martes, 31 de agosto de 2010

EE.UU. quiere que las personas sepan cuántas calorías van a consumir, incluso en un avión o cine

Estados Unidos planea extender la publicación de información calórica que impuso hace poco a restaurantes, a miles de lugares que ofrecen comida, incluyendo aviones comerciales, salas de cine y minimercados.

La expansión se deriva de disposiciones incluidas en la reforma del sistema de salud promulgada en marzo. La intención del gobierno es que las personas, al saber cuántas calorías tienen los platos que planean consumir, puedan tomar decisiones más saludables sobre su alimentación.

Hasta el momento, la extensión de la medida ha obtenido el apoyo de defensores de la nutrición, pero también el rechazo de varias industrias que dicen que la legislación original no estaba diseñada para ellas.

"Las personas que van al cine no lo hacen en primer lugar para comer", asegura Gary Klein, vicepresidente de un grupo que representa a dueños de salas de cine. "¿Por qué no están incluidos los estadios de béisbol? ¿Acaso piensan que la comida de los estadios es sana?".

Los estadios están exentos porque en la ley del sistema de salud dice que las cadenas de restaurantes con 20 locales o más deben anunciar la información calórica en sus menús. La medida entró en vigencia cuando el presidente Barack Obama firmó la ley, pero los restaurantes no tienen que acatarla hasta que las multas se hagan efectivas a comienzos del año próximo.

[Calorias] Joe Fornabaio/The Wall Street Journal

Lista de calorias en un restaurante de la cadena Fresh & Co.

En las reglas preliminares anunciadas la semana pasada, la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) afirmó que el ámbito de la ley va más allá de restaurantes y aplica también para aerolíneas, trenes, comedores de supermercados, cines y minimercados que ingresan en la categoría de cadenas. La FDA planea anunciar oficialmente quién estará sujeto a la ley y cómo en diciembre.

Para los consumidores, el cambio marca la nueva fase de requerimientos de etiquetado nutricional que revolucionó la industria de alimentos empacados en la década de los 90. Alrededor de 20 ciudades o estados de EE.UU. ya han aprobado ordenanzas locales que exigen incluir las calorías en menús desde que la ciudad de Nueva York impulsó la medida en 2008.

Los defensores de la salud dicen que el cambio podría ser una poderosa herramienta en la lucha contra la epidemia de obesidad en el país, una prioridad en Washington desde que la primera dama Michelle Obama hiciera de la obesidad infantil su causa principal en febrero.

"Todo el mundo tendrá que estar un poco más informado y eso es bueno", opinó Lou Sheetz, vicepresidente ejecutivo en Sheetz Inc., una cadena de minimercados con 380 locales en seis estados.

La cadena se prepara para divulgar la información calórica en los quioscos donde los clientes hacen pedidos de comidas. "Con toda seguridad, tendrá un impacto negativo en esas comidas que tienen más calorías de lo que la gente pensaba", estima Sheetz. Pero esto tendrá que sopesarse por ventas más altas de productos más sanos, predijo.

Las investigaciones muestran resultados mixtos sobre si el requerimiento de la ciudad de Nueva York llevó a los consumidores a seleccionar alimentos más sanos. Un estudio de 2009 publicado en la revista Health Affairs no encontró evidencia de que etiquetar los menús influenció el número total de calorías compradas por residentes de Nueva York. Un estudio de la Universidad de Stanford sobre locales de Starbucks en la ciudad de Nueva York encontró que el promedio de calorías por transacción cayó 6% luego de que se ajustaran los menús.

Para las industrias que no necesariamente usan menús, los requerimientos podrían imponerles un nuevo dilema. American Airlines dice que no ofrece menús impresos en la cabina principal de sus vuelos internacionales, aunque sí en primera clase.

