miércoles, 17 de febrero de 2010

Pensamiento Positivo Vs. Cáncer

Una aproximación sobre la ayuda que brinda el pensamiento positivo como auxiliar en tratamientos contra el cáncer

martes, 16 de febrero de 2010

¿Influye el estrés en el sobrepeso?

Una situación que genera nerviosismo puede hacer que se aumente el "picoteo compulsivo"

 

Por  Claudia Durán, Médica Especialista en Nutrición

 

 ¿Alguna vez ha sentido la necesidad de picar entre horas cuando está nervioso? No está solo. Y es que no es extraño que, cuando se viven situaciones estresantes, a veces se exceda con la comida.  

 Parte del instinto de supervivencia y autorrecompensa reside en la comida, lo que  impulsa a buscar en ella instintivamente la satisfacción perdida en los problemas cotidianos. Y esto, como no podía ser de otra manera, puede influir de manera muy negativa en la figura.

 Tal vez cuando se suba a la báscula, los efectos de ese picoteo compulsivo hayan aparecido ya. Y las consecuencias clínicas derivadas del exceso de peso son de sobra conocidas.

 El 53,5% de la población entre 25 y 60 años presenta exceso de peso, de los que un 39% tiene sobrepeso y un 14,5% padece obesidad. 
Por eso hay que ponerse manos a la obra y solucionar, de paso, dos problemas, la situación de estrés y el posible sobrepeso de él derivado.

Diez consejos útiles para evitar caer en un cuadro de estrés y un aumento considerable de peso : 
 

 1. Ojo con el café y el alcohol. Evita ingerir café y alcohol y si lo toma, hágalo de forma  moderada.     Estas sustancias sobreactivan el organismo y aunque provoquen una sensación de relajación, ésta es transitoria. 
2. En forma. 
Haga deporte al menos tres veces por semana. El esfuerzo físico moderado estimula la secreción de endorfinas, que influyen positivamente en nuestro estado de ánimo. 
3. Mantenga una 
dieta equilibrada. Esto no sólo le ayudará a enfrentarte a situaciones de la vida cotidiana con mayor fuerza y tolerancia, además, verse mejor físicamente ¡le ayudará a mejorar su estado de ánimo!
4. Bien alimentado. Ingiera alimentos ricos en 
vitaminas A, B y C y en minerales. ¿Sus aliados? Las frutas y verduras frescas, así como los frutos secos y el pescado, que le aportarán todos los nutrientes necesarios para evitar la fatiga y el estrés diario. 
5. ¡A dormir! Duerma 8 horas diarias y procure seguir una rutina de sueño: nada de dormir poco entre semana y de pasar toda la mañana del sábado y el domingo en la cama. 
Dormir una media de ocho horas al día es lo ideal para que nuestro organismo esté al 100% al comenzar el día. 
6. Tómese su tiempo. Dedique al menos 15 minutos cada día para cerrar los ojos, 
respirar profundamente y dejar la mente en blanco. ¡Se lo merece!
7. Actitud positiva. Piense que todo pasa y busque recompensarse de los malos ratos de otra manera que no sea comiendo. 
8. Busque su estilo de vida. Cada cierto tiempo, escriba su escala de valores en la vida y compruebe si se corresponde con el tiempo que dedica a cada uno de ellos. Si no es así, haga un esfuerzo por cambiar de estilo de vida. 
9. ¡S.O.S! Si solo no puede hacer frente a su situación, acepte la ayuda de los que más lo quieren. Apóyese en familiares, amigos e incluso profesionales que le den una mano. 
10. Aprenda a disfrutar... de los pequeños placeres de la vida, 
sonría más y trate de controlar sus emociones evitando caer en la tentación de refugiarse en la comida.

 

martes, 9 de febrero de 2010

Las emociones no se comen...

Por Dra Claudia Durán - Médica Especialista en Nutrición
________________________________________________

Hacer dieta es un tema que está en la intención de la mayoría de la
gente. Aún los que tienen un peso normal quieren bajar de peso porque
desean ser aún más delgados. La delgadez, si se cotizara en la bolsa
de valores daría buenos dividendos.

