viernes, 7 de agosto de 2009

VITARBOL LANZA LA INICIATIVA “NUTRIENTS 2 GROWTH” (N2G) POR UN MÉXICO SIN DESNUTRICIÓN INFANTIL

Para más información, lea el comunicado oficial:
http://vitarbolinfo.blogspot.com/2009/08/comunicado-de-prensa-020.html

México: Implementará el GDF medidas para combatir la obesidad infantil: Ahued

Por Josefina Quintero para La Jornada

A escala mundial, México ocupa el primer lugar por el número de niños que tienen sobrepeso y de ello no está exenta la ciudad de México, pues las cifras más recientes revelan que dicho número creció de 19 a 26 por ciento, informó el secretario de Salud del Gobierno del Distrito Federal, Armando Ahued.

Al dar el banderazo de salida a la primera carrera anual infantil, el funcionario manifestó que es importante que desde pequeños se les infunda a los niños el hábito de la buena alimentación, porque de lo contrario se presentarán en el futuro problemas severos en la salud de las personas.

Expuso que en la ciudad de México 35 por ciento de niños en edad escolar padecen sobrepeso y obesidad, es decir, tres de cada 10 niños de entre cinco y 11 años. Comentó que los pequeños que fueron obesos a los seis años tienen 25 por ciento más de probabilidades de serlo en la edad adulta que uno que tuvo peso normal, sin embargo, detalló que si el problema lo presenta a los 12, esa posibilidad aumenta hasta 75 por ciento.

La cifra también es alarmante para los adultos, señaló Ahued, porque el país también ocupa el segundo lugar en obesidad de personas mayores de 15 años. Ante ello y para fomentar la actividad física se organizó la carrera, que es un estímulo más para que los niños tomen conciencia de lo importante que es cuidar su salud, afirmó.

Los mil menores que participaron en la carrera, integrantes de Niños Talento, recorrieron un kilómetro –en el Circuito Compositores del Bosque de Chapultepec– y se hicieron acreedores a una medalla y un reconocimiento.

Necesitamos que los niños entiendan la importancia de cuidar su salud, el problema del sobrepeso y la obesidad es preocupante en nuestro país, por ello necesitamos que ustedes, el futuro de la capital, se ejerciten y con ello eviten riesgos de contraer enfermedades como diabetes o hipertensión, señaló el funcionario.

El acto deportivo, que es el primero que se efectúa, pero se pretende realizar cada año, estuvo organizado por la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, el DIF-DF, el Instituto del Deporte local, la Secretaría de Salud y algunas empresas privadas.

Ahued indicó que no sólo se realizan este tipo de actividades, pues mediante el programa Métete en cintura, del cual también surgió la carrera de los pequeños, se llevan a cabo diversas actividades en zonas públicas, centros deportivos y en las playas artificiales, durante el periodo vacacional.

En 2009 ha crecido 163% la desnutrición infantil en Puebla: Instituto Salvador Zubirán

Por América Farías Ocampo para La Jornada de Oriente

De acuerdo con el programa denominado “Reloj de la Desnutrición en México”, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INNSZ), en lo que va de 2009 se han incrementado en 163 por ciento los casos de desnutrición en menores de cinco años en el estado de Puebla, ya que 53 mil 839 infantes se sumaron a ese problema de salud pública en relación al año pasado.

Los datos indican que hasta el 6 de agosto de 2009 el estado de Puebla tenía 86 mil 832 casos de menores de cinco años con desnutrición.

Esto quiere decir que tan sólo los casos que han aparecido en los ochos meses que lleva 2009 son una cifra muy superior a todos los casos que la Secretaría de Salud local registró en 2008, que fueron 32 mil 993 menores de edad.

De acuerdo con los datos del INNSZ, la tasa de desnutrición infantil en Puebla está por arriba de la media nacional, que es de 9.3 por ciento. Aquí son de 16 de cada 100 niños de 0 a 4 años los que presentan esta enfermedad.

Actualmente poco más de 90 por ciento de los niños con desnutrición infantil en el país se concentran en entidades como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Puebla y Yucatán.

Puebla es el quinto estado con la tasa más alta de desnutrición infantil –15.8 por ciento–; después, Veracruz con una de 18.84; Guerrero, 26.7; Chiapas, 32.28, y Oaxaca, 34 por ciento.