Los reglamentos iniciales indican que los minimercados, por su parte, podrían tener que colocar información calórica para comidas vendidas en grandes cantidades en los pasillos. Las tiendas sostienen que es casi imposible darle información útil sobre el contenido calórico en los barras de ensaladas, por ejemplo, ya que el cliente determina su propia porción.

martes, 24 de agosto de 2010

Obesidad + Hambruna= Cuestión alimenticia global nº1

Co-creadora de las bolsas alimenticias filantrópicas FEED, Ellen Gustafson dice que el hambre y la obesidad son las dos caras de una misma moneda. En TEDxEast presenta el Proyecto 30, una manera de cambiar la forma de cultivar y comer en los próximos 30 años y de solucionar las desigualdades alimenticias globales existentes en ambas epidemias.


lunes, 16 de agosto de 2010

El programa de médicos por efectivo de Cuba

Por Maria C. Werlau

Durante décadas, Cuba ha "exportado" médicos, enfermeras y técnicos de salud para obtener influencia diplomática en países pobres y efectivo para su economía tambaleante. Según los medios oficiales cubanos, unos 38.544 profesionales de la salud cubanos se desempeñaron en el extranjero en 2008, de los cuales 17.697 eran médicos. (Cuba informa que cuenta con 70.000 doctores en total).

Estos "misionarios de la revolución" son bien recibidos en los países anfitriones, desde Argelia a Sudáfrica y Venezuela. Sin embargo, quienes alaban la generosidad de Cuba pasan por alto aspectos más feos de la diplomacia de la salud cubana.

El régimen es acusado de violar varios acuerdos internacionales como el Protocolo de Tráfico de Personas y la Convención ILO sobre la Protección de Salarios debido a la forma en que son tratados estos proveedores de salud. En febrero, por ejemplo, siete médicos cubanos que trabajaron en Venezuela y luego desertaron, presentaron una demanda judicial en una corte de Florida, EE.UU., contra Cuba, Venezuela y la petrolera estatal venezolana por mantenerlos en condiciones equivalentes a las de una "esclavitud moderna".

Sostienen que el régimen cubano retenía los fondos que Venezuela enviaba por sus servicios y luego les pagaba, un acuerdo que afirman es una forma de servidumbre de deuda. También afirman que los obligaban a trabajar jornadas extremadamente largas en zonas peligrosas, incluidas áreas urbanas con altos índices de crimen y en la selva. (El gobierno venezolano y su petrolera cuestionan la jurisdicción de la corte para admitir el caso; Cuba no se ha pronunciado al respecto).

Desde 2002, Hugo Chávez acordó pagar, en su mayor parte en la forma de petróleo venezolano subsidiado y barato, para que Cuba brindara servicios médicos a poblaciones marginalizadas en Venezuela sin costo para los pacientes. Pero en los últimos años extendió la iniciativa a otros países, y ayudó a forjar apoyo para su agenda regional marxista mientras mantenía a flote la economía cubana.

Cuba no hace públicos sus acuerdos con países anfitriones, pero se han conocido detalles a través de fuentes abiertas, incluidos los medios oficiales cubanos. Estos muestran que, típicamente, el país anfitrión le paga a Cuba en moneda dura por cada trabajador de la salud y le brinda alojamiento, alimentación y un estipendio mensual que suele oscilar entre US$150 y US$350. Cuba costea los pasajes aéreos y el apoyo logístico, además de pagar los salarios de los trabajadores de la salud con los fondos que retiene.

Los proyectos de salud global de Cuba también reciben apoyo del mundo desarrollado. En 2005, por lo menos US$27 millones fueron donados a la misión cubana en Haití, incluidos recursos provenientes de Francia y Japón. La benevolencia internacional también se traduce en asistencia directa. En 2008, Cuba recibió US$127 millones de países de la OCDE. Estas transferencias explican el reciente aumento en la exportación de servicios de Cuba a US$8.600 millones en 2008 frente a US$2.800 millones en 2003. La cifra representa 75% del PIB y los servicios generan muchos más ingresos que cualquier otra industria.

Los médicos cubanos van al exterior porque en su país ganan escasos US$22 a US$25 al mes. En otros países, suelen recibir un pequeño estipendio en moneda local mientras sus familias en su país natal reciben su salario habitual más un pago en moneda dura, de entre US$50 y US$325 al mes.

