viernes, 27 de noviembre de 2009

Lucha contra la ansiedad por comida

Muchas personas comen de manera compulsiva. Lo hacen practicamente de forma automática, sabiendo que en el fondo no deberían hacerlo. ¿Porqué sucede esto? Porque, si me propongo controlar mi dieta, termino haciendo totalmente lo contrario?

Por Claudia Durán, médica especialista en nutrición.

Muchas personas se sienten desconformes con su físico. Perciben que en ese camino, no están mejorando, sino que por el contrario, su peso va en aumento. Probablemente, se digan a si mismas que comenzaran una dieta para que el asunto no pase a mayores. Pero en el transcurso del día, han comido una serie de cosas que no deberían comer, como pasteles, un alfajor, caramelos, gaseosas, que pueden parecer pequeñas cosas, pero no lo son.

Después de todo, un alfajor no me va a engordar un kilo. Pero aquí es donde esta la clave. Estos actos, en apariencia, inofensivos, son los que se acumulan a lo largo del tiempo. Esto mismo lo convierte en repetitivo, lo que finalmente entra en nuestro subconsciente y se convierte en un hábito. Y como todo hábito, este patrón de conducta se vuelve automático, lo que nos impide “frenarnos”.

Conscientemente muchas personas quieren dejar de comer tanto, pero al mismo tiempo, lo hacen de todos modos. Su consciente quiere una cosa, pero el inconsciente otra. Si tenemos en cuenta que es el inconsciente el que gobierna la mayor parte de nuestra mente, ¿que orden cree que ganará: el dejar de comer tanto o seguir comiendo por que nos gusta simplemente?


Sin duda que esta “lucha” es un factor importante, pero no actúa solo. La ansiedad también juega un rol importante, que sin duda viene dado por situaciones como la descripta anteriormente. La ansiedad, es un estado mental donde creamos realidades probables, generalmente negativas de sucesos que aún no ocurren. También puede nacer a raíz del que "deberíamos haber hecho” en ciertas situaciones, y que para peor, no pueden ser cambiadas ya que no tenemos la facultad de modificar el pasado. Como sea, la ansiedad tienen un denominador común: Son problemas que sólo existen en nuestra mente.

El asunto es que esos problemas, que sólo existen en nuestra mente, son para cada uno bastante reales. Cada persona vive sus dilemas de manera muy concreta, ya que ha creado toda una serie de sucesos y combinaciones mentales, que son absolutamente reales y posibles, pero solo dentro de nuestra mente. Finalmente, muchas de las cosas que esperamos, no suceden tal como se habían “planeado” en nuestro cerebro.

Esto lo podemos extrapolar a la comida. Existen muchas personas con sobrepeso, que comen solamente por ansiedad, que ha su vez está producida por el sobrepeso u obesidad y entramos así en un circulo vicioso. También puede darse el caso de que tengamos ansiedad frente a situaciones limites como, por ejemplo, problemas laborales, familiares, etc. En cuyo caso el mejor refugio es comer sin medida.

Con todo, el problema sigue radicando en nuestra mente. Puede parecer absurdo para una persona que objetivamente tiene sobrepeso, pero ¿como surgió esto? La respuesta es, desde nosotros mismos. Si no pudiéramos ver nunca nuestro cuerpo, ¿como sabríamos que tenemos sobrepeso?

Seguimos alimentando la idea del sobrepeso una y otra vez en nuestra cabeza, pero eso no eliminara el problema, todo lo contrario. Si, como creemos firmemente, todo radica en nuestra mente, ¡entonces también deberíamos tener el poder de cambiarlo a nuestro favor! La clave esta en sustituir sus pensamientos actuales, por nuevos pensamientos sobre lo que realmente se quiere.

En la ansiedad la persona se enfoca en lo que NO quiere. Por ejemplo: si va a un restaurante, y el mozo se acerca a tomar su pedido, ¿que hace? Lo más lógico es pedirle el plato que desea del menú. Sin embargo, la mayoría de las personas se enfocan en lo que NO quieren. Esto equivaldría a decirle al mozo el plato que no quiere. Esto seria absurdo, ya que nunca tendría el plato que quiere realmente y dejaría bastante confundido al mozo.

Como ve, el problema de la ansiedad al comer y no poder dejar de hacerlo, radica en su mente. Eso quiere decir que debe asumir la TOTAL responsabilidad por sí mismo y cambiar sus pensamientos hacia lo que realmente quiere. Nadie puede pensar por nosotros. Es lo único que realmente podemos controlar, nuestros propios pensamientos. Es la tarea mas importante del ser humano: controlar su mente. La buena noticia es que todos podemos hacerlo si lo queremos y lo intentamos.

Si quiere dejar de comer no puede seguir pensado “no voy a comer tanto hoy”. Si se fija, ese pensamiento refleja lo que NO quiere. En el fondo le esta dando a su mente pensamientos sobre comida. Para su mente la orden NO es ignorada por completo. Para ejemplificar esto, un pequeño ejercicio. Imagine en su mente, una pequeña colina con un árbol en la cima. Trate de imaginarlo lo mas detallado posible. Mire sus hojas, la textura del tronco, sienta la brisa, el pasto, etc. Ahora NO MIRE la manzana que esta en la copa del árbol. Es una manzana roja, muy apetitosa, de color intenso, pero no la vaya a mirar, NO MIRE la manzana del árbol.