En el informe La Infancia Cuenta en México 2008, elaborado por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), revela que el 21.8 por ciento de la población menor de cinco años en el estado de Puebla radica en municipios con “riesgo nutricional alto”; el 34.3 por ciento de este mismo segmento habita en municipios con “riesgo nutricional muy alto o extremo”.

De acuerdo con las proyecciones del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, en 2009 Puebla podría registrar 101 mil 599 casos de desnutrición infantil en menores de cinco años, y pronostica que debido al número de habitantes, los municipios de Puebla, Ajalpan, Tehuacán y Chichiquila serán los que reporten la prevalencia más alta.

El instituto estima que en 2009 en el municipio de Puebla se podrían registrar 5 mil 983 casos de desnutrición; en Ajalpan la cifra podría ser de 2 mil 628; en Tehuacán, 2 mil 390, y en Chichiquila, 2 mil 382.

Las proyecciones estatales y municipales que da a conocer el INNSZ a través del Reloj de la Desnutrición en México sobre la prevalencia de la desnutrición en la población menor de cinco años, se basa en la estimación de la misma a partir de los resultados de los cuatro Censos Nacionales de Talla (CNT) en la población de primer año de primaria, realizados en 1993, 1994, 1999 y 2004 por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Además, se verificó la prevalencia de talla baja en los escolares y los indicadores directos en las Encuestas Nacionales de Nutrición de 1999 y 2006 y las Encuestas Nacionales de Alimentación y Nutrición en el Medio Rural de 1996, 2004 y 2006.

“Poco avance en la reducción de este mal”

Según el instituto, para 2020 la meta fijada para el estado de Puebla es reducir 61 mil 148 casos de desnutrición. No obstante, hasta la fecha sólo se ha logrado disminuir un 42 por ciento la incidencia, es decir, todavía quedan 35 mil 465 casos pendientes.

En el libro Nutrición y pobreza: política pública basada en evidencia, publicado en 2008 y elaborado conjuntamente entre el Instituto Nacional de Salud Pública, el Banco Mundial y la Secretaría de Desarrollo Social, se advierte que de seguir con el actual nivel de reducción de los índices de desnutrición, tomará más de dos décadas erradicar este problema en México, además de que el contexto mundial de la crisis pone en riesgo los objetivos de aminorar los niveles de dicho mal.

De acuerdo con los autores del libro, México enfrenta un doble reto en problemas de salud alimentaria, ya que por un lado está la necesidad de reducir la desnutrición entre los niños menores de cinco años y mujeres embarazadas y en etapa de lactancia, y por otro, existe el objetivo de disminuir el problema de obesidad, que a diferencia de la desnutrición, no se centran en las personas de niveles socioeconómicos bajos, sino afectan a una población heterogénea, y principalmente en zonas urbanas.

El 19 de septiembre de 2008, el periódico La Jornada publicó una nota de la reportera Erika Duarte, en la cual se consignó que Abelardo Ávila investigador del INNSZ aseguró que de continuar la actual tendencia de reducción de la desnutrición, hasta 2065 podría considerarse como erradicada en Chiapas, en 2050 en Oaxaca y en Guerrero hasta en 2040.

Ávila indicó que en 700 municipios del país, considerados de alta marginación –entre ellos cuatro municipios poblanos– ”las condiciones para prevenir este mal no han mejorado, inclusive han empeorado”.

De acuerdo con el director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Juan Rivera Dommarco, es necesario reforzar las acciones de salud dirigidas a los grupos vulnerables, modificar el diseño y operación de los programas sociales para asegurar la cobertura y la entrega de servicios a la población en riesgo y su adecuada utilización, así como redefinir las acciones para combatir en forma efectiva el problema en regiones con situaciones nutricionales distintas.


Los riesgos de la desnutrición

María del Pilar Vía, especialista en nutrición, advirtió que la desnutrición puede causar severos daños a la salud, pues sus efectos pueden ir desde retardo en el crecimiento, bajo rendimiento intelectual y físico, mayor propensión a enfermedades infecciosas, crónicas y mortales, así como una mala calidad de vida.