Pero cuando el Estado es el único empleador y los ciudadanos tienen prohibido dejar el país sin permiso, el sistema está hecho para la explotación. Varios doctores cubanos que se han desempeñado en el extranjero me dicen que además de trabajar muchas horas no pueden conducir un auto, salir de su vivienda luego de un horario determinado o hablar con los medios. En algunos países sólo pueden asociarse con "revolucionarios". Miles de profesionales de la salud cubanos han desertado en todo el mundo. Casi 1.500 de ellos han llegado a EE.UU. sólo desde 2006, según un informe del Departamento de Seguridad Interior de EE.UU. divulgado en marzo.

El rentable negocio global de Cuba tiene ramificaciones para su propio sistema de salud. Periodistas cubanos independientes al igual que por los occidentales que acaban en un hospital para la gente común, que los cubanos enfrentan una escasez crónica de médicos e instalaciones médicas dilapidadas. Los pacientes o sus familias incluso deben llevar su propia comida y sábanas al hospital.

En tanto, la producción en masa de médicos cubanos de exportación ha llevado a asociaciones médicas en países anfitriones como Bolivia, Paraguay, Uruguay, Brasil y Portugal a cuestionar su experiencia y antecedentes. Algunos médicos venezolanos se han quejado de ser despedidos y reemplazados por médicos misionarios cubanos. Y hace unos años la prensa boliviana informó que la asociación médica del país se quejaba de miles de profesionales de la salud sin empleo ganaban mucho menos que lo que Chávez les pagaba a los cubanos.

El humanitarismo no puede ser selectivo. Los trabajadores de la salud de Cuba merecen la protección total de las leyes locales e internacionales, sus ciudadanos merecen acceso a una cobertura médica adecuada y los pacientes en todas partes merecen que sus proveedores de salud respondan ante las autoridades pertinentes.

Werlau es directora ejecutiva de la organización de derechos humanos sin fines de lucro Cuba Archive.

martes, 10 de agosto de 2010

En manos de los productores de trigo, una decisión que sacudiría el mercado global de alimentos

Por Liam Pleven, Nour Malas y Patrick Barta

[Trigo] Laurie Sisk para The Wall Street Journal

Los agricultores de trigo de varias regiones del mundo se están preparando para hacer una gran apuesta por la salud de los suministros de grano globales.

En los países productores de trigo en el hemisferio sur, como Argentina, uno de los mayores productores del mundo, los agricultores tienen una ventana de tiempo más amplia, porque la temporada de siembra empieza a principios del próximo año. Pero muchos granjeros en el hemisferio norte deben decidir en las próximas semanas si plantar más trigo para aprovecharse del auge de precios estimulado por la atroz sequía en Rusia y su bloqueo a las exportaciones.

Al mismo tiempo, los agricultores rusos afrontan una carrera contra el reloj. El futuro de sus cosechas de 2011 depende de si lloverá a tiempo para que los terrenos recién cultivados puedan germinar.

[Trigo]

El clima y las decisiones que tomen los agricultores en temporada de siembra tendrán consecuencias sobre el precio del trigo y muchos otros commodities. Las preocupaciones sobre una posible escasez de suministros ya han empujado los precios a nuevos récords, amenazando con un brote potencialmente devastador de inflación alimentaria. Pero si las olas de agricultores se decantan por plantar más trigo para aprovecharse de ese potencial riesgo (y si la próxima cosecha de Rusia resulta saludable), todo acabaría con una superabundancia de reservas, lo que arrastraría los precios y golpearía a las economías agrícolas.

El lunes, una comisión australiana advirtió que la incubación de una enorme plaga de langostas con el potencial de destruir las cosechas del invierno australiano, incluyendo la del trigo, podría producirse tan pronto como la semana que viene. Australia es un importante proveedor mundial de trigo y cebada.

