sábado, 24 de octubre de 2009

¿Por qué se come excesivamente?

Por Claudia Durán, especialista en Nutrición

Hay mucha gente que está tratando de adelgazar pero le cuesta trabajo
parar de comer aún después de sentirse lleno y esta acción de comer en
exceso rara vez tiene que ver con el hambre fisiológica real, más bien
comen porque sienten el impulso de hacerlo, pero luego de ello viene
un sentimiento de culpa y el enojo consigo mismo por haberse dejado
llevar por la tentación y los excesos.

¿Cuál es el problema con las dietas? El problema con las dietas es que
requieren que la persona que se somete a ellas le dé prioridad a lo
que la dieta le permita por encima de lo que el cuerpo necesite. Es
una continua lucha que poco a poco agota y desgasta porque coloca a
la persona, en contra de las propias necesidades alimenticias.

Va a llegar un punto en el que se destruye la relación natural entre
la acción de comer y las señales naturales que el cuerpo envía cuando
tiene hambre.

Muchos de los que han vivido parte de la vida tratando de adelgazar
haciendo dieta, cometen algún exceso y se sienten culpables.
Seguramente esto le ha sucedido alguna vez o varias veces en tu vida
¿no es así?

Decenas de veces se utiliza la comida para calmar la ansiedad, el
estrés o para animarse un poco al sentirse tristes, solitarios o
temerosos de alguna situación.

¿Acaso no le ha sucedido alguna vez que se siente algo deprimido y al
llegar a su casa lo primero que piensa es en abrir el refrigerador o
la alacena?

Viene a su mente un helado de chocolate que tiene guardado en la
heladera, o tal vez tiene alguna caja con chocolates o galletitas que
abre y come una tras otra sin estar casi consciente de lo que está
llevando a su boca, sino más bien lo come casi de manera automática.

Todo esto trae como consecuencia que olvide el verdadero propósito de
la comida. No se da cuenta cuando el cuerpo necesita alimentarse por
hambre verdadera y las señales que lo obligan a comer provienen de
cualquier lugar menos de su estómago.

Las dietas son como un “auto-castigo” que uno mismo se impone porque
ellas reprimen, limitan la cantidad de comida, privan del verdadero
placer de comer.

Al seguir una dieta se renuncia a ejercer el propio control sobre lo
que se come y sobre las necesidades. Parece contradictorio pero nos
sentimos más cómodos cuando alguien nos impone qué es lo que hay que
comer y en qué cantidad porque creemos que no tenemos la capacidad de
controlar nuestra forma de comer.

Está demostrado que en la mayoría de las veces las dietas NO dan buen
resultado para lograr perder peso y además casi siempre se corre el
riesgo de caer en un laberinto sin salida de dieta y excesos que
producen sin lugar a duda aumento de peso.

¿Considera que ya ha caído en este ciclo de dieta y excesos? Si es
así, créame que no es el único que está atrapado. Hay miles de
personas que están dentro del ciclo dieta y excesos y aún ni siquiera
lo saben.

Ya es consciente de que ha sido atrapado y podrá permitirse conocer
técnicas efectivas que le ayudarán a liberarse de los excesos de la
comida casi de manera automática.

No hay comentarios:

BIENVENIDOS

SHM | Vitarbol trata de hacer una transición estratégica del tratamiento hacia la prevención. Nuestros principales objetivos son fomentar la prevención y mejorar el desempeño del ser humano, tanto físico, como mental. Se trata de lo que usted puede hacer cuando se siente bien, para asegurarse de seguir sintiéndose así, por mucho tiempo más y, con ello, tener la capacidad y energía para lograr todos sus propósitos.

Vitarbol opera desde México y provee información gratuita a toda la región de América Latina, España y comunidades de habla hispana de Estados Unidos.

Licencia de Creative Commons

Nota Especial

Los anuncios colocados por Google no son responsabilidad ni reflejan la opinión de Vitarbol. Tampoco nos podemos hacer responsables de la seriedad de los productos ni de los servicios de las empresas que se anuncian (Especialmente de la Propaganda de los Partidos Políticos).

Gracias.