sobre la recurrencia del cáncer y la mortalidad en el Estudio Epidemiológico de Vida después del Cáncer, un estudio prospectivo de 1.897 supervivientes de cáncer de mama diagnosticados con cáncer de mama invasivo en fase inicial entre 1997 y 2000.

Los investigadores reclutaron a participantes del registro del cáncer de Kaiser Permanente en California del Norte y compararon la recurrencia del cáncer en mujeres previamente diagnosticadas con cáncer de mama que bebían con un grupo de referencia de mujeres también diagnosticadas con la enfermedad pero que no consumían alcohol.

Los autores utilizaron un cuestionario para documentar la información sobre vino, cerveza y consumo de licor durante el año anterior. Cada año, las participantes también completaron información sobre su salud, incluyendo recurrencia del cáncer de mama, que se verificó con sus registros médicos.

Tras ocho años de seguimiento, los científicos descubrieron que 349 recurrencias del cáncer y 332 muertes por el cáncer y otras causas. Entre las bebedoras, el vino era la elección más popular, seguido de los licores y la cerveza.

El mayor riesgo de recurrencia parecía ser mayor entre los participantes que eran postmenopáusicas y sobrepeso u obesidad, y estaba presente de manera independiente al alcohol. El consumo de alcohol no se asociaba con la mortalidad global.

"Estos resultados pueden ayudar a las mujeres a realizar más decisiones informadas sobre su estilo de vida después de un diagnóstico de cáncer de mama", señala Kwan.

La investigadora añade que estos descubrimientos deberían confirmarse con más investigación debido a que pocos estudios se han dirigido a la influencia del alcohol sobre la progresión del cáncer de mama y el mayor riesgo de recurrencia se observó sólo en algunos subgrupos.

La obsesiva gordura

Por Silvia Ojanguren, para El Universal

Al problema de los kilos de más se le dan diferentes nombres, pero bajo cualquiera es una verdadera amenaza

La obesidad mina la vida, causa estragos a quien la padece y en muchas ocasiones provoca que la gente busque curas mágicas con charlatanes o consumiendo productos milagro que, a la larga no dan otro resultado que el adelgazamiento de su cartera. Esa es parte de la experiencia de Mary Carmen Huachin, una mujer que de pronto comenzó a subir de peso y a tratar de eliminar la sobrecarga.

Ella notó que la ropa no le quedaba, se sentía cansada, y empezó a sufrir várices y experimentaba calambres en las piernas. La situación deterioró su ánimo y constantemente se sentía triste e irritable.



Una historia más

Mary Carmen es una de entre 70 millones de mexicanos que sufren el impacto negativo del exceso de peso, gente que ve afectada su autoestima y con el tiempo la salud, nos dice la médico bariatra Elizabeth Rodríguez García, directora del Consejo para Manejo y Prevención de la Obesidad.

La gordura es el principio de un mal camino, ocasiona silenciosamente problemas como hipertensión, padecimientos cardiovasculares, diabetes, accidente cerebrovascular, daño en los riñones, así como un alto riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

Estudios de universidades estadounidenses de California y Pittsburgh revelan que la obesidad incrementa el riesgo de padecer Alzheimer, ya que los pacientes tienen menos tejido cerebral que el resto de las personas de la misma edad.

La especialista señala que los trastornos sufridos por el organismo debido a la obesidad y el sobrepeso se deben a que las células adiposas envían señales que inflaman las células que recubren el interior de los vasos sanguíneos (endotelio), favoreciendo que en éstos se depositen los excedentes de colesterol y triglicéridos consumidos.

Lo que generalmente preocupa al paciente con sobrepeso u obesidad es lo que ve frente al espejo: una figura que le desagrada, rechazo que le ocasiona trastornos emocionales como depresión, baja autoestima, frustración, ansiedad y aislamiento, indica la médico bariatra.



Trampas de la fe

“Los daños emocionales causan en el paciente un deseo por eliminar rápidamente el exceso de peso, por lo que suelen recurrir a ‘terapias’ o ‘fármacos milagro’ que prometen acabar con el problema en poco tiempo y los cuales pueden ocasionar graves trastornos a la salud”, relata.