Egipto, el mayor importador de trigo del mundo, informó durante el fin de semana que el incremento reciente de los precios podría costarle otros 4.000 millones en libras egipcias (US$705 millones). El Cairo también se apresuró a asegurarse otras reservas después de que Rusia impusiera un bloqueo a las exportaciones, comprando el sábado 240.000 toneladas de trigo de Francia.

Gran parte de lo que suceda de ahora en adelante depende de las decisiones que tomen agricultores como Gary Millershaski, quien tiene una granja de más de 2.400 de hectáreas en Kansas, uno de los estados que más trigo produce en Estados Unidos, el mayor exportador de trigo del mundo.

"Soy un oportunista", dice Millershas ki, quien está debatiendo si incrementar su producción de trigo. Según sus cálculos, podría generar casi 1.000 bushels extra con plantar los terrenos que había pensado dejar sin cultivar. Esta apuesta, de salir bien, podría traducirse en decenas de miles de dólares en ganancias.

En el resto del estado, del país e incluso del mundo se están haciendo cálculos similares. Dean Stoskopf, otro agricultor de Kansas, estima que este año el porcentaje de hectáreas plantadas de trigo crecerá 10% en el estado frente a 2009.

La cosecha de 2011 en Rusia depende de la evolución de la sequía. Las semillas plantadas en la región del Mar Negro que incluye a Rusia y Ucrania necesitan al menos unos 25 o 50 milímetros de lluvia en las próximas semanas, dice David Streit, fundador de Commodity Weather Group, una consultora agricultora.

Sin embargo, parece que el horizonte depara pocas nubes a corto plazo.

La reacción que se va desplegando por el mundo al bloqueo ruso a las exportaciones complica cualquier predicción sobre el futuro del mercado del trigo. A corto plazo, en particular, no está claro lo que harán los gobiernos con las existencias que tienen guardadas.

El vicepresidente ruso Igor Shuvalov dijo que el gobierno podría reconsiderar a fines de año el bloqueo, actualmente fijado desde el 15 de agosto hasta el 31 de diciembre, dependiendo de la cosecha.

Mientras, el poderoso sindicato de los granos está presionando para que el gobierno retrase el inicio del bloqueo hasta el 1 de septiembre.

D.P. Singh, presidente de la asociación All India Grains Exporters, calcula que India tiene entre 47 millones y 50 millones de toneladas de trigo en reserva en todo el país. Singh ve como una buena posibilidad que el gobierno se abra a las exportaciones en el futuro cercano, aprovechándose de sus provisiones y un probable auge en los precios.

La magnitud de lo que está en juego en las próximas semanas muestra el mínimo margen de error que domina la cadena de suministro global de los alimentos. El apetito de muchos países está creciendo y depende del comercio internacional. El mundo experimentó de primera mano las consecuencias de una crisis alimentaria en 2008, después de la cual los gobiernos tomaron medidas para incrementar sus provisiones y producción. La actual conmoción en el mercado de trigo podría marcar el comienzo de una gran prueba para esas medidas.

lunes, 9 de agosto de 2010

El circuito orgánico: un mercado que crece

Sábado soleado en El Galpón, un centro de abastecimiento comunitario a pocos metros de la Estación Lacroze del Ferrocarril Urquiza. Allí se consiguen verduras, frutas, lácteos, panes y todo tipo de alimentos, artesanías y tejidos que vienen del campo o comunidades rurales, directamente del productor al consumidor. Es una especie de shopping de productos naturales sin vidrieras ni luces de neón. Los compradores están tranquilos, los alimentos que compran no tienen aditivos, y además están pagando un “precio justo” por el trabajo de quienes los producen.

El Galpón fue creado en noviembre de 2005, como un espacio de “economía social” dentro de la Asociación Civil Sentimiento, cuenta Federico Arce, su coordinador. Allí, unas 300 familias de productores venden sin intermediaros a unos 2.000 consumidores que visitan el lugar los miércoles y sábados entre las 10 y las 18. Además de comprar alimentos, libros sobre ecología, alimentación saludable y economía social; artesanías, tejidos y cosméticos naturales, el predio cuenta con bar, restaurante y parrilla. “Más allá de la moda, el número de consumidores que busca mejorar su calidad de vida a través de una buena alimentación y productos naturales, viene creciendo. Este año tenemos un 60% más de compradores que el año pasado”.