En tanto, estudios de la Secretaría de Salud federal refieren que la desnutrición en menores de cinco años provoca un gran número de consecuencias en diversas áreas del individuo. Se han documentado efectos a corto, mediano y largo plazo. Estos deterioros pueden ser en funciones como el crecimiento, desarrollo, respuesta y maduración inmunológica, aumento en la morbilidad y riesgo de muerte.

Dentro de las consecuencias inmediatas se ha documentado una mayor morbilidad y mortalidad en niños con desnutrición y retraso en el desarrollo psicomotor. A largo plazo la desnutrición afecta la capacidad de trabajo físico, el desempeño intelectual y escolar durante la adolescencia y edad adulta.

Las prácticas deficientes de lactancia materna y alimentación complementaria, junto con el índice elevado de enfermedades infecciosas, son las causas principales de desnutrición en los primeros dos años de vida.

La desnutrición y las deficiencias de vitaminas y minerales ocurren principalmente durante la gestación y los dos primeros años de vida. Por ejemplo, la talla baja es de sólo el 8 por ciento en el primer año de vida, pero casi se triplica en el segundo año de vida y posteriormente se mantiene estable, indicando que el retardo en talla ocurre antes de que el niño cumpla los dos años.

La prevalencia de anemia es de casi 50 por ciento en los niños de 6 a 23 meses y la deficiencia de hierro es de 67 por ciento en este grupo de edad. Además la prevalencia de desnutrición es mucho más elevada entre las familias más pobres. Por ejemplo, la proporción de talla baja es de casi 48 por ciento en el decil socioeconómico más bajo y de sólo 4.6 por ciento en el decil más alto.

Ante la crisis económica, exhortan a ingerir las vitaminas y proteínas de los insectos

Por Laura Poy Solano para La Jornada

Frente a una de las peores crisis económicas que se han vivido en México, el consumo de insectos y alimentos no convencionales son una alternativa económica y altamente nutritiva para garantizar la ingesta diaria de proteínas y vitaminas, afirmó Virginia Melo Ruiz, catedrática del departamento de sistemas biológicos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Agregó que en nuestro país existen por lo menos 400 especies de insectos catalogados como comestibles, entre los que encontramos: gusanos, chapulines, abejas, huevas de hormiga, cucarachas de agua, escarabajos, larvas y hormigas. No obstante, reconoció que sólo 8 por ciento de la población urbana consume insectos en su dieta diaria, mientras que esta cifra alcanza 25 por ciento en localidades rurales.

En entrevista con La Jornada, destacó que a diferencia de la época prehispánica, en la que había una alimentación muy variada, la sociedad actual ha ido reduciendo su fuente de nutrimentos a unos cuantos alimentos, pues hoy en día se han desplazado importantes fuentes de acceso a proteínas, minerales y vitaminas, como el consumo de insectos, que además aportan ácidos grasos omega 3 y omega 6, con efectos positivos en la salud.

Es lamentable, indicó, que por muy diversas razones en México exista cierto grado de animadversión a comer insectos, a pesar de que son muy limpios, se alimentan de hierba y proporcionan cantidades importantes de nutrientes, pues mientras un bistec de 100 gramos nos da de 18 a 20 por ciento de las proteínas, tres chapulines aportan 70 por ciento.

Destacó que además de los escamoles (huevos de hormiga), chapulines, gusanos blancos de maguey, ahuahutle (huevos de mosco) y jumiles, se pueden consumir los llamados cucarachón de agua, periquito de aguacate y el gusano de palo de madera, entre muchas otras especies que pueden estar tan cerca como ir al jardín y buscar chapulines, ya que muchos de los insectos que se recolectan en el campo incrementan considerablemente su precio al consumidor debido a los intermediarios.

Melo Ruiz, quien también participa en un equipo de especialistas de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) para combatir la desnutrición infantil mediante el consumo de insectos, agregó que estudios recientes sobre los hábitos alimenticios en alumnos de escuelas de educación básica, públicas y privadas, reveló que cerca de 65 por ciento sí consumen nuestros antojitos tradicionales, como tacos, tamales, tortas, enchiladas, lo que significa que es posible recuperar para la cocina mexicana productos que consumían nuestros ancestros, y al mismo tiempo garantizar la ingesta de alimentos altamente nutritivos.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.