________________________________________________


A pesar de la infinidad de propuestas que existen para adelgazar,
cada día hay más gente con sobrepeso.

Como todos los intereses humanos, el problema de la obesidad empieza
por la mente, porque son nuestros pensamientos y nuestras emociones
los factores que nos conducen al sobrepeso.

La obesidad es la consecuencia de una adicción, la adicción a la
comida, que una vez que se instala tiende a establecerse como un
patrón de comportamiento difícil de modificar.

Indagar sobre las causas de este trastorno alimentario nos lleva a
reconocer en los obesos estados anímicos asociados con la depresión.

Comer, es el primer comportamiento que todo ser humano realiza para
satisfacer la necesidad básica de alimentar el cuerpo, que además
calma la ansiedad.

La madre no solo amamanta a su niño cuando tiene hambre sino también
cuando llora o está molesto por otra causa.Esa asociación es muy
temprana, por lo tanto más difícil de erradicar, convirtiéndose la
comida en un recurso efectivo para combatir la ansiedad.

Esas fijaciones orales también son responsables de la dipsomanía (la
adicción a la bebida), la drogadicción y el tabaquismo.

Las dietas por lo general suelen ser bajas en calorías y no siempre
coinciden con los gustos particulares de cada uno, por eso con el
correr del tiempo son dejadas de lado.

La comida dietética suele ser inconsistente, más cara y muchas veces
frustrante. No sacia el apetito y estamos siempre famélicos.

Más que una dieta específica baja en calorías, lo más importante es
cambiar de hábitos y comenzar a comer como lo hacen los que son
flacos.

Existen técnicas psicológicas interesantes para poder comer a gusto,
aprendiendo a ser más consciente cuando comemos y poder así
discriminar entre el hambre y la ansiedad.

Algunas reglas básicas para ayudarnos a bajar de peso :

l- comer sólo cuando tenemos hambre
2-comer sólo lo que nos gusta
3-disfrutar cada bocado conscientemente en forma lenta
4-dejar de comer cuando creemos estar llenos

Somos conscientes que no siempre comemos cuando tenemos hambre, a
veces nos tentamos a deshora, otras cuando estamos ansiosos y comemos
sin discriminar si es por hambre o por ansiedad.

Comer lo que a uno le gusta sabemos que puede hacernos mal y también
puede hacernos engordar, sin embargo forma parte de esta técnica con
la condición que no sea frecuente, porque se transforma en costumbre,
luego, deberemos seguir comiendo como lo hacíamos antes; para
reiniciar el ciclo de cuidado después.

El principio teórico es que el cuerpo quema lo que la persona come
habitualmente y si se cambia el tipo de calorías que se consume, el
metabolismo cambia, quemando también grasa adicional.

Disfrutar de la comida es una manera de digerir mejor y facilitar la
absorción correcta de los alimentos. Comer lentamente hace que comamos
menos cantidades, porque el período de hambre cesa automáticamente
después de determinado tiempo, permitiéndonos además reconocer sabores
durante este proceso.

Ni bien sentimos las señales de plenitud debemos dejar de comer en
forma inmediata. Con el tiempo se aprende a reconocer estas señales
que para cada persona pueden ser diferentes.

Esta propuesta indica que es necesario comer más de tres veces por
día para perder peso.

miércoles, 3 de febrero de 2010

La sobreprotección y obesidad infantil

La obesidad infantil puede derivar del descuido, cuestión que a veces
es lo contrario a lo que pensamos, porque también se pierde cuidado
cuando se les otorga mucho.

-----------------------------------------------------------------------------------
por Dra Claudia Durán - Medica Especialista en Nutrición
-----------------------------------------------------------------------------------

Cuanto más pequeño es el niño y presenta obesidad, tendrá más
dificultades de encontrar una auto imagen, así como las dificultades
de movimiento lo harán que se sienta torpe, desarrollándole emociones
fuertes y sentimientos de inferioridad "yo no puedo hacer lo que mis
compañeros hacen".
De igual manera, esta condición desencadena una situación de
desagrado a la hora de acudir a la escuela, porque en ocasiones suelen
ser burla de sus amigos, lo cual también le genera minusvalía
emocional. Estos sentimientos no siempre se presentan, pero el riesgo
aumenta mucho cuando se padece sobrepeso.