El movimiento orgánico se inició en el país en la década del ‘80, impulsado por productores agropecuarios que promovían métodos de producción sin uso de agroquímicos, fertilizantes ni manipulación genética. El concepto de orgánico es sinónimo de “natural” y “ecológico”, pero su uso está hoy supeditado a aquellos productos que tienen una certificación. Actualmente, además de alimentos como frutas, verduras, cereales y panificados, hay carnes, lácteos, tejidos, mermeladas y hasta vinos y espumantes orgánicos. Argentina es hoy el tercer productor mundial de alimentos orgánicos, pero el 95% de esa producción se destina al mercado externo, siendo Japón, Alemania, Reino Unido y los Estados Unidos los principales compradores.

Alejandra Santini, creadora de Aleorgánicos, un emprendimiento de producción y venta de alimentos naturales, comenzó en 1990, haciendo parquizaciones y pequeñas huertas domiciliarias. Luego, se unió a otros productores y comenzó a hacer reparto a domicilio en la zona norte de la Capital y el Gran Buenos Aires. “Al principio, vendíamos frutas y verduras. Luego, fuimos sumando aceite de oliva, harinas y panificados. Cuando comenzamos, no había mucho conocimiento aquí sobre el tema de orgánicos. Pero los extranjeros lo conocían bien. Cuando vino Sting a la Argentina, nos compró frutas a nosotros”, se ríe la emprendedora.

Mercado saludable
Dentro de lo que especialistas en marketing denominan “health & wellness”, se incluye tanto a los productos orgánicos certificados como a los alimentos dietéticos (no sólo reducidos en calorías, sino también los bajos en sodio, en colesterol, para celíacos, entre otros), suplementos vitamínicos, artículos para deportes y servicios para la salud y el bienestar. Se trata de un mercado que crece en todo el mundo y, en la Argentina, triplicó su facturación entre 2004 y 2009, de acuerdo a un reporte de Euromonitor Internacional. Las ventas de alimentos saludables (como bebidas isotónicas, barritas de cereales, lácteos funcionales como yogures con prebióticos y probióticos) superaron los $ 43 millones según esta consultora especializada en consumo. Los “menúes saludables” en los restaurantes de comida rápida y las líneas de productos dietéticos que lanzan las grandes marcas en convenio con reconocidas clínicas de salud y reducción de peso, como las del doctor Ravena y el doctor Cormillot, son ejemplos de esta tendencia.

Hoy, mantenerse saludable y joven requiere un esfuerzo que no se condice con el ritmo de vida que llevan los habitantes de las ciudades: largas jornadas laborales de trabajo sedentario, que quitan el tiempo necesario para hacer ejercicio o preparar comidas saludables. Para cubrir esta demanda han proliferado en los últimos años emprendimientos de elaboración de viandas light y restaurantes que ofrecen comida “como hecha en casa”.

“La sociedad está tomando conciencia de que hay que comer sano, no sólo por su consecuencia más notoria y directa que es la obesidad sino porque los malos hábitos alimenticios conllevan todo tipo de problemas de salud”, señala Lidia Cabezas, quien desde 1991 elabora viandas saludables para llevar a domicilio y hoy lidera la empresa familiar Deli Light. Comenzó en su casa, a raíz de una necesidad personal de cuidar su alimentación. Y hoy cuenta con una planta en Quilmes donde se elaboran menúes para distintos objetivos como perder o mantener el peso, y viandas “a medida” que se pueden adquirir refrigeradas o freezadas. También abrió dos restó bares, en Belgrano y Coghlan, donde se puede tomar algo, almorzar o cenar menúes hipocalóricos o bajos en sodio, sin privarse de un buen sabor y un ambiente cálido y minimalista. “Nuestros consumidores son personas que por una preocupación estética o de salud, necesitan reducir o mantener su peso y el recurrir a viandas les permite organizar su dieta, con menúes variados y accesibles”, destaca Cabezas.

