lunes, 14 de diciembre de 2009

OMS ESTIMA QUE PARA EL 2025 HABRAN 700 MILLONES DE OBESOS

La Organización Mundial de la Salud estima que en 2025 habrá más de 2.000 millones de adultos que sufrirán sobrepeso y 700 millones que serán obesos.

En este contexto, una investigación dirigida por el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, publicada en la revista "Clinical Nutrition", muestra que el hábito de picotear entre comidas se asocia a un mayor riesgo de desarrollar obesidad. En el estudio tomaron parte 10.162 graduados universitarios con una media de edad de 39 años.

Fueron seguidos durante más de 4,5 años y sus hábitos dietéticos fueron evaluados mediante un cuestionario de 136 ítems, previamente validado en España. Se recogió el peso y el índice de masa corporal al inicio del estudio y en los sucesivos periodos de seguimiento.

Aquellos participantes que solían picotear entre comidas tenían un riesgo significativamente superior de ganar peso que los que no lo hacían. De hecho, éstos presentaron un 69% más de riesgo de convertirse en obesos durante el seguimiento.

Los alimentos objeto de este hábito eran principalmente snacks altamente energéticos como embutidos, chocolate, bollería industrial y refrescos azucarados. Estos snacks pueden contribuir a una ingesta energética diaria extra de 140 a 300 calorías por alimento, por lo que el consumo de solo algunos de ellos puede llevar claramente a un aumento en el peso corporal. Para reducir el riesgo, “las personas que picotean deberían considerar alternativas más saludables como un puñado de frutos secos o una fruta fresca”, comenta la doctora Maira Bes-Rastrollo, primera autora del informe. Este estudio está enmarcado dentro del proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra), coordinado desde la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra y en el que también colaboran otras universidades de toda España.

Mexicanos predispuestos a la obesidad

La población mexicana tiene predisposición genética a la obesidad como consecuencia de ancestrales criterios que privilegiaban social y laboralmente a las personas con sobrepeso, sostuvo Alberto Lifshitz Guinzberg.

En entrevista, el director general de la Coordinación de Desarrollo de los Institutos Nacionales de Salud afirmó que un reflejo de ello en los tiempos actuales es que siete de cada 10 habitantes en el país padecen de este problema que deriva en otras afecciones como diabetes, hipertensión y cáncer.

Señaló que ante la alta incidencia del sobrepeso entre los mexicanos fue necesario iniciar una investigación en torno a sus orígenes, la cual dio como resultado que los problemas partieron de hace poco más de 200 años cuando se hacía una selección de personas “gordas“ para los trabajos.

Esto, dijo, ya que entonces se consideraba que por naturaleza eran más resistentes y podían sobrevivir sin tener que comer tanto, lo que provocó una tendencia ascendente hacia ese estatus físico, al grado de que se detectó que ahora los mexicanos tienen un genoma especial que tiende a la obesidad y el sobrepeso.

Este genoma, prosiguió, al encontrar las condiciones propicias en alguna parte de la vida de quien lo porta, desarrolla rápidamente condiciones de sobrepeso y “por eso, hasta los connacionales que emigran a Estados Unidos en calidad de jornaleros sufren de sobrepeso en corto tiempo“.

El especialista, quien visitó Tapachula esta semana, puso incluso como ejemplo de esto a los indios Pima o indígenas Akimel O’odham -del norte de México-, a los que al hacerles un estudio se encontró que el 50 por ciento de ellos son diabéticos.

Lifshitz Guinzberg señaló que actualmente en el país el 20 por ciento de menores de edad sufre ya de obesidad o sobrepeso, y la cifra ha ido creciendo cada año.

“Incluso nos percatamos que en el número de fallecidos por Influenza A(H1N1) en México, la mayor frecuencia se presentó en personas –tantos adultos, como menores de edad- que tenían problemas de obesidad, sobrepeso y enfermedades degenerativas.

Por otro lado, añadió que el brote de influenza puso a prueba al sistema de salud, pues se esperaba que un problema de esta índole iniciara en Asia y no en esta parte del mundo, donde considera que se actuó con valor y audacia, al grado de que hay personas que consideran que México salvó al mundo con su estrategia sanitaria.

Esta estrategia, explicó, partió de una labor que se desarrolló desde 2006 para enfrentar la arremetida de una ola de influenza aviar que sirvió para encarar el brote de la denominada A H1N1.

Expertos indican que bajar de peso mejora función cardiovascular

Las personas obesas que bajan unos cuantos kilogramos de peso mejoran su función cardiovascular, asegura un estudio publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology.

Para llegar a esas conclusiones investigadores estadounidenses analizaron los efectos que sobre el corazón tendría adelgazar entre cinco y 10 por ciento de peso corporal, incluso de suceder una posible recuperación de los kilogramos perdidos tiempo después.

En el análisis intervinieron 60 individuos obesos, de 22 a 64 años, cuyos índices de masa corporal oscilaban entre 30 y 44 (por encima de 30 refleja obesidad leve y más de 40 es signo de obesidad mórbida), quienes siguieron dos tipos de dieta y realizaron ejercicios.

Al inicio del estudio, a los participantes, muchos de ellos hipertensos, se les realizó una ecocardiografía avanzada e imágenes por ultrasonidos, en los que encontraron leves disfunciones coronarias.

Durante los seis primeros meses de la investigación, los voluntarios redujeron en un nueve por ciento su peso inicial, aunque no fue hasta casi un año después que se detectaron mejoras en la función cardiaca (función de bombeo, disminución del grosor de las paredes de la carótida).

También las cifras de triglicéridos y colesterol mejoraron, señala el artículo.

Este ensayoo estudio sugiere que después de un tiempo los corazones de las personas obesas pueden perder parte de su habilidad de bombeo y relajación, lo que conduce a la insuficiencia cardiaca.

Sin embargo, al perder peso la gente puede retroceder en el tiempo y lograr un rejuvenecimiento de la función coronaria, concluyeron los especialistas.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.