Lo mas probable es que en su mente haya visto la manzana, por más que le haya dicho que no la mirara. Si se fija la orden “NO“, fue ignorada completamente. Lo mismo ocurre cuando se come por ansiedad. Como mencionamos anteriormente, la clave esta en sustituir los pensamientos negativos por cosas que realmente quiere.

Quiere eliminar el sobrepeso, entonces debería plantearse declarar cosas como, “me siento muy bien con mi cuerpo, por que estoy saludable”, o “cada día que pasa me acerco más al cuerpo que quiero”. Este tipo de pensamientos pone su mente a trabajar para alcanzar las cosas que realmente desea. Otras cosas que puede hacer:

Proponga metas realistas: No pretenda parecer modelo de pasarela rápidamente. Su mente no lo creerá y sera una orden contradictoria. Coloque pequeñas metas con una actitud positiva ante los resultados.

Realice declaraciones positivas. Con esto nos referimos a alimentar su mente con las cosas que quiere, y no con imagenes de lo que no quiere.

Medite. Esto es muy útil, ya que ayuda a acallar la mente y enfocarla en sus metas. No es necesario que pase horas meditando. Puede partir con pequeñas meditaciones de 5 minutos. Le ayudarán mucho.

Reemplace los productos con azúcar por fruta: Esto es muy importante, ya que no sólo mejorara su salud, sino que calmara la ansiedad por comer algo. Los productos procesados, rara vez provocan la sensación de saciedad, en cambio los alimentos naturales satisfacen su hambre rápidamente.

Anote sus pensamientos frente a la ansiedad. Es muy útil llegar a la raíz del problema. Puede comenzar escribiendo sobre como se siente, cuando se da cuenta de que come por ansiedad más que por necesidad. Escribir pequeños textos lo ayudara a identificar que es lo que realmente le molesta y sustituir esos pensamientos por otros que SI solucionen los problemas.

Somos lo únicos que podemos controlar nuestra mente. Si realmente desea dejar de comer
compulsivamente, entonces debe tomar la completa responsabilidad por sus actos. Esto puede ser complicado, pero las cosas no se simplificarán si no hace nada y sigue por el mismo camino.

Recuerde que la única locura es pensar que obtendrá resultados positivos, haciendo las mismas cosas que no le han resultado.

Una carga dulce y saludable

Por Silvia Ojanguren, para El Universal (Vida)

Una fruta nutritiva de bajas calorías, perfectaen el desayuno rápido, un bocadillo sobre la marcha o alternativa saludable a lo dulce

Las frutas deben ser parte de la dieta sana, los médicos y nutriólogos recomiendan varias raciones al día, y siempre hay unas que gustan más que otras, pero la verdad es que todas son buenas para el bienestar. Una dotada de un gran poder saludable es el kiwi dorado que posee los sabores de melón, durazno y cítricos, además de un gran contenido de minerales y vitaminas.

De acuerdo con la nutrióloga Karen Inge, este regalo de la naturaleza es la fruta densa más nutritiva y toda la familia puede disfrutarla como parte de una dieta bien balanceada. Proporciona importantes vitaminas, minerales y otros fitoquímicos (componentes protectores en los alimentos) para todos, sin importar su etapa de vida.

El kiwi dorado es una fruta densa nutritiva, conteniendo casi el doble de vitamina C que una naranja, el potasio de un plátano, buenos niveles de vitaminas A y E, folato, magnesio y fibra dietética. Es por todo esto que el kiwi es llamado “el campeón de las frutas”.

Cosas que se dicen

De sus cualidades se dice que puede ayudar a mantener sano el corazón, ya que contiene fibra soluble para mantener niveles sanos de colesterol, así como vitaminas A, C y E y otros antioxidantes, que pueden reducir el riesgo de padecimientos cardiacos.

El kiwi dorado, dicen los expertos en nutrición, es una fruta nutritiva de bajas calorías, es perfecto para un desayuno rápido, un bocadillo sobre la marcha o una alternativa saludable a lo dulce. Simplemente córtelo a la mitad y saque con cuchara la deliciosa y nutritiva carne. Hay mil formas de comer esta deliciosa fruta, puede ser sola o en ricos platillos que encantarán a toda la familia.

Este fruto posee un efecto estimulante, como el café, y otros que contribuyen a tu bienestar general. Estudios científicos han demostrado que, en comparación con otros 26 tipos de frutas, el kiwi contiene más nutrientes por cada 100 gramos.

Los kiwis contienen inositol, una sustancia natural que puede ayudar a prevenir la depresión en personas adultas. El bajo nivel de sodio, combinado con el alto nivel de potasio, contribuye a un equilibrio mental.

Y algo más, un estudio de la Universidad de Oslo (Noruega) revela que el consumo de dos o tres kiwis al día puede ayudar a adelgazar la sangre, reducir la formación de coágulos y disminuir la grasa en la sangre que puede causar bloqueo, sin afectar negativamente los niveles de colesterol.

Empaque natural

Los kiwis dorados se venden maduros y listos para comer, pero se mantienen frescos durante un periodo corto de tiempo, aguantan mejor si se les coloca en el refrigerador.

Hay quien les quita la piel, pero pueden comerse sin pelar, lo que proporciona un sabor diferente. Un kiwi dorado sabe mejor recién sacado del refrigerador, que es cuando su sabor dulce y fresco está en su punto más alto.

Lo mejor de todo es que estos frutos dorados se pueden comer de mil y una maneras diferentes: desde la más sencilla cortando por la mitad la fruta y tomando con una cucharilla su jugosa pulpa o bien, usándolos como ingrediente principal para preparar una receta especial.

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.