Orgánico y fashion
“El crecimiento de las categorías de productos y servicios relacionados con la salud y el bienestar será cada vez mayor”, destaca Alexis Ansaldo, co-fundador de la consultora Organicoopers, dedicada al desarrollo de proyectos sustentables. “Hoy las personas son conscientes de que pueden mejorar su calidad de vida y la de su entorno con pequeñas acciones cotidianas, como elegir alimentos más saludables y productos que no dañan el medio ambiente”, destaca su socio, Pablo Moscato. Ambos son especialistas en Comercialización y Desarrollo Sustentable y crearon este emprendimiento que conjuga lo orgánico y el cooperativismo (de ahí su nombre).

En los últimos años, se multiplicaron en Palermo, Colegiales, Belgrano, Barrio Norte y San Telmo, los comercios y emprendimientos relacionados con la ecología, la salud y el bienestar. La movida incluye al diseño y contribuye al cambio de fisonomía de estos barrios. Éstos forman parte de la Guía Urbana, que contabiliza más de 300 emprendimientos que van desde panaderías orgánicas hasta talleres de cocina, spas y centros de terapias naturales, bares, restaurantes, deliverys, locales de aromaterapia, farmacias homeopáticas y agencias de turismo eco-friendly, entre otros rubros. Para presentar la nueva edición de su guía, el mes pasado organizaron una bicicleteada recorriendo algunas tiendas y restaurantes.

En la esquina de Gorriti y Carranza, en el corazón de Palermo Hollywood, abrió sus puertas en septiembre de 2009 Meraviglia, una tienda y restaurante de comida orgánica fundado por Mariana Chami y su padre. Hoy trabajan unas 12 personas en el local, donde además de comprar productos orgánicos se puede tomar desayunos, almuerzos y meriendas elaborados por la chef especializada Juliana López May.

“Antes de crear este emprendimiento, en mi familia llevábamos 10 años de alimentación vegetariana y saludable”, cuenta Chami. En base a esta experiencia, los emprendedores detectaron que “quienes eligen la alimentación orgánica conviven con la dificultad de abastecimiento de alimentos, ya que hay poca variedad de alimentos orgánicos disponibles en el mercado interno (la mayoría de los productores se orientan a la exportación) y al ser elaborados por pequeños productores, las cantidades son limitadas y suele haber faltantes”. Además, como son productos frescos y de estación, la disponibilidad la dicta la naturaleza y no se puede aumentar la producción de un día para el otro.

Fue en estas limitaciones que los Chami detectaron una oportunidad. Desde su local, enclavado en una zona de comercios y productoras audiovisuales, ofrecen servicio de delivery de menúes saludables. El negocio se complementa con clases de cocina orgánica y talleres de alimentación, en un lugar que por su ambientación minimalista y cuidada decoración, no desentona con los restós y tiendas de diseño circundantes.

Las Pioneras
Dentro del circuito organic-fashion de la Ciudad, hay dos mujeres pioneras cuyos emprendimientos son referentes en el sector: Angelita Rodríguez, de “La Esquina de las Flores”, y María Calzada, de El Rincón Orgánico.

En 1979, y a raíz de un diagnóstico de reumatismo precoz, Rodríguez empezó a interiorizarse sobre la cocina macrobiótica. Al poco tiempo, el cambio en la alimentación había mejorado notablemente su salud y quiso transmitir a otros lo que había aprendido. Así nació “La Esquina de las Flores”, en el cruce de Córdoba y Montevideo, una especie de oasis en el medio de la ciudad, donde además de comprar cereales y alimentos naturales, se podían hacer cursos de cocina. El negocio fue creciendo y junto a su marido Omar adquirió una panificadora en la localidad de Valentín Alsina. No conforme con eso, la pareja creó un hogar infantil y una asociación civil desde la que cientos de voluntarios llevan comida y enseñan a hacer platos sanos en escuelas y geriátricos de todo el país.