“La mayoría de las personas quiere una solución mágica, pues busca perder 20 kilos o más en menos de tres meses, de manera que hace dietas extremas cuya consecuencia es un descontrol metabólico que ocasiona mareos, dolor de cabeza, debilidad y descompensación fisiológica que obliga al paciente a abandonar el tratamiento”, asegura.

Rodríguez García, fundadora de la Clínica de Nutrición y Bariatría, dice que para evitar problemas es fundamental que el paciente reciba un tratamiento integral, que incluya una dieta adecuada, actividad física de acuerdo con sus características y, en ocasiones, el apoyo de sicoterapia y un tratamiento farmacológico.

La especialista dice que en el caso de pacientes que sufren problemas de ansiedad y, por tanto, les es difícil seguir un régimen alimentario adecuado, es recomendable el uso de medicina cuyo principio activo es la sibutramina, la cual reduce tal estado emocional, al tiempo que regula el proceso hambre-saciedad.

La bariatra afirma que es uno de los dos fármacos aprobados por la Norma Oficial Mexicana para el tratamiento de la obesidad, por lo que, administrada por un especialista, es una terapia segura y efectiva. Actualmente, existen medicamentos genéricos cuya sustancia activa es la sibutramina, como obectiv de probiomed.

Impuesto a bebidas endulzadas combatiría obesidad

Por Kate Kelland para Reuters
(Editado en Español por Juana Casas)


LONDRES (Reuters) - Si Barry Popkin pudiera elegir, crearía un impuesto a las bebidas endulzadas del mismo modo que se paga por los cigarrillos y el valor crecería hasta que las sociedades las abandonen y eliminen una de las causas del aumento de peso.

Popkin, un experto en nutrición que ha asesorado al Gobierno estadounidense y a políticos de todo el mundo, dice que la epidemia de la obesidad y de subir de peso que arrasa en todo el mundo podría ser frenada dramáticamente si la gente corrige el mantra "eres lo que comes" y le añade "eres lo que tomas".

Reavivar el gusto por el agua podría ayudar a reducir entre 300 y 600 calorías por día en la dieta de un estadounidense o mexicano promedio y casi tanto en la ingesta diaria de muchos europeos, sostuvo.

"Dependiendo del país en donde vivas, ahora tenemos entre el 10 y el 25 por ciento de todas las calorías consumidas en bebidas endulzadas o calóricas", dijo a Reuters Popkin, profesor de nutrición de la Universida de Carolina del Norte durante una visita a Europa.

"Este cambio ha sido fenomenal, sobre todo en los últimos 25 años. No es la única causa del problema mundial de la obesidad, pero es el factor que podemos cambiar con el mínimo perjuicio para la dieta diaria de la población", agregó.

Los datos acerca del aumento de peso y los crecientes niveles de obesidad dejan poco espacio a las dudas: el problema está amenazando con desbordar a los sistemas de salud y los presupuestos de los gobiernos de todo el mundo.

Un reporte publicado por la OCDE el miércoles dijo que uno de cada tres adultos estadounidenses es obeso, mientras que un estudio de Popkin realizado en China en el 2008 sugirió que los niveles de obesidad allí también están aumentando rápidamente, con más de un cuarto de la población con sobrepeso u obesa.

El número de pacientes con diabetes -una de las principales enfermedades crónicas provocadas por el exceso de peso- ya está alcanzando niveles epidémicos, con un estimado de 180 millones de personas diabéticas en todo el mundo.

Popkin reconoce que ahora hay alrededor de 25 países donde más de la mitad de la población adulta tiene sobrepeso o es obesa y en muchos países ricos, al igual que en naciones de ingresos medios como Sudáfrica, México y Egipto, la tasa alcanza entre el 60 y el 70 por ciento.

Popkin, que ha estudiado los hábitos de alimentación en varios países de Europa, Asia, Oriente Medio y Estados Unidos, dice que el paso del agua a bebidas endulzadas pudo haber provocado entre un tercio y dos tercios del aumento de peso en los últimos 30 años.