Este estado físico se deriva del descuido, cuestión que a veces es lo
contrario a lo que pensamos, porque también se pierde cuidado cuando
se les otorga mucho, motivo por el cuál resulta importante establecer
límites en los pequeños.

La obesidad también puede ser causada por la sobreprotección, que
también se considera una agresión. En ocasiones las personas que
están a cargo de los menores de edad son adultos mayores que tiene el
concepto de que "estar gordito es sano", condición que puede generar
desordenes alimenticios, sobre todo en la mujeres, que se observan
cada vez a edades más tempranas, ya que se ven casos de alumnas de
primaria y hasta de jardín de infantes que se preocupan porque no se
les vea el "rollito".

En esta situación es importante otorgarles el sentido de valor
personal, porque cuando se sienten menos importantes, su figura toma
prioridad en sus vidas. También es bueno recordarles cuanto los
queremos y refozar las cualidades emocionales que poseen, mediante
reconocimientos.

Algunos signos que nos colocan ante un niño con desórdenes
alimenticios son entre los más destacados : cambios en su estado de
ánimo, mayor retraimiento, renegones, no encuentran su lugar.

Se tratra de una fase preventiva en que podemos hacer mucho para
producir generaciones saludables.

martes, 2 de febrero de 2010

La obesidad, negocio de muchos

por Laura Elena Herrejón para El Universal
________________________________________

Como si de la noche a la mañana nuestros niños mexicanos hubieran
subido de peso, autoridades, legisladores e instituciones de salud
declaran su preocupación y firman, junto con el sector privado, el
Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, con el fin de contener
este problema.

Como casi siempre, la reacción es tardía a lo que ya de años atrás se
veía venir.

En la mira del culpable están las cooperativas escolares por ofrecer a
los pequeños comida chatarra, en lugar de alimentos sanos para su
desarrollo escolar.

Tal parece que hasta ahora se dan cuenta que, a pesar de que los
representantes de las cooperativas de más de mil 500 escuelas en el
Distrito Federal, se comprometieron a acatar los lineamientos de la
venta de productos en la cooperativa escolar, la mayoría no ha
cumplido.

A pesar de que 24 productos están considerados como alimentos chatarra
no adecuados para una buena alimentación, éstos están al alcance de
los estudiantes. Y el porqué es muy claro: por ser un buen negocio.

Y es que, ¿qué niño o niña prefiere pedir una ensalada a una apetitosa
y llamativa dona, o cómo pueden competir las frutas y verduras contra
unos deliciosos molletes o taquitos dorados?

Pero el problema no es sólo de los alimentos que los niños consumen en
la escuela. El problema de fondo viene de la educación alimentaria que
reciben en sus casas. Y de esto poco se ha dicho y menos se ha hecho.

Basta recordar que desde hace tiempo se consume en muchos hogares
mexicanos la comida preparada o enlatada. Así, los productos compiten
en demostrar a los consumidores lo fácil y rápido que es tener lista
la comida en "un abrir y cerrar de lata". Si es saludable o no, es lo
de menos, lo importante es que no requiere esfuerzo ni tiempo para
llevarla a la mesa.

Con el argumento de la falta de tiempo para preparar comida, los
padres de familia se alejan de los mercados tradicionales, que poco a
poco se extinguen, mientras los supermercados se llenan de más
opciones de comida congelada, preparada o enlatada.

Los problemas de salud causados por obesidad son serios, por lo que no
estaría mal que además de ponerse estrictos con la reglamentación de
la SEP, se castigara a los responsables de las cooperativas escolares;
el Poder Legislativo destrabara las iniciativas congeladas sobre el
tema; se restringiera la publicidad de productos chatarra, y se
impulsara una campaña nacional para promover una adecuada alimentación
en la familia mexicana.

Aunque, con tantos intereses de por medio, me temo que la obesidad
saldrá ganando.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.