Hoy, el local insignia se mudó a la coqueta esquina de Gurruchaga y Honduras, donde también funciona un restaurante, y posee siete sucursales y franquicias.

María Calzada, en tanto, se inició en el mundo de la producción orgánica a mediados de los ‘80, con su marido, Pipo Lernoud. Comenzaron a producir trigo, maíz, soja y leche sin pesticidas ni fertilizantes, justo cuando el uso de agroquímicos para aumentar los rindes empezaba a ser un boom en el país. Lejos de ser una “moda en contra de la corriente”, la producción de orgánicos significó una opción de vida para la pareja. “Creemos en esto, no sólo elaboramos sino que consumimos orgánicos”, destaca Calzada. En 1987, se dedicaron al cultivo de hortalizas orgánicas, que distribuían de forma directa a sus clientes. Dos años más tarde, crearon la marca El Rincón, y comenzaron a distribuir sus productos en tiendas especializadas, hoteles y restaurantes, además del delivery. En la década del ‘90, fueron co-fundadores del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO) y participaron de la redacción de las primeras normas oficiales argentinas para la producción orgánica. También fundaron, junto a otros productores, la Asociación Eco Agro, desde donde dictan cursos de agricultura orgánica y sustentable.

Los emprendedores instalaron un almacén en la esquina de Gurruchaga y Castillo, donde se venden desde alimentos naturales hasta artesanías y tejidos y un Eco-Bar donde preparan comidas a tono con su filosofía. A partir de 2004, iniciaron la exportación de productos y servicios, y desde entonces, participan en ferias y congresos internacionales del sector. No obstante, una de las grandes “deudas pendientes” del sector es desarrollar el mercado interno, admite Calzada, quien no pierde oportunidad de difundir el concepto de alimentación natural. “Muchos llegan al Eco-bar pidiendo una gaseosa y un sandwich. Entonces les ofrecemos un jugo de frutas con una bruschetta de pan integral con verduras gratinadas y se van felices porque comieron algo nuevo, rico y sano”, asegura.

Para leer más
La producción Orgánica en la Argentina. Historia, evolución y perspectivas.
El libro, compilado por Marcelo País, ofrece las historias y anécdotas de los emprendedores pioneros de la producción orgánica; brinda una guía completa sobre las certificaciones existentes y cómo obtenerlas; y ofrece un panorama del mercado nacional e internacional. También cuenta con un apartado sobre los alimentos transgénicos y sus peligros para la salud. Contiene, asimismo, normas oficiales y estadísticas sobre producción y comercialización orgánica.

Mercado saludable
- La Argentina es el tercer productor mundial de carnes y alimentos orgánicos.
- Es el segundo país en cantidad de hectáreas certificadas como orgánicas.
- El 95% de la producción se destina a la exportación.
- El mercado mundial de productos orgánicos crece a tasas de entre el 10 y el 15 % anual desde hace una década.
- El mercado de productos para la salud y el bienestar (incluye además de alimentos orgánicos certificados, los productos light (bajos en calorías y en sodio), cosméticos naturales, tejidos y otros, triplicó sus ventas en la Argentina entre 2004 y 2009.
- Entre las categorías de productos que más crecen se cuentan los alimentos y bebidas light, las barritas de cereales, las infusiones saborizadas y los suplementos vitamínicos.

Fuentes: MAPO y Euromonitor Internacional

jueves, 5 de agosto de 2010

Para atraer más consumidores, los minoristas dan consejos de nutrición

Por Timothy W. Martin e Ilan Brat

Myra Vanderpool llevaba años comprando el pan integral de marca propia de su supermercado local. Hace unos meses, cambió de marca.

Su decisión fue motivada por un nuevo sistema de puntaje nutricional en período de prueba en Kroger Co. en Lexington, Kentucky, el supermercado que frecuenta. El sistema califica a miles de alimentos en una escala de 1 (bajo en nutrición) a 100 (muy sano). Los resultados, colocados al lado de los productos, fueron sorprendentes: su pan regular recibió 23 puntos, igual que el helado de café de Häagen-Dazs.