El experto reconoce que podría llevar tiempo -probablemente una década- cambiar el gusto por las bebidas endulzadas, pero dijo que los políticos deben tomar como ejemplo al tabaco y usar los impuestos como un arma.

"Me gustaría un sistema en el cual las bebidas endulzadas sean las que más pagan impuestos, las bebidas dietéticas menos y el agua ningún impuesto", dijo Popkin. "Si ese impuesto elevara el costo en un 15 o 20 por ciento, tendría un efecto significativo en el abandono de las bebidas endulzadas", apuntó.

Culpan a Ssa por descuido de vacunas

El Sindicato de la Secretaría de Salud se deslindó del mal manejo de vacunas contra la influenza A H1N1, como sucedió en Colima y Morelos, y responsabilizó a la dependencia a cargo de José Ángel Córdova Villalobos y de los funcionarios encargados de la logística.

Marco Antonio García Ayala, dirigente de esa organización gremial y secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados sostuvo que sería muy lamentable culpar a los trabajadores del descuido que derivó en el desperdicio de vacunas.

Cabe señalar que Córdova Villalobos confirmó el miércoles que "por un descuido", personal del Hospital Civil Ernesto Meana San Román, de Morelos, dejó abierto el refrigerador donde guardan las vacunas contra influenza A H1N1. En tanto, en Colima no se encontró a las personas que debieron recoger las vacunas en el aeropuerto.

García Ayala dijo que si es Birmex la encargada de la distribución, deberá dar respuesta a este manejo, pero sustentó que el sindicato ha insistido en que se revise y analice la logística de distribución para evitar malos manejos.

Respecto a la aplicación de esta vacuna a los trabajadores sindicalizados, del universo de 250 mil han sido pocos los que la han recibido, en muchos casos no lo hacen por dudas e incertidumbre de la calidad y sus efectos y se tendrá que respetar ese derecho de los trabajadores.

El diputado priísta señaló que si bien la Secretaría de Salud está ofreciendo la posibilidad de la aplicación de la vacuna, esto deberá ser reforzado por la Comisión Federal para Riesgos Sanitarios (Cofepris), mediante la emisión de un comunicado para certificar que hay garantía en la vacuna.

Por otro lado, Marco Antonio García Ayala dio a conocer que los 70 mil trabajadores de la Secretaría de Salud que han sido regularizados con su base en 2008 y 2009, recibirán este fin de año un estímulo económico de 8 mil 450 pesos en vales de despensa, que junto con los 40 días de aguinaldo y su sueldo ordinario fortalecerán sus ingresos, lo cual beneficiará a un total de 250 mil trabajadores.

Comentó que lo anterior se estableció en un acuerdo firmado por la Secretaría de Hacienda y la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) y destacó que la Secretaría de Salud tiene como fecha límite el próximo 17 de diciembre para realizar el pago.

Subrayó que se estará dándole seguimiento a las Secretarías de Salud de los estados, a fin de que se cumpla con esta medida, en tanto que el aguinaldo deberá pagarse una parte en la primera quincena de este mes y la segunda parte en la primera quincena de enero de 2010, estableció el dirigente.

"Estaremos muy pendientes de que se pague en tiempo y forma, porque de no realizarse los funcionarios estarán incurriendo en una irresponsabilidad y para ello se está acordando con las dirigencias sindicales en cada uno de los estados estar vigilantes de este pago, porque lo contrario nos obligarán a tomar medidas de presión, como movilizaciones de trabajadores, laborar bajo protesta, brazos caídos ó medidas de carácter jurídico".

Aclaró el líder del SNTSA, que los 70 mil trabajadores que serán beneficiados con los estímulos de fin de año, venían laborando bajo el régimen de "contrato", en diferentes áreas de la Secretaría de Salud, por lo que se les ha otorgado la base y han sido incorporados a la organización sindical lo que en conjunto suman actualmente 250 mil agremiados

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.