Así que la profesora de 67 años comenzó a comprar pan integral de Nature's Own, con 81 puntos, en parte porque contiene más fibra y proteína que su antigua marca. Su esposo echa de menos el otro pan y se queja, pero ella le dice: "Es más sano para ti".

El sistema de Kroger forma parte de una estrategia de las cadenas estadounidenses de supermercados para ofrecer más consejos nutricionales a sus clientes.

[Grocer]

Otras empresas, como Hy-Vee Inc., están contratando a nutricionistas para asesorar a los consumidores sobre cómo seleccionar alimentos más sanos en sus tiendas. Wal-Mart Stores Inc., la mayor cadena de alimentos del país y el mayor minorista del mundo, planea anunciar pronto detalles de su propio "programa de nutrición", indica una portavoz.

Los supermercados esperan incrementar la lealtad de sus clientes, y quizás reconquistar a algunos consumidores que pasaron a hacer sus compras en tiendas especializadas en productos orgánicos o en grandes minoristas de descuento como Wal-Mart. Las ventas de alimentos naturales y orgánicos en Estados Unidos subieron 72%, a US$31.900 millones, en los cinco años finalizados en 2009, mientras que los alimentos funcionales o fortificados, aumentaron 44%, a US$37.300 millones, en el mismo período, según la publicación especializada Nutrition Business Journal.

"No es nuestra responsabilidad decirles a los compradores qué comer, qué no comer o cómo comer", señala Ric Jurgens, presidente ejecutivo de Hy-Vee. No obstante, "necesitamos proporcionarles toda la información que podamos, para ayudarlos a tomar buenas decisiones y ofrecerles la mayor cantidad de opciones posible".

Algunos fabricantes de alimentos se oponen a que califiquen sus productos en base a la nutrición, afirmando que los consumidores consideran una serie de factores cuando compran alimentos. Además, afirman que confiar en un único puntaje nutricional puede minar los esfuerzos de los consumidores para entender cómo encajan los alimentos que compran en una dieta.

Kroger, la segunda mayor cadena de supermercados por facturación de EE.UU. detrás de Wal-Mart, comenzó a probar el sistema de puntaje NuVal en algunas tiendas en Kentucky y estudia usarlo en el resto del país. El sistema, desarrollado por expertos en salud de la Universidad de Yale y de otras instituciones, usa datos nutricionales en las etiquetas de los alimentos y otra información pública para calcular cómo un producto satisface las recomendaciones de nutrición de las autoridades de salud. Los altos niveles de grasas saturadas, por ejemplo, disminuyen el puntaje, mientras que el calcio lo eleva.

Los minoristas pagan una comisión para recibir la licencia de uso del sistema de puntaje de NuVal LLC, propiedad de Griffin Hospital en Derby, Connecticut, y de la cooperativa de supermercados regionales Topco Associates LLC. El hospital posee el algoritmo sobre el que se basa el sistema y sólo lo puede modificar un panel compuesto por siete expertos en salud y nutrición de varias universidades.

Los creadores del sistema NuVal afirman que la ventaja del sistema es principalmente mostrar cómo una marca o variedad de un producto puede ser más nutritiva que otra.

Aunque varios fabricantes de alimentos no están de acuerdo con el sistema de NuVal, el puntaje puede influir en las elecciones de los compradores. Ron Gill, un vendedor de seguros de Lexington, Kentucky, sigue de cerca la calificación NuVal expuesta en el supermercado Kroger que frecuenta. En una reciente visita, Gill dejó de lado su marca habitual de salchichas, Ball Park, de Sara Lee Corp., con 7 puntos. En su lugar, escogió las salchichas ahumadas de pavo de Johnsonville Sausage LLC, con un puntaje de 10.

"Es una diferencia pequeña, pero en la dirección correcta", dijo Gill.

Una portavoz de Sara Lee señaló en un comunicado que otros productos Ball Park tienen un puntaje mayor en la escala NuVal.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.